Mundo Obrero

CABA

Claudio Caputo: despidos, persecución y amenazas en el Colegio de Escribanos

La entidad que representa a los profesionales en la Ciudad de Buenos Aires y preside otro miembro del clan Caputo viene siendo escenario de despidos y persecuciones. Los trabajadores resisten.

Lunes 25 de febrero | 22:43

“¡Ustedes están cambiando las reglas del juego, y por lo tanto van a tener que bancársela!”. Esta fue una de las amenazas propinadas por el presidente del Colegio de Escribanos Claudio Caputo ante las medidas gremiales realizadas por los trabajadores en defensa de los puestos, debido al despido sin causa de diez trabajadores a comienzo de año.

El Colegio de Escribanos contaba con el récord histórico de más de 152 años sin ningún tipo de medidas sindicales por parte de los trabajadores. Se trata de una institución retrógrada y elitista si las hay, ya que históricamente el cargo de escribano solo es accesible para ciertas familias, es vitalicio y la licencia que habilita a ejercer se hereda a los descendientes que hayan estudiado la carrera. Pero se produjo un cimbronazo luego de que la nueva presidencia -alineada a Cambiemos y su política de achicamiento del Estado, de habilitación de despidos en las empresas y de aumento de la precarización laboral- iniciara una serie de medidas contra los convenios colectivos, recortando las obras sociales y amenazando con reducir la plantilla de trabajadores al 50%.

Te puede interesar: Los Caputo, una familia ligada al poder y a las offshore

Los trabajadores organizados en asambleas comenzaron con una serie de medidas de fuerza que fueron desde quites de colaboración hasta movilizaciones y ruidazos. Una de las cosas que más llamaron la atención fue encontrar al mismísimo Claudio Caputo -de ligazón muy cercana con la familia Macri y vinculado a las cuentas offshore de las que participó su primo Luis- carnerear las medidas de fuerza, atendiendo él mismo las ventanillas de cobro, como si fuera su propio negocio, metiéndose el dinero de las abultadas facturaciones literalmente en su bolsillo.

Esta práctica no es muy diferente de la de su primo Luis Caputo, el otrora presidente del BCRA, que en medio de la corrida cambiaria del pasado año obtuvo ganancias millonarias comprando y vendiendo dólares, y con las tan promocionadas Lebacs; acrecentó enormemente sus ganancias y patrimonio personal a costa de la inflación galopante que nos erosiona cada vez más el poder adquisitivo a los trabajadores. Todo esto sin hablar de las mencionadas empresas offshore con las cuales estuvo vinculado.

Te puede interesar: La gran estafa: después de las offshore, Luis Caputo también ganó con las Lebacs

En el día de hoy los trabajadores agremiados en la Utedyc (Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles) siguen realizando medidas por la reincorporación de los trabajadores y para frenar los despidos. Son jefas y jefes de hogar, y en algunos casos están a cargo de familiares con discapacidades.







Temas relacionados

Colegio de Escribanos   /    Claudio Caputo   /    Despidos   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO