TRIBUNA ABIERTA

Con el brazo en alto y con el puño cerrado

Empezar el día viendo los diarios, y al leer las crónicas de la Marcha Federal, ver entre tantas fotos una con Amado Boudou saludando con el puño en alto, me produjo mucha indignación, mucha bronca, la rabia me ganó, la impotencia se apodera de uno, y sobre todo querer gritar e insultar a los cuatro vientos.

Domingo 4 de septiembre de 2016 | 00:00

Indignación y bronca

Boudou, un liberal de Alsogaray, mercenario, corrupto, lumpen, oportunista, frívolo, haciendo ese saludo que tanto significa para los anarquistas, comunistas, socialistas y todos los luchadores anti capitalistas, anti fascistas, es demasiado para soportar a esta altura de la vida.

Lo primero que se me vino a la memoria fue la canción de la Guerra Civil de España, titulada “En la plaza de mi pueblo”, que tanto hemos escuchado y que empieza diciendo “En la plaza de mi pueblo, dijo el jornalero al amo, nuestros hijos nacerán, con el puño levantado”.

Luego como imágenes de una película, recorrieron mi memoria los millones que enfrentaron a Franco, las columnas de obreros desfilando por las calles de Alemania contra las hordas nazi de Hitler, los partisanos en los bosques y ciudades de Europa, los vietnamitas haciendo frente a las bombas de napalm de los yankee, los mineros de Bolivia del 52, los chilenos de los 70, los Panteras Negras de los EEUU, los atletas Tommie Smith y John Carlos que en los Juegos Olímpicos de 1968 saludaron con el puño en alto desde el podio en protesta al trato que la población negra recibía en Estados Unidos, Mandela saliendo de la cárcel, etc.

Y especialmente el final del discurso del camarada Dr. Horacio Zamboni, que en 1973, dijo “Por eso, compañeros, nos vamos a saludar y entonar al final del acto nuevamente la Internacional y en la lucha final nos sentiremos acompañados por todos los mártires del proletariado que regaron todas las tierras de este mundo y cerrando el puño con fuerza en un acto de voluntad firme continuaremos el camino que hoy hemos retomado”.

Un origen discutido

Para algunos, el puño cerrado y en alto surgió como símbolo del proletariado a mediados del siglo XIX, en Francia, contra las políticas capitalistas de Napoleon III
Por otra parte, la iconografía basada en el puño se puede ver en las primeras propagandas de las organizaciones sindicales, como en una famosa caricatura de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW), un sindicato estadounidense revolucionario.

Hay quien lo atribuye a la revolución rusa de 1917, pero la primera noticia clara de su uso como saludo formal es de la década de 1920 en Alemania, cuando lo adoptó como saludo militar la Rotfrontkämpferbund.

Conocida popularmente como “Rot Front”, pues eso era lo que gritaban sus militantes al saludarse con el puño en alto, la Rotfrontkämpferbund (RFB, Liga de Combatientes del Frente Rojo) era el grupo que hacía de brazo armado del Partido Comunista de Alemania (KPD). De hecho, el saludo con el puño cerrado fue adoptado por el Rot Front como réplica al saludo nazi con la mano abierta, hasta tal punto que el puño se convirtió –junto con la estrella roja- en el emblema del Rotfrontkämpferbund.

En la Guerra Civil española, fue un símbolo antifascista, que se usó por las fuerzas Republicanas que luchaban contra los Nacionalistas de Franco y realmente se popularizó.

Aparece luego en la Segunda Guerra Mundial, en muchas fotos de los Partisanos Antifascistas.

Lo utilizaron, las columnas de mineros bolivianos que ingresaron a la ciudad de La Paz, después de derrotar al ejército.

Fueron en los Juegos Olímpicos de 1968, cuando los atletas Tommie Smith y John Carlos, saludaron con el puño en alto desde el podio en protesta al trato que la población negra recibía en Estados Unidos.

Durante la década de los 60, fue un símbolo del poder negro que surgió de ramas militantes de la lucha estadounidense por los derechos civiles y de grupos como el Partido de la Panteras Negras.

Nelson Mandela, saludó de esa forma cuando fue liberado de la prisión en 1989.

Su significado

Es un gesto defensor de la unidad de todos los obreros.

El puño cerrado, significa el trabajo.

Representa al internacionalismo, esa idea de la Primera Internacional (1864), y en especial del Manifiesto Comunista de Marx y Engels, donde se defiende la idea de igualdad

Alguien dijo que “Era el Interés Colectivo. Ahí está la clave: la defensa del interés colectivo por encima del nacional. Ello explica la conocida frase del mencionado texto de que “los obreros no tienen patria”, y una consecuencia son las palabras con las que concluye: “¡Proletarios de todos los países, uníos!”.

Levantar el puño mientras se entona la Internacional les puede parecer a algunos anacrónico, pero no es así ya que expresa la unidad de aquellos que en cualquier parte del mundo viven en las peores condiciones, y eso es el internacionalismo.
Es el símbolo del hombre que vive oprimido y tiene la voluntad de luchar por sus derechos y del resto de los explotados.

Bien se ha dicho que “Un puño es la unión de todos los elementos que conforman una mano que se cierra para golpear y desafiar en un gesto altivo y digno al que le pide que la abra para depositar en ella las migajas de sus ganancias y las herramientas de su riqueza”.

Es Unión, Es Lucha contra la Explotación, Es Combate al Capitalismo.
Más que una mano cerrada o un brazo extendido. Un puño en alto es una declaración, un manifiesto, un grito.

Lei que “Es la mano que trabaja. Es la mano que, en todo caso, tiene dedos débiles cuando están separados y que se vuelve fuerte cuando estos se juntan”.
Por todo eso, que Boudou no merece saludar con el brazo en alto y el puño en alto.
Respeto Boudou, millones murieron saludando con el brazo en alto y el puño cerrado, luchando contra una sociedad irracional y que es símbolo de barbarie.







Temas relacionados

Marcha Federal   /    Amado Boudou   /    Historia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO