Política

CONVENIO CON ABEL ALBINO

Abel Albino: un dinosaurio que logra convenios con el Ministerio de Educación

Albino, quien criminaliza la pobreza, ataca a la homosexualidad y sostiene argumentos misógino, logró firmar un acuerdo para "detectar" desnutrición en chicas y chicos de 3 a 5 años.

Jueves 11 de enero | Edición del día

El gobierno de Macri firmó un convenio con la Fundación Conin (Cooperativa para la Nutrición Infantil) que preside el Dr. Abel Albino, con el objetivo de poder identificar casos de desnutrición en chicas y chicos de 3 a 5 años.

Y otra vez este médico pediatra, ampliamente cuestionado por sus teorías sobre los orígenes de la desnutrición y las conductas de los niños, logra concretar un convenio con el Estado Nacional.

Este programa fue cuestionado por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y la Sociedad Argentina de Primera Infancia (SAPI).

La SAP concretamente afirma que tiene una “profunda preocupación” por el convenio” ya que “en reiteradas oportunidades hemos manifestado a las autoridades de turno nuestro malestar por argumentos vertidos por el Dr. Albino sobre sus presuntas fórmulas para combatir la desnutrición y enfermedades de transmisión sexual, carentes de evidencia científica y alejadas de una concepción integral de la salud”.

Si bien este convenio con el Ministerio de Educación es el primero que se firma, no es la primera vez que el gobierno de Macri intenta acercar a Albino a alguna esfera gubernamental.

¿Quién es Abel Albino?

Para el que no conoce al Dr. Albino podríamos decir que es el autor del libro Gobernar es poblar: ¿Paternidad responsable o fornicación asistida?, en su escrito propone como método para eliminar la desnutrición "combatir la promiscuidad, la pornografía, el autoerotismo, la anticoncepción, la infidelidad y el concubinato". En el mismo libro Albino parte de la premisa que "para erradicar la desnutrición hay que capacitar a los ciudadanos marginados para que, si no quieren ser padres, se abstengan de mantener relaciones sexuales".

En el mismo libro muestra su pensamiento misógino y retrógrado al afirmar que la mujer debe esmerarse por ofrecer a su marido una virginidad tanto física como moral” (pág. 82).

Pero volviendo a los chicos, el pediatra a quien Mauricio intentó nombrar ministro de Salud, tuvo declaraciones tales como que: “El 80 por ciento de los grandes criminales de Mendoza han sido desnutridos de segundo y tercer grado”.

Albino elabora así una extraña teoría por la cual la desnutrición asociada con la pobreza sería causal de “delincuencia”, una teoría que sin duda alguna se basa en la criminalización de la pobreza.

Cuando Macri mostró la intención de llevarlo a la cartera de salud, el rechazo de la comunidad científica fue unánime, y finalmente el presidente desistió. Pero como “premio consuelo” al pediatra preferido de Mauricio le permitieron firmar acuerdos con Desarrollo Social, de la mano de Carolina Stanley.

No hay dos sin tres

Finalmente, Albino logró llegar a las ligas mayores al firmar este convenio con un ministerio de la Nación.

La doctora Alejandra Giacobone, presidenta de SAPI, en declaraciones al diario Página12 sostuvo que “los postulados de Albino son sesgados y sectarios”, por “lo que ha expresado acerca de la homosexualidad, que considera una enfermedad; de la masturbación, del lugar de la mujer en la familia”.

Giacobone agregó que: “es necesario que la sociedad sepa la importancia de saber quién asesora al Estado en la formación de chicos de 3 a 5 años”.

Este nuevo convenio que vincula directamente a Albino con la posibilidad de intermediar con la salud y la educación de chicos de sectores vulnerables es lo realmente preocupante.

Mientras el gobierno de Cambiemos cierra un “negocio” con este médico pediatra reaccionario y oscurantista, el Estado despide a cientos de trabajadoras y trabajadores de distintos programas sociales en todo el país.

Una muestra más de las prioridades y objetivos de este gobierno de CEOs que ven un “negocio” en cada área del Estado.








Temas relacionados

Desnutrición   /    Abel Albino   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO