TRES ARROYOS

Copetonas: un joven fue golpeado y detenido tras reclamar sus documentos

En una pequeña localidad del partido bonaerense de Tres Arroyos un nuevo caso que muestra el accionar abusivo y violento de la policía

Miércoles 20 de mayo de 2020 | 11:53

Gabriel Castillo, de 21 años, nos cuenta como fue agredido por el oficial Nahuel Mársico el día 13 de Marzo, en la localidad de Copetonas, Partido de Tres Arroyos, Provincia de Buenos Aires. Él reside en Santa Clara con su novia y fue sorprendido por la cuarentena al estar de visita en la localidad.

“Yo vine con Rocío (la novia) desde Santa Clara y el oficial me dice que no se podía andar, que a las 3 veces que me lo dijera me iba a sacar la camioneta. El 29 de marzo yo me acerco a la estación de servicio para cargar combustible y poder volver a Santa Clara donde trabajo como taxista, entonces me piden que me acerque al destacamento policial. Voy y me dicen que me van a retener la documentación de la camioneta y mi registro de conducir, pero que era momentáneo, en diez días me la daban de nuevo. Como pensé que eran diez días nomas y no quería tener problemas, accedí a entregar todo lo que me solicitaron sin resistencia. Estoy preocupado porque necesito laburar, no tengo como mantenerme y tengo que pagar el alquiler."

No sólo no le devolvieron la documentación en diez días, sino que la misma fue a manos de un juez y debía esperar una resolución judicial que iba a tardar seguramente hasta finalizar la cuarentena. Empieza a llamar al destacamento, porque además le dieron arresto domiciliario por "romper la cuarentena", aunque circulaba en un horario permitido y contaba con el permiso habilitante. No solo no le daban respuestas sino que se burlaron y posteriormente le bloquearon las llamadas.

“Entonces me acerqué al destacamento y pedí hablar con Nahuel, a lo que este respondió que me vaya. Le dije que no me iba, que quería tener respuestas sobre mi documentación. En ese momento, me tiró al piso como un delincuente, me esposaron y me golpearon en la espalda, el tobillo, me encerraron y me dejaron con las esposas apretadas, me dejaron moretones en las manos. Después me sacaron las esposas y me retuvieron por dos horas para que se me fueran las marcas de las esposas. La doctora se acercó al destacamento y certificó que los golpes eran recientes. Después me quisieron hacer firmar un papel donde decía que yo me había resistido a la autoridad y así armarme una causa”.

Este no es un caso aislado. Desde la Izquierda Diario, venimos recibiendo miles de denuncias sobre abusos policiales, quiénes persiguen a los sectores más precarizado de la sociedad: los trabajadores y la juventud.

Mientras que los grandes medios y el Estado avalan su accionar, desde este espacio repudiamos este accionar de las fuerzas policiales.







Temas relacionados

Tres Arroyos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO