×
Red Internacional
La Izquierda Diario

A 45 años del golpe cívico-militar-eclesiástico, sigue intacta la lucha por juicio y castigo a todos los culpables, por recuperar a cientos de nietos y por terminar con la consecuencias del genocidio de clase. Para seguir transmitiendo nuestras luchas renovamos La Izquierda Diario.

Rosa D'Alesio@rosaquiara

Martes 23 de marzo | 23:33

Hace seis años poníamos en pie este proyecto de la izquierda obrera y socialista, con la ambición que la prensa partidaria ampliara su audiencia. El 16 de septiembre de 2014 lanzamos La Izquierda Diario, impulsado por el PTS en el FIT. La fecha que elegimos no fue azarosa. Se trata de un día de lucha para la juventud, los trabajadores y el movimiento democrático contra la impunidad, y por el juicio y castigo a todos los responsables, civiles y militares del genocidio de clases.

A meses del golpe militar de marzo de 1976, el 16 de septiembre, en la ciudad de La Plata, los militares secuestraron y desaparecieron a diez jóvenes estudiantes. La Noche de los Lápices, como es conocido aquel día ominoso, fue mucho más que un crimen contra jóvenes que reclamaban el boleto estudiantil. Fue parte de un plan sistemático para liquidar la unidad obrera-estudiantil que nació en el Cordobazo.

A seis años de haber puesto en pie este proyecto internacional, desde este 24 de marzo, renovamos La Izquierda Diario, con nuevo diseño web, y la ampliación de la red de corresponsales en más de 200 ciudades de las 24 provincias.

La realidad desde abajo y lo nuevo que llega a La Izquierda Diario este 24 de marzo

Esta fecha tampoco es azarosa. A 45 años del golpe cívico-militar-eclesiástico, volvemos a remarcar el carácter de clase que tuvo el genocidio. Tanto por quienes fueron sus impulsores, el gran empresariado y el imperialismo, como contra quienes estaba dirigido: la vanguardia obrera y juvenil que le disputaba el poder a los capitalistas en la fábrica, casas de estudio y en la sociedad en general.

Sobran razones para salir a las calles el 24 de Marzo

Nos renovamos para continuar denunciando a este sistema de opresión y explotación, y a una clase dominante a la que el ensayo revolucionario de los 70 la tuvo en jaque.

En estos seis años, realizamos múltiples investigaciones sobre el ascenso revolucionario de los 70, el rol de Peróny el peronismo para desviar y derrotar este proceso, el golpe del 76, el surgimiento de un amplio movimiento democrático y la lucha persistente por juicio y castigo a los culpables.

Enfrentamos los relatos que los distintos sectores de la clase dominante, cada uno con sus versiones, intentan ocultar que el golpe militar buscó derrotar el ascenso obrero estudiantil y disciplinar socialmente a una clase trabajadora con altos niveles de combatividad y organización.

El ascenso obrero estudiantil

Sobre el Cordobazoy el Rosariazo, publicamos una serie de notas, incluso videos, que podrás encontrar acá. Además de los cursos sobre los 70 que podrás encontrar en el Campus Virtual.

Un genocidio contra la insurgencia obrera

También dimos cuenta sobre los motivos de la vuelta de Perón, luego de estar en el exilio 18 años, desde 1955.

Las razones del golpe militar

Christian Castillo, sociólogo y dirigente del PTS-FIT, escribió múltiples artículos sobre el golpe del 76, en uno de ellos sostiene que “lo central era aniquilar y aterrorizar a una vanguardia obrera (la “guerrilla fabril” de la que hablaba Balbín poco antes del golpe) y juvenil que tenía la aspiración de trascender el capitalismo y que venía ganando creciente peso sobre las masas obreras y populares ante el descrédito del gobierno de Isabel Perón. Sin esto la aplicación del plan de Martínez de Hoz hubiese sido imposible”.

Elementos para un "cuarto relato" sobre el proceso revolucionario de los ’70 y la dictadura militar

Mostramos, a través de las distintas investigaciones, que los empresarios no fueron meros cómplices, sino que fueron los jefes de los militares.

Los empresarios y la última dictadura militar

Además, mostramos la responsabilidad de la cúpula eclesiástica, a los partidos burgueses, en particular radicales y peronistas, que avalaron el terror que impusieron los militares. A su vez mostramos como los grandes medios de comunicación legitimaron ese terror. Por eso presentamos un film que cuenta en primera persona cómo actuaron medios gráficos como Editorial Atlántida, con sus revistas Gente, Para Ti y Somos, cuando en 1977 usó a Alejandrina Barry -secuestrada por militares- para un operativo de prensa. El film fue dirigido por Gabi Jaime.

[Documental] La construcción del enemigo: dictadura, medios y mentira armada

Del mismo modo, investigamos sobre los centros clandestinos de detención y exterminio que funcionaron en las principales fábricas del país. Como en Siderca Campana, del grupo Techint, así como en laFord. También los Blaquier generaron el terror en Ledesma.

Todos ellos siguen impunes, junto a los dueños de Clarín y La Nación que se apropiaron, bajo tortura, de Papel Prensa. Esta impunidad se la garantizaron todos los gobiernos constitucionales desde el fin de la dictadura.

Lucha y secuestros en la Mercedes Benz

Los distintos relatos para ocultar el genocidio de clase

Desde múltiples artículos, dimos cuenta de los distintos “relatos” de la clase dominante para ocultar el carácter de clase del golpe de 1976.

Las Fuerzas Armadas justificaron el golpe como parte de una guerra contra la subversión -donde pudo haber excesos y errores, según sus definiciones-.

El alfonsinismo, expresado en el prólogo del Nunca Más, asume el relato militar -de que su acción fue una respuesta a la subversión-, aunque condena la respuesta de las FFAA -omitiendo el rol de los civiles-. Es decir, bajo la teoría de los dos demonios, el Gobierno de Alfonsín juzgó a la Junta Militar, así como a dirigentes de las organizaciones armadas.

También el kirchnerismo tuvo su relato sobre los 70. Ocultó el carácter de clase del genocidio, y puso el acento en que un grupo de corporaciones alentaron el golpe para imponer un plan económico, llevado adelante por Martínez de Hoz, que representaba un “capitalismo salvaje” contra el “proyecto nacional”, que expresaría el peronismo, y en particular el propio kirchnerismo.

Este relato ocultó -además del ascenso obrero que cuestionó el poder de los capitalistas en las fábricas y en la sociedad-, el rol de Perón, y luego el de María Estela Martínez de Perón, para derrotar este ascenso, y para esto armaron la Triple A.

No por nada el juez Oyarbide, que llevaba la causa de los crímenes de la Triple A, las mantuvo planchadas durante todo el período kirchnerista.

Luego, con el gobierno de Mauricio Macri, se intentó imponer una versión más a la derecha sobre el golpe militar. A través del negacionismo, las clases dominantes buscan que no se hable de genocidio, para correr de la escena los centros clandestinos de detención que hubo en las las principales empresas del país, los delegados de base desaparecidos, y evitar sentar en el banquillo de los acusados a la clase dominante -que llevó adelante el golpe-, o directamente, como hicieron, absolver a los pocos que llegaron a juicio.

Pero no hablar de genocidio de clase, implica también, no hablar de la estatización de la deuda empresarial contraída durante los años de la dictadura militar. Que todos los gobiernos constitucionales, incluidos el kirchnerismo, pagaron la deuda pública y convalidaron el saqueo del FMI. El gobierno de Macri volvió a contraer una deuda con este organismo internacional, que hoy Alberto Fernández, con el aval de todas las alas del Frente de Todos, decidieron “honrar la deuda”. Esto, aun a costa de mantener una pobreza del 40.9 % de la población, mientras un tercio de la población trabaja en la informalidad, y que sus ingresos nunca llegan en promedio a la canasta familiar.

Dictadura del capital financiero: la deuda en el Gobierno cívico militar

También dimos cuenta, como a la salida de la dictadura, todos los gobiernos constitucionales continuaron con las políticas impuestas a sangre y fuego por la dictadura militar.

Anulación de las leyes de impunidad

Las leyes de Punto Final, Obediencia Debida y los Indultos, fueron anulados al comienzo del gobierno de Néstor Kirchner, producto de la lucha persistente de los sobrevivientes y víctimas de la dictadura, que junto a organismos de derechos humanos, y un amplio sector de la sociedad, desde la salida de la dictadura no cesaron en exigir juicio y castigo a los culpables.

La abogada Myriam Bregman, diputada por el PTS-FIT, intervino en juicios emblemáticos, como el que condenó a reclusión perpetua al cura Christian Von Wernich, así como el que se siguió contra Miguel Etchecolatz -quien fuera mano derecha de Camps-. La abogada de Julio López, desaparecido desde 2006 cuando tenía que alegar contra Etchecolatz, fue la primera, junto a un colectivo de abogados, que en un juicio pidieron que los imputados fueran condenados por genocidio.

Ningún gobierno constitucional, abrió los archivos de la dictadura

Alejandrina Barry, Gloria Pagés, Maine García, Juan Constriciani, Leo Deza, son parte de los columnistas de La izquierda Diario que escriben con voz propia. Son familiares de desaparecidos, que no dejaron de luchar de forma independiente de todo los gobiernos de turno, contra la impunidad de ayer y de hoy.

El alegato de Myriam Bregman en la histórica condena a Etchecolatz

Asimismo dimos cuenta, no solo de los relatos, sino de las políticas que tuvieron los gobiernos post dictadura, desde Raúl Alfonsín hasta Alberto Fernández, para recomponer y reconciliar a las Fuerzas Armadas con la sociedad.

Alfonsín, la “democracia”, los demonios y el genocidio

Cuando Menem indultó a Videla y compañía

Fuerzas Armadas: el decreto de Macri y "la herencia recibida"

El actual presidente, sobre la dictadura militar planteó, a poco de asumir, que había que dar vuelta la página. El repudio a sus dichos no se hizo esperar, y tuvo que retractarse. Pero bajo el gobierno de Alberto Fernández, los militares son autorizados a homenajear a “sus caídos”, entre ellos los que perpetuaron el Operativo Independencia, que fue la antesala del golpe de 1976.

¿Por qué el Gobierno manda a las Fuerzas Armadas a repartir comida en la Villa 1-11-14?

Pero sobre todo, hemos publicado múltiples artículos con la voz de los que luchan, de forma independiente del Estado, contra la impunidad de los genocidas -civiles y militares-, y contra el aparato represivo de ayer y de hoy.

En estos seis años los sobrevivientes de Centros clandestinos como de la Ford, Mercedes Benz, la ESMA, entre otros, fueron entrevistados por nuestros cronistas. Además, seguimos los juicios de lesa humanidad que se llevaron adelante en todo el país, muchos de ellos también hablaron los abogados querellantes en esas causas.

Se presentó querella por la muerte de Vicki, hija de Rodolfo Walsh

Desde La Izquierda Diarioinvestigamos la responsabilidad del exjefe del Ejército, César Milani, en la última dictadura militar. Entrevistamos a Oscar Schaller, Marcela y Graciela Ledo, Alfredo Olivera, víctimas del general bancado por el gobierno de Cristina Kirchner. Difundimos todas sus acciones de lucha antes de llegar al juicio, así como los fallos regresivos que dejaron impune a Milani.

Marcela y Graciela Ledo: "Los genocidas hoy pueden usar la absolución de Milani para buscar impunidad"

Desde hace seis años, día a día investigamos la violencia estatal y crímenes del aparato represivo, al tiempo que damos voz a sus sobrevivientes y a las familias de las víctimas. Santiago Maldonado, Facundo Astudillo Castro, Luis Espinosa, Alan Maidana, Lucas Verón y un largo etcétera. Así como denunciamos los crímenes contra los jóvenes de Montes, o en Pergamino. Carla Lacorte, víctima de gatillo fácil y militante del CeProDH es una columnista destacada del diario, que desde el año pasado, junto a un grupo de corresponsales de todo el país, pusimos en pie el Observatorio Antirrepresivo.

Entra a la sección de Libertades Democráticas, para conocer todas nuestras coberturas

Muchas de nuestras denuncias, así como las investigaciones suelen ser tomadas por otros medios como fuente de información.

Hoy, ante este nuevo relanzamiento, te invitamos a ser parte de nuestra sección, enviando denuncias, crónicas y reflexiones sobre la actuales violaciones a las libertades democráticas. Contamos con corresponsales en todo el país, pero para potenciar esta voz desde abajo, la que no se escucha en otros medios de comunicación, te proponemos sumarte y ser parte de la comunidad de La Izquierda Diario.

“En los 70 desaparecieron a mi abuelo, en 2020 la Policía mató a mi hermano”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias