Cultura

CRÓNICAS DE UNA PANDEMIA

Diario de la peste capitalista

Primera entrega de una serie de crónicas sobre les intelectuales del mundo y la reflexión del presente.

Viernes 3 de abril | 20:32

1 de Abril
ESTE MUERTO ESTÁ MUY VIVO

Me despierto cada día un poco más tarde. Es decir: Ayer, por ejemplo, fue a las 9 de la mañana. Hoy fue a las 9.15. Pero anteayer el segmento de tiempo respecto al anterior no había sido de 15 minutos, sino que de 10. Es decir que le estoy ganando de manera progresiva y constante a la vigilia. Hoy me despertó un grillo. Un grillo a las 9.15 am del 01 de abril de 2020 en estado de cuarentena obligatoria, en un pasillo vacío de un edificio viejo del centro de la ciudad rompe con el silencio. Y sin más se manda con su canto agudo y vibrante, bien sincronizado y segmentado. Quizás eso me despertó, la envidia que me da ese sentido preciso de las pausas y del tiempo.

Enciendo la tele para arrancar el día, están diciendo que ante la retirada de la humanidad hacia sus hogares los animales están volviendo a poblar la tierra. Ponen el ejemplo de los cisnes que grandiosos se pasean por las cristalinas aguas de Venecia. Las imágenes, nobleza obliga, me gustan. Ayer una amiga me preguntaba si yo también estaba siendo víctima de la invasión de polillas. Lo del grillo, pienso ahora con todo esto que veo, tiene lógica.

Dejo de prestarle atención a la tele, ahora muestran como dos yutas le pegaban a un pibito frente al Hospital Fiorito. Les veo la sonrisa y recuerdo algunas palabras del presidente sobre lo que no iba a entrar por las buenas iba a entrar por las malas. Les brillan los dientes a los yutas, como si se destacaran por encima del resto de la imagen en la tele. Mi vieja me llama, vive en el oeste del conurbano. Su albañil de confianza le fue a pedir 300 pesos. Dice que fue a buscar comida ahora que no tiene trabajo y que no consiguió. Apago la tele, le digo a mi vieja que se cuide.

Me llega un mensaje, es una amiga y camarada que me manda un archivo PDF. Es una compilación de reflexiones de pensadoras y pensadores contemporáneos en estos tiempos de pandemia. Elijo leer la de Slavoj Zizek porque ya me habían dicho que había tirado la de Kill Bill.

El tipo, mal y pronto, nos dice que el coronavirus puede aplicarle al capitalismo un golpe mortal como el que utiliza Beatrix en ´Kill Bill 2´ de Quentin Tarantino para deshabilitar al malvado Bill. La llamada “Técnica del corazón explosivo de la palma de cinco puntos” el golpe más mortal en todas las artes marciales pero contra el sistema capitalista. Dice Slavoj, que a partir de esta muerte violenta tiene que haber una urgente reorganización de la economía global que no esté a merced de los mecanismos del mercado. Una organización global que pueda controlar y regular mágicamente la economía. Leo que dice un ´Comunismo reinventado´ y casi que ruega ´Solidaridad global´ y no entiendo qué quiere decir, ni cómo lo llevaría a cabo. Para qué usar toda la destreza de Tarantino en la estética de la violencia para ser un simple Tibio, me digo a mí mismo. Sí, le gano tiempo a la vigilia y dialogo conmigo mismo. Gajes de la cuarentena. No importa.

No sabe qué hacer con el muerto, Slavoj, y yo pienso en una peli mucho más olvidable que Kill Bill. La pasaban por el cable y la traducción al español era Fin de Semana de Locura. Buscándola en internet descubro que otro de sus traducciones fue Este muerto está muy vivo. El argumento delirante y bizarro: dos empleados son invitados por su patrón a su mansión en un lugar exclusivo de Estados Unidos con la excusa de felicitarlos por algún motivo que no viene al caso. Cuando llegan a la mansión el burgués está muerto. Y para no ser inculpados, deciden simular que sigue con vida, lo visten, lo pasean por la ciudad para seguir disfrutando de sus lujos. Ningunos giles. Pienso en Slavoj y en sus esperanzas de un nuevo estado mundial más solidario. El mismo estado que salva a las empresas con cifras millonarias, las que generan la crisis y la que están despidiendo trabajadorxs sin ninguna piedad humana (leo que en Estados Unidos más de 6 millones pidieron el subsidio por desempleo, un récord histórico). Uno no niega las buenas intenciones de Slavoj pero pareciera que quiere revivir al muerto. Tanta espectacularidad en su planteos cinéfilos para hundirse en un mediocre y gris escepticismo. Que bronca, loco, también me autodigo.

El grillo vuelve a cantar. Tengo tiempo para buscar por qué cantan, aunque ya se hace de noche y eso tampoco tiene mucha importancia porque a veces me confundo una cosa y la otra . En realidad no es un canto sino que frotan sus alas duras que se llaman élitros hasta generar ese particular sonido. ¿Cuánto hacía que no lo escuchaba? ¿O era un sueño? Alguien me cuenta por mensaje que está soñando cosas muy profundas. Yo sueño con agregarle unos momentos a Kill Bill. Meterme en la escena y cuando Bill (el capitalismo) da su último suspiro, antes de que lleguen sus reanimadores, gritarle a Beatrix: ¡Que lo entierren en el basurero de la historia y que gobiernen les trabajadores, carajo!. No sé si es un sueño o lo acabo de gritar. Son un poco más de las nueve de la noche, el grillo no batió más sus élitros, mi grito no es tan descabellado. Suenan aplausos.







Temas relacionados

Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO