Juventud

7 motivos para enfrentar el proyecto Unicaba

Cambiemos quiere cerrar 29 institutos de formación docente en CABA. La comunidad académica rechaza la intervención y el ajuste sobre la educación pública.

Santiago Lucas D’Ambrosio

Estudiante del I.E.S N1 "Dra. Alicia Moreau de Justo"

Natalia Sposato

Estudiante del Instituto Joaquín V. González / Agrupación 9 de Abril

Jueves 5 de abril | Edición del día

Primero: ¿Qué es la UniCABA? Un proyecto de ley presentado por Cambiemos en noviembre del 2017 que implica cerrar los 29 institutos terciarios de la CABA. En su lugar proponen la creación de una universidad con autoridades puestas a dedo por el gobierno y planes de estudio que nadie conoce.

1. ¿Docentes o emprendedores?

Ellos dicen que quieren jerarquizar la formación docente, pero el proyecto atenta contra la diversidad académica porque habla de la unificación de todas las carreras. Además, proponen que los contenidos sean homogéneos y transmitidos virtualmente, a distancia, perdiendo la calidad de la relación educativa. Tampoco queda clara cual va a ser la validez jurisdiccional de los títulos de quienes se reciben.

La UniCABA se basa en una concepción de los docentes como “innovadores”, y habla de fomentar el "emprendedurismo". Veamos una definición de esta palabra: “Encontrar (mediante aprendizaje espontáneo) una oportunidad de negocio que no esté siendo explotada”. El negocio, en este caso, es el de la implantación de plataformas educativas armadas por grandes empresas con un contenido pedagógico cerrado. Se nota que Daniel Meiriño, Subsecretario de Planeamiento e Innovación, autor intelectual del proyecto y ex CEO de la Editorial Santillana, se basó en esta definición para que sean los empresarios los que ganen, a costas de la comunidad educativa.

2. “Autofinanciamiento y recursos propios”

La Unicaba buscará disponer de recursos propios para autofinanciamiento, lo cual implica convenios con empresas privadas que precarizan a los estudiantes y posgrados pagos. Abre la posibilidad de un avance privatista sobre la educación pública. Es el modelo que durante el neoliberalismo se implantó en las universidades públicas y que mantuvieron todos los gobiernos peronistas y radicales. Empresas como Monsanto, a través de estos convenios, tienen injerencia en los contenidos y en una formación académica que sirve a sus intereses.

Así, el macrismo sigue desfinanciando la educación pública en la Ciudad. Mientras se destinan millones a la educación privada y religiosa, 12 mil pibes quedan sin vacantes por año. Este proyecto es continuidad de la anunciada “secundaria del futuro”, donde los estudiantes secundarios de colegios públicos trabajarán de forma gratuita en empresas en vez de contar con una formación educativa sus últimos años.

3. Ataque a los docentes

El proyecto ataca las condiciones de trabajo, ya que implica una reducción de cursos que no asegura la continuidad laboral. Además, los deja fuera del estatuto docente. Esta es una de las denuncias centrales que vienen realizando los docentes, ya que implica la pérdida de cientos o miles de puestos de trabajo.

4. Fin de la autonomía

El macrismo quiere barrer con los Consejos Directivos de los profesorados que no responden al PRO y poner a dedo un interventor del oficialismo para hacer una universidad que responda directamente a ellos.

El artículo 11 del proyecto dice: “(…) estatuto será redactado por el Rector/a Organizador/a, designado/a por el Poder Ejecutivo, quien deberá contar con acreditada idoneidad y experiencia académica en el ámbito universitario, y será quien conduzca el proceso de formulación y reconversión del proyecto institucional y académico. El Estatuto será aprobado por el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Educación.”

Los institutos terciarios en la actualidad cuentan con reglamentos internos y autoridades que son elegidas dentro de las propias instituciones. Este cambio es un ataque, porque implica que el gobierno elegiría a dedo un interventor responsable de la Unicaba a espaldas de los estudiantes.

Por otro lado, el artículo N°15 es una copia del artículo N°31 de la Ley de Educación Superior, que plantea que la Unicaba puede ser intervenida por la Legislatura. Pero omite la parte donde se menciona que las fuerzas represivas no pueden acceder a las instituciones.

5. Educación Sexual Integral

El proyecto de la Unicaba deja en peligro la materia de Educación Sexual Integral, ya que la misma no está contemplada para el ámbito universitario. Estamos en un momento en el que el movimiento de mujeres sale masivamente a las calles, como se expresó en el enorme Pañuelazo frente al Congreso o en el 8M donde el grito de miles de mujeres resonó nuevamente con una consigna clara: Educación Sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar y ABORTO LEGAL Y GRATUITO para no morir. En este contexto, es fundamental seguir exigiendo que la ESI se implemente en todos los ámbitos educativos, en todos los niveles.

6. De lo que el macrismo no habla

 

7. Las políticas del macrismo en educación

El proyecto de la Unicaba no se da en un momento cualquiera: es parte de una serie de ataques a la educación pública que hoy encuentra otro de sus escenarios en la pelea con los docentes, a quienes les ofrecen un miserable aumento del 15% en cuotas. Es parte del paquete de reformas que el macrismo quiere imponer desde diciembre, cuando lanzo la reforma jubilatoria y la aún no aprobada reforma laboral. La reforma educativa es parte de este proyecto, que junto con la reforma laboral no son más que la precarización de la docencia y de los jóvenes que desde el propio secundario tendrán que ponerse a trabajar bajo el título de “pasantes”.

¿Cómo la seguimos?

Desde la agrupación 9 de Abril de docentes y estudiantes, dado que es un proyecto inconsulto y elaborado a espaldas de la comunidad educativa e implica un ataque a la formación docente, exigimos que se retire YA el proyecto de la UniCABA, para desarrollar el más amplio debate democrático entre la comunidad educativa.

En CABA somos más de 20 mil los estudiantes terciarios y cientos de docentes los que nos venimos organizando contra la Unicaba. Podemos mostrar toda esta fuerza en las calles para golpear realmente al macrismo. El gobierno quiere hacer pasar esta ley sin ningún debate profundo con la comunidad educativa. En la comisión de educación que funciona semana a semana en la legislatura ya fueron cientos de exposiciones de docentes, estudiantes y especialistas en educación los que fundamentaron por qué una reforma así no es más que un retroceso.

Pero no podemos quedarnos solo discutiendo a puertas cerradas cuando además sabemos que no quieren escuchar lo que tenemos para decir. La fuerza de esos miles de estudiantes junto a los docentes, con los centros de estudiantes, sindicatos y coordinadoras a la cabeza se tiene que mostrar en las calles, con acciones contundentes y masivas en lugares visibles de la ciudad para que salga en todos los medios de comunicación. Hay que masificar esta pelea, llegar a toda la comunidad educativa y familias para lograr mayor apoyo y unidad para enfrentar juntos esta reforma.

Hay fuerzas para luchar, y eso se viene expresando en las acciones y asambleas por profesorado, en las cursadas, en cada espacio que se abre para debatir y discutir qué hacer, este es solo el principio. Desde la 9 de Abril proponemos que se hagan asambleas masivas en cada profesorado, que sean espacios de coordinación también con nuestros docentes. Pero nadie puede quedar por fuera del debate. Por eso proponemos también que se abra en cada aula y que se voten mandatos y resoluciones de cada cursada para que en las asambleas se expresen las opiniones de cada estudiante con sus compañeros y docentes.

La CET es la coordinadora de estudiantes terciarios, que nuclea a los centros de estudiantes de los profesorados y funciona por mandatos de base, es decir, según lo que se vote y resuelva en cada asamblea. ¡Imaginate si somos miles los que participamos en nuestros cursos votando mandatos y llenamos las asambleas de cada profesorado con decenas de debates y propuestas que después se pongan en común en la CET para confluir con los estudiantes de los 29 profesorados que hay en CABA!

Necesitamos coordinar. Por eso creemos que tenemos que decidir un plan de lucha para los próximos meses en común. La CET tiene que llamar a asambleas entre todos los terciarios para votar un plan de lucha.

Este es el momento de impulsar la más amplia organización de todos los estudiantes y docentes para dejarle bien claro al macrismo que no vamos a dejar pasar la Unicaba.








Temas relacionados

UniCABA   /    Educación pública   /    Cambiemos   /    Corriente Nacional 9 de Abril   /    Terciarios   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Juventud del PTS   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO