Mundo Obrero

ENTREVISTA

A dos años de la destitución de las supervisoras de nivel inicial de Cipolletti

Entrevistamos a Paula Frese, una de las supervisoras destituidas de sus cargos, nos habla sobre la continuidad de la persecución y la situación del nivel inicial en la provincia.

Miércoles 12 de septiembre | Edición del día

  • UnTER Cipolletti

1 / 1

Foto: UnTER Cipolletti

Paula Frese y Stella Errotabere fueron destituidas en forma ilegal e ilegítima de sus cargos el 15 de septiembre de 2016, día en que Lorena Montovio, la entonces coordinadora escolar de la delegación Cipolletti, se encargó de cerrar el CPE para que las trabajadoras no pudieran ingresar. No es todo, los funcionarios hicieron inteligencia del lugar donde las mismas se encontraban realizando un trámite y las notificaron en el Ministerio de Producción. La causa fue reclamar vacantes y establecimientos en condiciones para niños y niñas. A casi dos años, Paula Frese nos narra la persecución política de la cual aún son objeto, una persecución claramente disciplinadora por parte del gobierno y funcionarios del ministerio de educación. También nos presenta su visión sobre la precariedad de las condiciones de enseñanza y aprendizaje a nivel provincial que se profundizarán con el nuevo diseño curricular de reforma del nivel.

LS: ¿Cómo es tu situación y la de Stella a casi dos años de la destitución de sus cargos?

PF: La persecución se hace cada vez más hostil desde el más pequeño al más alto que es el gobernador. A mí me prohibieron salir de mi jardín, o sea que no puedo hacer ningún trámite en consejo o supervisión, aunque me ubicaron en tareas administrativas, la directora de nivel mandó una nota expresamente para que no vaya al consejo y mucho menos a supervisión. Cotidianamente veo el enseñamiento de los funcionarios políticos, no se cuán peligrosas seremos dos trabajadoras de la educación que lo único que hicimos fue visibilizar lo que todos ya saben, que falta inversión, que no hay edificios escolares que contemplen a niños y niñas y específicamente en educación inicial hay una precariedad y una pérdida de avances que habíamos logrado hace cinco años para atrás. Cuando deciden que la sala de 4 sea obligatoria, no previeron todo lo que tenían que realizar en obras inversión. Por su parte Stella está transitando una situación de salud complicada a causa de la violencia institucional y persecución que estamos sufriendo. Desde la ART se niegan a cubrir esta situación y ella está cobrando un 25% menos de su sueldo. Hay días que uno siente desolación y cansancio, pero desde lo colectivo hay muchas personas que tienen la convicción de que nosotras hicimos todo bien y que esto es terriblemente político, eso es algo claro, pero se ha fortalecido un colectivo sobre todo en educación inicial que dijimos basta de mentir, basta de dar respuestas desde lo individual, porque acá parece que crear un aula de jardín es válido en cualquier lugar o formato. En el nuevo diseño curricular hasta nos quieren asemejar a un artesano y a un cuidador, pero inclusive en todos esos motes que nos ponen tenemos que ser garantes, cuando en realidad el garante de la educación debe ser el estado.

LS: ¿Cuáles son las condiciones en que se encuentra el nivel inicial en la provincia y a qué apunta este nuevo diseño curricular?

PF: La realidad es que el diseño curricular es de una pobreza política-pedagógica muy llamativa, hay conceptos que están copiados y pegados, que, si sus autores vieran pegados así sus conceptos respecto a educación, infancia, docencia, contenidos, metodologías, currículo, y vieran cuál es la finalidad política de este diseño seguramente no estarían de acuerdo en que sus nombres figuren en él. Este nuevo proyecto lo estamos abordando desde el 2015 segmentada y recortadamente y desde ese año estamos pidiendo que se trate la normativa respecto a lo estructural que sostiene un diseño curricular, de esto no hay ningún proyecto sobre reglamento de nivel inicial y estructura de los establecimientos. Acá en la ciudad en 2016 hicimos una gran convocatoria en una jornada unificada en conjunto con la seccional UnTER Cipolletti sobre normativas y de las que mandamos muchas propuestas, mucho análisis del reglamento de educación inicial. Por otro lado, hay ejes y conceptos que me indignaron. El niño en ningún momento está concebido como un sujeto de derecho, es un sujeto de acción, de transmisión, de aprendizaje. El docente es señalado como cuidador y “artesano” de la enseñanza y para rematarla, somos quienes garantizamos la educación. El cometido es responsabilizar al trabajador de la educación de todo, cuando sabemos que nosotros trabajamos y hacemos maravillas con lo poco que tenemos y con la desigualdad que hay, porque no es lo mismo que nos toque trabajar en una escuela rural, en una escuela de la periferia, de centro, en una escuelita chica en un barrio trabajador. No es lo mismo un jardín en edificio que un jardín en gamelas, no es lo mismo salas anexas que ser parte de una institución, la educación inicial tiene todas esas precariedades no sólo del trabajo docente sino de la educación misma. Otro concepto que nunca imaginé que iba a leer en un diseño curricular es el eje “globalización”, es un término netamente económico ejemplificador de lo que es este diseño. Además, tiene precariedad en cuanto a la ESI e inclusión, acota el derecho al juego y plantea la “multitarea” como formato de organización casi impuesto porque en varios apartados aparece la “multiedad” que va a ser un eje acomodador de niños por ejemplo de 3 años, para que dejen de existir las salas de 4 y de 5…tampoco es la idea homogeneizar, el docente debe poder abordar al niño como único en su trayectoria particular pero en un contexto general, en definitiva al jardín de infantes quieren convertirlo en una guardería.

LS: ¿Algo más que quieras agregar?

PF: Como trabajadora de la educación, he tenido un recorrido en la carrera docente, he elegido concursar, siempre se sigue aprendiendo, estoy convencida de que el aprendizaje es colectivo, tiene que atravesarnos lo que enseñamos, en nivel inicial apuntamos al compañerismo, la solidaridad, la colaboración, a la empatía, el respeto, porque obviamente es el primer encuentro social del niño, la niña, fuera de la familia, son los preceptos de una convivencia que pretende ser inclusiva y respetuosa de la diversidad. Creo que los docentes de todos los niveles debemos poner en práctica el compañerismo, y que cuando una compañera está tirada seamos muchas manos de todos los colores quienes la ayudemos a levantarla, nos sentimos acompañadas, pero hay otros que miran a través de una vidriera como si fuera una película, hoy nos pasa a nosotras, pero el gobierno va a intentar que esto siga ocurriendo…el sálvese quien pueda no sirve más y estoy segura que servirá todo lo que sea construcción colectiva.







Temas relacionados

UNTER   /    Cipolletti   /    Río Negro   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO