Política

ROSCA

Cambiemos quiere negociar el ajuste diputado por diputado

Una nueva estrategia del oficialismo para asegurarse el apoyo del peronismo en proyectos con gran rechazo popular.

Viernes 5 de enero | 12:19

El 28 de diciembre de 2018, a diez días de que el Congreso aprobara –represión mediante- el robo a los jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales, Frigerio recibió en su despacho a algunos amigos. Junto al Secretario de Interior de la Nación, Sebastián García de Luca, y el jefe del bloque del PRO en Diputados, Nicolás Massot, asistieron representantes del peronismo como Martín Insaurralde (intendente de Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (intendente de Almirante Brown) y los diputados del bloque Argentina Federal, Diego Luis Bossio y Eduardo “Bali” Bucca. Tampoco faltó Gustavo Menéndez, el presidente del PJ bonaerense. Entre risas y chicanas, se discutió un plan para descentralizar fondos hacia los municipios. La foto es sintomática.

El gobierno arrancó el nuevo año con despidos y tarifazos y planea impulsar nuevas medidas que cuentan con un gran rechazo popular. El peronismo es una ficha clave en su tablero de ajuste.

Lecciones de un diciembre caliente

Luego de idas y venidas, tratativas con gobernadores y un primer intento de sesión donde no se logró quórum, Cambiemos consiguió que el saqueo a millones de personas se hiciera realidad. Fue con 127 votos a favor y 117 en contra. En la Cámara Baja, el oficialismo representa la primera minoría con 108 bancas, por lo cual no puede imponer sus planes en soledad. El 18 de diciembre pasado se evidenció como nunca el rol cómplice de los diputados peronistas.

Luego de una importante crisis política y previendo futuros proyectos parlamentarios, comenzó un debate al interior de la coalición gobernante sobre cómo consolidar la alianza.

Diarios con línea directa a la Rosada como La Nación, dicen que Macri pidió “personalizar” la negociación en la Cámara Baja. La intención es pasar por encima de los gobernadores, que no habrían respondido a su gusto. Los funcionarios oficialistas intuyen que existen pujas con los legisladores, lo cual se traduce en abstenciones o corrimientos de último momento: sería el caso los salteños, que se mostraron divididos, o los formoseños que votaron favorablemente a la contrarreforma en el Senado pero no así en Diputados.

Clarín tituló que el gobierno está “inquieto por los pasos del PJ para salir del estado anárquico” y reafirma que la nueva estrategia sería la negociación uno a uno. Sin embargo advierte que, pese a esta búsqueda de colaboración, aún “sigue la desconfianza”.

El peronismo tiene un largo historial avalando al macrismo en la Legislatura porteña desde que éste ostenta la jefatura de Gobierno y también a partir de que asumió la presidencia en 2015. Además del reciente ajuste a los jubilados, fue partícipe del pago de $10 mil millones a los fondos buitres, el blanqueo de capitales, el presupuesto y los cambios en las ART (sólo para nombrar algunas medidas).

El verdadero temor del oficialismo debería pasar por otro lado. A menos de una semana de comenzado el año, hubo casi dos mil despidos y las medidas de lucha se reproducen: el pueblo de azul en solidaridad con los obreros de Fabricaciones Militares, los estatales, y las experiencias de zona sur del conurbano son solo algunos ejemplos.

Como dijo el diputado del PT/Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, “hay fuerza para enfrentar al Gobierno”. Frente a la unidad de Cambiemos y peronismo, hay que oponer la unidad de los trabajadores.








Temas relacionados

PJ bonaerense   /    Cambiemos   /    Reforma previsional    /    Cámara de Diputados   /    Jubilados   /    Alianza   /    Macrismo   /    Mauricio Macri   /    Peronismo   /    PJ   /    Ajuste   /    Diputados   /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO