Política

ESCENARIO BONAERENSE

Ajuste 2019: la “unidad” peronista a los pies de Vidal

Logró la aprobación de leyes fundamentales. La “unidad” del peronismo funcionó casi como un relojito para que así fuera. Semanas de rosca mientras en la provincia profunda crecen las penurias sin cesar.

Walter Moretti

@patamoretti

Jueves 6 de diciembre | 00:00

Cerca de las 6 de la mañana del martes 4, y con negociaciones que se mantuvieron hasta los minutos finales, finalmente hubo “humo blanco” en la Legislatura bonaerense. La gobernadora María Eugenia Vidal y el gobierno se alzaban con la aprobación de un presupuesto de ajuste, con la Ley Impositiva y especialmente con la autorización para volver a endeudarse en cerca de 70 mil millones de pesos.

Esta última era la batalla central de Vidal por dos motivos: por un lado porque necesitaba los fondos para seguir pagándole la deuda a los acreedores, y por el otro otro, porque necesitaba los dos tercios de los votos.

Pero finalmente la gobernadora, rosca y concesiones de por medio, llegó bastante fácil al resultado que esperaba. En la cámara de diputados la aprobación del endeudamiento reunió 66 votos, mientras Cambiemos cuenta con solo 44. El peronismo le aportó al gobierno nada menos que 21 de los 22 votos que necesitaban.

El Frente Renovador acercó 11 votos, el PJ “Unidad y Renovación” (los intendentes del conurbano) sumaron otros 6 y el Frente Amplio Justicialista -donde participa Ottavis- dio 4 más.

Se dice que ese día martes el influyente ministro de Gobierno de Vidal Federico Salvai y el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde siguieron todo paso a paso desde una oficina de CABA, para que el plan llegara a buen puerto. Así fue.

La otra pata del plan fue Unidad Ciudadana, referenciada en Máximo Kirchner y cuyo bloque preside la diputada Florencia Saintout. Más allá de votar en contra para mantener su imagen opositora, se esforzaron en mantener la sesión incluso mostrando sus disponibilidad para sacar algún diputado del recinto en caso de que los dos tercios de Vidal llegaran a estar en peligro. La única objeción que presentaron fue una referida al juego online. Para completar el cuadro, la diputada del Movimiento Evita Patricia Cubría pegó directamente el faltazo para facilitar que la gobernadora consiguiera los votos necesarios.

Por más que el kirchnerismo quisiera mostrarse con un rostro opositor, fue su propio diputado camporista José Abarca quien se encargó de clarificar los tantos, dejando al desnudo su complicidad en plena sesión: “no tenemos motivos para no acompañar las leyes, queremos ser la expectativa porque estamos seguros que vamos a ganar en el 2019”. Más claro, echale agua.

Desenganches y enganches pensando en el 2019

Como no podía ser de otra forma, el aumento de la pobreza- particularmente entre los niños y niñas- la mayor desocupación que reina en la PBA -especialmente en el GBA- y la tenaz lucha que vienen librando los trabajadores y trabajadoras de Siam -que vienen denunciando que sus despidos son parte de la violación a una ley provincial no traspasaron los muros de la Legislatura bonaerense. Paredes adentro todo pasaba por dejar pasar un mayor ajuste y el endeudamiento, con los ojos puestos en el 2019 y no en lo trabajadores y el pueblo de la provincia.

Te puede interesar: La verdad detrás de los despidos en Siam: ¿una estafa al Estado?

El Frente Renovador de Massa apoyó el endeudamiento a cambio de su codiciado proyecto para desenganchar las elecciones municipales de los cargos provinciales, con el objetivo de defender su gobierno en Tigre en el 2019, el último bastión electoral importante que mantiene el propio Massa. De todas formas, su apoyo al endeudamiento fue respondido con la promesa de una módica Comisión Bicameral, que en el mejor de los casos y de funcionar sería no vinculante. De paso también fue una salida elegante para que la propia Vidal tranquilice a intendentes radicales e incluso del propio PRO, que empezaron a exigir el desenganche de las elecciones provinciales de las nacionales.

Los intendentes del PJ y los kirchneristas comandados por Máximo Kirchner mantuvieron aceitadamente el plan favorable para que Vidal imponga sus leyes; los kirchneristas lo justifican argumentando que era la mejor forma para llegar juntos al armado del 2019. El propio Máximo Kirchner e Insaurralde (en nombre del PJ “UyR”) vienen manteniendo un acuerdo de no agresión pública ante las diferentes posiciones legislativas; pero este enganche no dejó a todos conformes dentro del propio kirchnerismo.

La unidad del peronismo ¿adónde va?

Parafraseando el nombre de una vieja y memorable película del director italiano Federico Fellini que se llamada “Y la nave va”, hoy podríamos preguntarnos adónde va la supuesta nave de la unidad del peronismo. Aunque es un tema muy difícil de dilucidar hoy, sí podemos decir que la rosca llevada adelante por la “unidad” del peronismo en la Legislatura dejó algunos heridos y discusiones.

Un par de diputados y senadores que responden al PJ bonaerense no acompañaron la votación del endeudamiento, y ya se levantan voces que dicen que “si Martín Insaurralde quiere ser gobernador, ahora va a tener el 80 % del peronismo en contra”. A la par sube la posibilidad de que sea Verónica Magario, la intendenta de La Matanza, otra favorita como candidata a la gobernación. Pero queda mucha agua por correr en la interna del peronismo bonaerense. El kirchnerismo quiere mostrar su “expectativa”, como dijo el diputado Abarca, pero para mostrarse como un garante ante el FMI y los capitalistas. La intervención de CFK en el Foro del Pensamiento Crítico, donde reivindicó la unidad de los pañuelos verdes y celestes y reconoció que los empresarios ganaban más en su gobierno, lo demuestran; en ese mismo sentido también fueron dirigidas las palabras de Axel Kicillof en defensa de la “rentabilidad empresarial”, en varios medios que “casualmente” lo publicaron con pocos días de diferencia. La expectativa del kirchnerismo en medio de este saqueo histórico está abiertamente enfrentada con las necesidades y expectativas del pueblo pobre y trabajador de la PBA.

Como en las fiestas de casamiento, la lista de regalos sigue creciendo. Luego de facilitar la aprobación del presupuesto, el endeudamiento y la Ley Impositiva para el 2019, la oposición peronista acaba de permitir la aprobación de la prórroga en la Emergencia en Seguridad que le permite a las fuerzas represivas mayor presupuesto y herramientas para reprimir.

El Frente Renovador logró impulsar un nuevo impuesto a las petroleras en la PBA que supuestamente sería para garantizar la seguridad de los trabajadores de la rama. Este fondo lo controlaría Carlos Acuña (el dirigente de la CGT y del sindicato de estaciones de servicio) y la autora es nada más y nada menos que su esposa, la diputada Blanca Cantero del FR.

Esta ley adelantaría un nuevo aumento de los combustibles y Martín Insaurralde, de la misma forma que ya aplicó un tarifazo a la tasa del alumbrado público, ahora quiere adicionar 40 centavos al combustible y 15 al GNC; con este ajuste a los habitantes de Lomas recaudaría 68 millones al año. Se trata solo de un ejemplo de lo que pueden llegar a hacer otros intendentes en la provincia; los tarifazos no son exclusivos del gobierno nacional y el provincial.

Según trascendió, Vidal pagará los favores recibidos con puestos en el Banco Provincia y en el Tribunal de Cuentas, estando incluso el nombre de la kirchnerista Juliana Di Tullio en juego para ocupar uno de esos estratégicos lugares.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores fue la única fuerza que se opuso al conjunto de las leyes de Vidal. Desde el PTS, como integrantes del FIT, alentamos y ponemos toda nuestra energía y medios para la unidad de los trabajadores y su alianza con los sectores empobrecidos, en la perspectiva de luchar para que este nuevo saqueo no sea pagado por los trabajadores y el pueblo.

Te puede interesar: La sublevación de los gilets jaunes y los aires prerrevolucionarios de la situación francesa

Leé las ediciones anteriores de Escenario Bonaerense haciendo click acá.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO