Política Estado Español

COMUNIDAD DE MADRID

Díaz Ayuso aprovecha la crisis de coronavirus para blanquear el no pago de impuestos

La Comunidad de Madrid blanquea el no pago de 1.500 millones de euros por parte de las grandes fortunas a cambio de donaciones contra el coronavirus. Estas donaciones no llegan ni al 1% de estos 1.500 millones que pierde la Comunidad con la exención fiscal y que supondrían el 15% del presupuesto de sanidad.

Jose Lavín

Madrid

Domingo 5 de abril | 10:33

Mientras las grandes empresas aprovechan la pandemia para hacer negocio, en los hospitales públicos se acaban los recursos y la gente muere. En un alarde de frivolidad Díaz Ayuso publicita a los donantes en su web.

El consejero de Hacienda, Fernández-Lasquetty, es el que defendió las privatizaciones y recortes en los hospitales públicos de la Comunidad. No deja de resultar paradójico que sea él el encargado de cuantificar ahora el importe que necesita la sanidad madrileña para afrontar la crisis del Covid-19. Ayuso y su consejero estimaron este domingo que serán necesarios 1.000 millones de euros como “mínimo”.

El gobierno de la Comunidad de Madrid es la comunidad autónoma más rica de Estado y también donde más impuestos se perdonan a las grandes fortunas. Solo en impuesto del Patrimonio, la autonomía dejó de percibir 955 millones de euros en 2017 por exenciones a los más ricos, un total de 16.856 contribuyentes, el 2% de la población de Madrid. Ayuso, sin embargo, tiene un plan: pedir al Estado y a la caridad de donaciones particulares lo que la Comunidad no quiere recaudar por no tocar un ápice de los beneficios de los capitalistas.

La presidenta madrileña anunciaba este lunes el lanzamiento de una página web que servirá para recaudar las donaciones de "ciudadanos, empresas y entidades" que así lo decidan. La web ofrece opciones para elegir y personalizar a dónde va a parar cada limosna: para material de protección de profesionales sanitarios, material de protección de pacientes o "es Sanidad quien determina la prioridad".

A través de esta página no solo se blanquea el no pago de impuestos, sino que también se lava la cara a estas empresas a través de lo que se presenta como un “acto solidario”. Solo en 24 horas, el Gobierno regional ha conseguido la mezquina suma de 4,5 millones de euros, unas aportaciones que, aclaran, se benefician de una reducción fiscal estatal. Es esta reducción fiscal y el “escaparate publicitario” lo que motiva las donaciones de los capitalistas, donaciones irrisorias en comparación con los beneficios que obtienen en exenciones fiscales.

En la Comunidad de Madrid el tramo del IRPF para los más ricos es el más bajo, con 5 puntos porcentuales de diferencia con respecto a otras comunidades autónomas. La estimación es que esto conlleva una recaudación inferior en 860 millones respecto a otras autonomías. Además de esto, Ayuso anunció durante la sesión de investidura del pasado agosto, "la mayor rebaja fiscal de la historia". Con esa nueva rebaja se pretendía reducir el IRPF de modo que se dejaran de recaudar otros 300 millones para financiar servicios públicos.

Estos no son los únicos beneficios fiscales de los que gozan las grandes fortunas en la Comunidad. El impuesto sobre el Patrimonio está anulado (según datos de la Agencia Tributaria, desde 2011 a 2017, la Comunidad de Madrid ha perdonado 5.000 millones de euros a las grandes fortunas a través de dicha bonificación), y el de Sucesiones y Donaciones esta bonificado al 99%. La cantidad de dinero perdonado con el impuesto de Patrimonio es inferior al presupuesto de Educación e Investigación en la Comunidad durante todo un año.

Madrid, a pesar de ser la región con el mayor PIB del Estado, destina a Sanidad menos que la media nacional. La plantilla de sanitarios en la Comunidad de Madrid también es menor que hace diez años pese al aumento poblacional que ha experimentado la región. Las rebajas de impuestos a los grandes empresarios y propietarios son ahora la lacra de unos servicios públicos con escasez de recursos y precarizados, deteriorados por subcontrataciones infinitas, que hacen que la crisis del coronavirus sea especialmente notable en la sanidad pública madrileña.

Que no nos engañe esta falsa política de mantener la sanidad en base a donaciones, no es la sanidad lo que pretende mantener, sino la “buena imagen” de los capitalistas y el incremento de sus ganancias. Demuestran así su desprecio por la vida humana. Estos mismos donantes no dudan en no contribuir en nada al mantenimiento de la sanidad pública, y ni se inmutan ante el escalofriante aumento de los fallecidos por falta de recursos en hospitales público.

Las muertes debido al colapso por falta de personal médico, la ausencia de test masivos, la escasez de camas y las esperas interminables distan mucho de ser “naturales”, responden a esta falta de material y personal para que una minoría siga nadando en la haraganería y amasando dinero a costa del trabajo ajeno, mientras el pueblo muere ante sus narices.

Madrid ya lleva la escalofriante suma de 4.483 fallecidos, mientras, en los despachos del capital, los capitalistas y sus políticos sacan provecho de la crisis haciendo negocios con nuestras vidas.







Temas relacionados

Isabel Díaz Ayuso    /    #coronavirus   /    Coronavirus   /    Política Estado Español   /    Impuestos   /    Partido Popular (PP)   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO