Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

Debate: el rol del FMI, el Vaticano y los desafíos del feminismo socialista hacia el #8M

¿Cuál es el origen del 8M? ¿Qué estrategias existen dentro del movimiento de mujeres a nivel nacional e internacional? ¿Qué perspectiva sostenemos desde Pan y Rosas?, fueron algunos de los temas que abordó María Chaves en el Club Obrero de Florencio Varela. Hay vidas y debates que importan aunque no existan para la televisión y las redes.

Catalina Ávila

@linaa_avila

Martes 18 de febrero | 21:55

De cara al próximo #8M: Día Internacional de las Mujeres,trabajadoras y trabajadores de distintos sectores, estudiantes de la Unq, Unaj, de terciarios y secundarios de la zona sur del conurbano, con la presencia de Carla Lacorte, víctima de gatillo fácil y miembro del CeProDH, y Laura Vilches, concejala de la provincia de Córdoba del PTS/FIT, intercambiaron con María Chaves, cofundadora de la agrupación de mujeres internacional Pan y Rosas, docente y socióloga acerca de los desafíos del movimiento de mujeres a nivel nacional e internacional en el Club Obrero de Florencio Varela.

La actividad contó con la importante participación de la Comisión de Mujeres de Ansabo, que vienen peleando junto a sus compañeros por la expropiación de la papelera de Solano y el control obrero, para defender el sustento de las familias y enfrentar los despidos y cierres de fábricas.

La charla comenzó con el intercambio acerca de la situación internacional, y los procesos recientes de la lucha de clases, como la rebelión en Chile, el golpe de Estado en Bolivia, y la huelga histórica en Francia con el protagonismo de los ferroviarios y otros sectores de trabajadores, junto a los chalecos amarillos, contra la política de reformas jubilatoria de Macron como venimos reflejando en La Izquierda Diario.

“Estamos en un marco de muchos cambios, de procesos de la lucha de clases en distintos países, donde el movimiento de mujeres que viene en ascenso durante muchos años se está preparando para intervenir este próximo 8M”, comenzó. Sin embargo, señaló: “Hay agendas y debates que se quieren instalar desde los medios que nos quieren mostrar que la historia del feminismo y los intereses del feminismo están reducidas a determinadas cuestiones, y a mujeres de determinad sector. La mayoría de las mujeres que están acá no tienen nada que ver con la vida de Jimena Barón, aunque estemos en contra de que se la ataque”.

Te puede interesar: [Dossier] Jimena Barón y el debate en redes sociales sobre la prostitución

“Pero nosotras queremos instalar nuestra agenda, la de las necesidades y la vida de la mayoría de las mujeres. ¿Por qué no se habla en los grandes medios de comunicación del padecimiento de una gran mayoría de mujeres que se va a profundizar, no solo por las medidas del gobierno de Macri anterior, sino también por las del gobierno de Alberto Fernández y el peronismo que ya demostró que, ya sea renegociando o no logrando renegociar con el FMI, la ecuación siempre va a empeorar las condiciones de vida de la clase trabajadora, y de las mujeres en particular?”, preguntó. “Por eso es importante intercambiar sobre las cuestiones
fundantes del origen del Día Internacional de las Mujeres, que podemos revitalizar y levantar de cara al próximo 8 de marzo desde Pan y Rosas como parte del Frente de Izquierda Unidad”.

Foto: @franjraffo
Foto: @franjraffo

Retomar las banderas y el origen obrero y socialista del 8M: Día Internacional de las Mujeres

“Está ligado al protagonismo de las mujeres obreras, desde 1850 en adelante, a distintos procesos huelguísticos y de la lucha de clases, y un movimiento en ascenso de mujeres trabajadoras que empezaban a poner en agenda y en las calles sus reclamos como obreras, acompañadas por estudiantes, sectores del movimiento obrero y las organizaciones socialistas de esa época”, dijo, e hizo referencia al caso que tomó reconocimiento a nivel internacional de 1908 cuando 140 obreras textiles murieron calcinadas en una fábrica en Nueva York. “Es un caso brutal con una imagen victimizante, pero la lucha viene de mucho antes y continuó, todos estos conflictos de las obreras marcaron un antes y un después y fue una gran pelea y una
gran conquista de las mujeres y del feminismo, principalmente socialista, para que se destaque el rol de las mujeres trabajadoras. En 1910, Clara Zetkin y otras integrantes del Congreso de la Internacional Socialista, presentaron una resolución para que se declare el Día Internacional de la Mujer”, recordó.

Te puede interesar: 8 de marzo: desenredando un viejo entuerto

“Es un día que tiene raíces profundas en las huelgas, en fábricas, en talleres, en las calles y barricadas, muy ligado a lo que las feministas socialistas llamamos “lucha de clases” dentro del cual la lucha del movimiento feminista y las luchas contra la opresión son una parte fundamental. Es parte de una pelea que nosotras damos por mostrar que es histórica la unidad entre el movimiento obrero y elfeminismo socialista, una perspectiva que cuestione de raíz el sistema social, incluyendo el capitalismo y el patriarcado”, sintetizó.

En ese sentido, comentó también que el origen de la agrupación de mujeres internacional Pan y Rosas se inspiró en la huelga de mujeres de finales de 1912 en Lawrence que llevaba el mismo nombre y cuyo objetivo era conquistar el pan (simbolizando los derechos laborales) y las rosas (como símbolo de la exigencia de mejores condiciones de vida).

Para continuar el intercambio acerca de las estrategias que existen dentro del movimiento de mujeres, las y los participantes se reunieron en grupos donde debatieron en común desde sus propias experiencias y perspectivas algunas cuestiones como cuáles son las principales cuestiones que tendría que encarar el movimiento de mujeres y disidencias que habría que encarar hoy, cómo debería luchar ese movimiento para conquistarlas, y cómo se puede acabar con la opresión.

Debate de estrategias en el movimiento de mujeres

En la puesta que hicieron en común junto a María, surgieron muchas y variadas respuestas entre las participantes, y se abrieron también algunos interrogantes: ¿alcanza con una gran marcha para terminar con el patriarcado? ¿es un problema cultural solamente la opresión? ¿la educación puede solucionar el machismo? ¿qué
pasaría si todo el movimiento de mujeres apoyara las luchas obreras? ¿por qué las mujeres y disidencias también necesitamos discutir el problema del pago de la deuda en nuestro país?

Para responder esas cuestiones, la dirigente de Pan y Rosas explicó: “Dentro del movimiento feminista hay objetivos desiguales, antagónicos en algunos casos. Por ejemplo, en Estados Unidos hay feministas liberales de derecha que están con el misógino Trump, quienes reivindican que haya mujeres en los puestos de poder pero no importa si vota matar a las familias Palestinas después. ¿Quiere decir que estemos en contra de que haya mujeres en el poder? No. ¿Es nuestro fin último? De ninguna manera. Hay una lavada de cara del capitalismo neoliberal poniendo mujeres en puestos de poder, para que un movimiento que debería proponerse como objetivo una verdadera emancipación femenina, se contente con una mujer en el poder. Kristalina, por ejemplo, está en la conducción del FMI, no importa si viene a negociar dejar a millones de mujeres en la pobreza y a las familias obreras de Argentina con un futuro hipotecado y una deuda impagable”.

Foto: @franjraffo
Foto: @franjraffo

“En el feminismo hay una gran heterogeneidad en sus objetivos y estrategias, no es homogéneo. El feminismo socialista parte de una realidad y de concebir al sistema capitalista y patriarcal en el que vivimos está basado en la explotación de una mayoría de la población por un puñado de personas que tienen la misma cantidad de dinero que 3500 millones de personas. Eso no es una falla del capitalismo, eso es el capitalismo. No puede funcionar si no es maximizando ganancias y desposeyendo de los medios de producción y de todos los recursos incluso sociales a las grandes masas. ¿Cómo sucede? Hay imperialismo, estados capitalistas, instituciones que van desde la Iglesia hasta los medios de comunicación que se encargan permanentemente de sostener esa dominación, a veces con dictaduras militares, a veces con democracia como en la que vivimos nosotros. Ese sistema no tiró por la borda el patriarcado como sistema social de opresión, fue adoptado por el capitalismo muy “felizmente”. Por eso no se resuelve la opresión solamente con educación, porque no es una cuestión individual o de conciencia. No hay forma de acabar con ese patriarcado, sus instituciones e ideología en este sistema social”, dijo.

¿Qué pasa con el movimiento feminista en nuestro país en la actualidad?

“Cuando fue la marea verde, y fue el saqueo del FMI, y a la vez había despidos y estuvimos frente a la lucha de Siam (a fines de 2018), dimos una gran pelea dentro del movimiento de mujeres para que esa fuerza de miles de mujeres que salían a la calle se uniera a la clase trabajadora y a las obreras que estaban luchando, para hacer una fuerza poderosa y desnaturalizar que el saqueo que estaba en curso pase. Un sector nos acompañó pero no fue mayoritario. La mayoría del movimiento de mujeres solo sostenía su pelea por el derecho al aborto y votó a Alberto Fernandez”, explicó, y señaló referentes a nivel nacional de la lucha por los derechos por las mujeres que recientemente se incorporaron al gobierno: Estela Díaz de CTA, Elizabeth Gómez Alcorta, Dora Barrancos e integrantes de la CNDA. “Son funcionarias de un gobierno que va al Vaticano, que negocia con el FMI”, denunció.

Es decir que dentro del feminismo, no sólo están las liberales, o feministas radicales, sino las feministas reformistas, que opinan que de lo que se trata es de conseguir mejoras y conseguir puestos dentro del Estado “ampliado” para “paliar” la situación de las mujeres, pero nunca plantear una perspectiva emancipatoria y revolucionaria para acabar de una vez por todas con la opresión y la explotación. En particular en Argentina estamos viendo un proceso de búsqueda de estatización del feminismo y el movimiento de mujeres, una especie de surgimiento de un feminismo “ministerialista o de funcionarias”, que levantan demandas del movimiento de mujeres, al mismo tiempo que “instalan agendas generales”, con una política no sólo pasivizadora sino también de ocultamiento de todas las políticas antipopulares que viene tomando el gobierno de Alberto Fernández o el propio Kicillof pagando a los bonistas y no a las docentes. Se llenó de ministerios de Mujer, Género y Disidencias o de mujeres en cargos de poder, pero para sostener el pago a Kristalina y los bonistas, los bajos impuestos a las mineras, mientras las mamás de les niñes wichis de Salta ven morir a sus hijes, aumenta la inflación y el acceso a trabajos seguros y de calidad para las mujeres es cada vez más restringido. Para eso se manda “una misión”, o se aumenta un poquito la AUH, pero ninguna solución de fondo.

“Sostienen que van a hacer plan nacional contra la violencia de género pero ¿va a haber plata para todas las mujeres que sufren violencia de género, para que tengan trabajo igual a la canasta básica familiar, refugios gratuitos para poder sostenerse? No, no va a haber eso. Y nos dicen que es mucho, pero nosotras queremos subir la vara. ¿Cómo puede ser mucho que se ponga a producir Ansabo, que haya inversión en tecnología, que puedan mejorar la fábrica, crear puestos de trabajo, que sea una referencia para el barrio, que ayuden a las escuelas de arte con el acceso a los papeles? ¿Por qué los recursos de la economía van para las mineras y el FMI y no destinarlos a sacar adelante las fábricas que exigen la expropiación bajo control de trabajadores, a aumentar el salario a las docentes, a presupuestos para educación? Los recursos están, el problema es cuáles son las prioridades. Las feministas socialistas de Pan y Rosas tenemos una perspectiva estratégica desde ya, y a la vez damos una lucha política concreta”, explicó.

En ese sentido, reivindicó el rol de Myriam Bregman y Nicolás del Caño, quienes vienen explicandoen los medios las ideas que sostiene el Frente de Izquierda frente a la crisis económica nacional. Lejos de decir que hay renegociar o ir a un default proponen un programa de conjunto para que la crisis no la paguen las grandes mayorías trabajadoras. “Para todo eso es necesario desarrollar una gran fuerza social. El movimiento de mujeres no puede estar al margen. En este momento hay compañeras de Pan y Rosas discutiendo en la asamblea de cara al 8 de marzo debatiendo todo esto”, contó, haciendo referencia a las propuestas que vienen planteando referentes de la agrupación en las asambleas que se vienen desarrollando para preparar el próximo 8M, donde uno de los planteos que vienen sosteniendo con más fuerza es la necesidad de movilizar el mismo 8 de marzo para no regalarle ese día a la jerarquía de la Iglesia, y exigir al mismo tiempo a las centrales sindicales llamar a un paro para el lunes 9.

Te puede interesar: 8M: se debate el llamado al paro efectivo y a no regalar la jornada a las Iglesias

“¿Cómo puede ser que el movimiento que lucha por los derechos de las mujeres no hizo una gran marea contra del pago de la deuda y del saqueo imperialista y en contra de que el futuro de las familias obreras lo decidan unos pocos? A las trabajadoras, a las docentes, siempre nos dicen que hay que esperar. La “solidaridad” que quieren vender intenta naturalizar la miseria de lo posible nos parece una vergüenza. Eso no es solidaridad”, denunció.

Y finalizó: “Por eso, de cara al próximo 8M exigimos que se apruebe el proyecto de la CNDA sin cambios, rechazamos que se pague una deuda de un puñado de estafadores, que todos los recursos vayan para las necesidades de la clase trabajadora, las mujeres y sectores populares, expresar la lucha de las mujeres que están peleando como las de Ansabo, las ferroviarias. Sus reclamos importan, no vamos a dejar pasar que las fábricas cierren como nada, o que las jubiladas se mueran solas en sus casas. Queremos convencer a muchas compañeras trabajadoras, vecinas, jóvenes, que vengan con nosotras, den esta pelea y nos ayuden a construir un feminismo que se proponga acabar realmente con la opresión y explotación”.

La actividad finalizó con la propuesta a todos los presentes a que se sumen también a revolucionar la voz de la izquierda y ser parte del lanzamiento de La Izquierda Diario Multimedio, impulsado en once países, como herramienta para difundir ampliamente, entre otras cosas, este tipo de debates y actividades que se tornan totalmente necesarios en la actualidad.







Temas relacionados

Feminismo y lucha del movimiento de mujeres   /    #8M   /    Mujer trabajadora   /    Feminismo socialista   /    Alberto Fernández   /    Florencio Varela   /    Feminismo   /    Pan y Rosas   /    FMI   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO