SEMANARIO

Economía política del femonacionalismo

ENTREVISTA A SARA FARRIS

FEMINISMO
Imagen: revolutionpermanente.fr

Economía política del femonacionalismo

[Desde París] Sara Farris es investigadora en Goldsmiths, Universidad de Londres y activista feminista y anticapitalista. Es la autora de In the Name of Women’s Rights. The Rise of Femonationalism (Duke University Press, 2017). En su libro desarrolla el concepto de femonacionalismo para comprender mejor la convergencia entre los gobiernos, los partidos de derecha y extrema derecha en Europa y una fracción del movimiento feminista en un contexto de crecimiento de la islamofobia.

El concepto de femonacionalismo que usted desarrolla en su libro se refiere a la instrumentalización de la retórica de la emancipación de la mujer con fines racistas. Concretamente, a través del concepto de femonacionalismo, describe esta convergencia entre nacionalistas de extrema derecha, neoliberales, femócratas [1] y feministas, en nombre de los derechos de la mujer. Esta convergencia no debe entenderse ni como una coincidencia accidental ni como una alianza deliberada. ¿Cómo llegó a desarrollar el concepto de femonacionalismo y la convergencia que implica?

De hecho, empecé a pensar no tanto en el concepto de femonacionalismo, sino en la problemática del femonacionalismo ya en 2010-2011. Organizamos junto con nuestros colegas de la Academia Jan Van Eyck de Maastricht una conferencia que llamamos "Estado del feminismo y asuntos de Estado", y queríamos entender realmente la creciente cooptación de temáticas feministas por parte de los partidos de derecha en toda Europa, pero también entender por qué algunas feministas mismas estaban expresando cada vez más sus prejuicios anti-islámicos. Y realmente tratábamos de entender lo que estaba pasando. Unos años antes, se había publicado el libro de Jasbir Puar sobre el Homonacionalismo y ciertamente era una importante fuente de inspiración para tantas personas, incluida yo misma. En este trabajo, Jasbir Puar trata de entender las convergencias, aunque las llama colusiones, entre algunas secciones del movimiento gay en los Estados Unidos y el nacionalismo americano. Y también trataba de entender las conexiones, lo que más tarde llamaría las convergencias entre algunos sectores del feminismo en Europa y los nacionalismos europeos.

Así que después de tratar de entender realmente qué situaciones eran comparables, decidí centrarme en Francia, los Países Bajos e Italia porque me parece que había muchos elementos y rasgos comunes entre ellos. Todos ellos tienen un partido de derecha prominente: La Liga Norte en Italia, lo que una vez fue el Frente Nacional en Francia, y el Partido para la Libertad en los Países Bajos. Todos estos partidos habían movilizado cuestiones de la derecha de la mujer contra el Islam y todos ellos tenían una posición bastante similar en todo tipo de asuntos. Y también en los tres partidos había una importante tradición feminista y feministas muy prominentes que hacían campaña contra las prácticas islámicas, hacían campaña a favor de las diversas prohibiciones del burka, la prohibición del velo y así sucesivamente. Así que pensé que la comparación entre estos tres contextos podría ser bastante significativa y creo que lo es, resultó ser bastante significativa. Y realmente esta es la forma en que llegué a elaborar este concepto de femonacionalismo. Hablo de "convergencia", como explico en el libro, más que de "colusión", porque creo que muchos de los actores que investigué y en particular algunos de los actores feministas o incluso los neoliberales, no están coludidos, no hay una colusión intencional, una asociación intencional con algunos de los partidos de derecha. Creo que es mejor hablar de convergencia porque el concepto nos permite entender los intereses en juego y también cómo estamos hablando realmente de un cierto espacio ideológico en el que convergen estos muy diferentes actores políticos, a veces y de hecho muy a menudo sin intención, en lugar de sí, exactamente como dije, una maniobra intencional de ellos.

En el giro femonacionalista, la defensa de los derechos de la mujer se lleva a cabo en un frente único contra el Islam, que vendría a ser la religión del patriarcado por excelencia, así como a través de la sexualización del racismo y la racialización del sexismo, pero también al servicio de la explotación de la mano de obra migrante. Basándose en estudios de campo en tres países, Francia, Italia y los Países Bajos, entre 2000 y 2013, usted describe este giro femonacionalista como derivado de la reconfiguración muy específica del mercado de trabajo, la migración y el movimiento de la fuerza de trabajo entre el Norte y el Sur mundial. ¿Cuáles serían las características de tal reconfiguración? Las mujeres migrantes del Sur global están en el centro de la economía política del femonacionalismo como trabajadoras explotadas en el sector doméstico y de cuidados, ¿puede decirnos más sobre este papel que ellas encarnan o al que están asignadas?

Creo que la principal contribución que mi libro aporta a la discusión sobre la movilización de la derecha en cuestiones feministas es la perspectiva político-económica. Y traté de articularla mirando el papel que las mujeres musulmanas migrantes juegan cada vez más en el sector económico, en el mundo económico de Europa. La cuestión, realmente, yo diría la cuestión impulsora, la cuestión clave es: en un contexto de crisis económica y financiera global, los migrantes han jugado cada vez más el papel de chivo expiatorio de la crisis. En ese contexto, los migrantes son representados por la derecha como ladrones de empleos, como una amenaza económica. ¿Cómo es que, en ese contexto, las mujeres migrantes parecen desempeñar específicamente un papel diferente? No se las representa como ladronas de empleos, sino como individuos que necesitan salvación, que necesitan emancipación. Mi respuesta es que el diferente primer plano de las mujeres inmigrantes como individuos menos amenazadores y necesitados de emancipación y salvación se debe, al menos en parte, al hecho de que estas mujeres juegan un papel muy importante en el mercado laboral europeo y en el bienestar europeo en general. Han llenado cada vez más los vacíos que quedaron abiertos por la retirada del Estado de proporcionar un bienestar adecuado, especialmente para los ancianos y los niños, por lo que estas mujeres han llegado a proporcionar cada vez más ese bienestar que el Estado ya no proporciona. Cada vez más son niñeras, baby-sitters, cuidadoras de ancianos, limpiadoras domésticas, limpiadoras de oficinas, están haciendo todos esos trabajos que llamamos "trabajos de la reproducción social" que de hecho mantienen la economía en marcha, y hemos visto ahora durante la pandemia cómo estos trabajos son incluso llamados "esenciales", porque no olvidemos que muchas de estas mujeres forman parte de los hogares de cuidado y de la atención a los ancianos, también son enfermeras que trabajan en los hospitales en varios trabajos de baja calificación.

Así que diría que es importante entender cómo se vinculan estas diferentes narrativas. No pretendo que el primer plano de la mujer migrante como individuo necesitado de emancipación y salvación solo pueda explicarse a través de una perspectiva político-económica. No pienso que podamos permitirnos este tipo de reduccionismo. Considero que es una de las razones, aunque creo que es importante. Creo que también hay razones importantes a nivel de la cultura, el colonialismo, el legado colonial y las formas en que las mujeres en general, y yo diría que las mujeres no-blancas, no-occidentales, han sido tradicionalmente, históricamente representadas de muchas maneras como menos amenazantes en comparación con los hombres, como más asimilables, como sujetos de alguna manera que se pueden convertir, que se pueden nacionalizar. Utilicé este término también en mi libro, hay un proceso de desnacionalización que tiene que ocurrir en el caso de estas mujeres que deben, en cierto modo, ser arrancadas de su medio cultural. Por eso se les pide constantemente que se quiten sus burkas, el velo en general, para poder renacionalizarlas adecuadamente, para imbuirlas de valores culturales nacionales.

El trabajo de campo que analiza en su libro fue realizado y completado en 2013. ¿Cómo ha cambiado la situación en Europa desde entonces, en los últimos años?

Sí, ciertamente ha habido novedades, e incluso diría que algunas cosas pueden haber cambiado desde 2013. Bueno, una de las cosas que ciertamente me viene a la mente es la forma en que podría decir que la imagen, la representación de la mujer musulmana como una amenaza ha llegado a ser cada vez más fuerte y en algunos casos incluso más fuerte que la de la mujer musulmana como una víctima. Y estoy pensando en el creciente énfasis en muchos países en ISIS; ha habido varios casos de jóvenes mujeres musulmanas que se han unido a ISIS, y creo que esto de alguna manera hizo que cambiara y ayudó a que estas figuras de la mujer musulmana como una amenaza de alguna manera se fortalezca. Sin embargo, yo diría que estas imágenes y la representación de la mujer musulmana como una amenaza todavía coexiste, y yo diría que aún más, está estrictamente vinculada a la de la mujer musulmana como una víctima. Porque pienso que siempre que los periódicos, por ejemplo, o los medios de comunicación en general, hablan de mujeres musulmanas que se unen a los terroristas en Siria y otras partes del mundo, por lo general se les representa como si lo hicieran porque les han lavado el cerebro, porque por lo general son muy jóvenes, se enamoraron de algunos de estos terroristas que realmente las sedujeron a unirse a ellos. Así que la idea sigue siendo que estas mujeres son víctimas. No tienen poder de decisión, pueden estar llenas de cualquier tipo de imperativo cultural o voluntad que un hombre desee. Así que todavía hay una cierta comprensión de estas mujeres como fundamentalmente carentes de autoridad, como fundamentalmente víctimas.

Así que diría que éste es uno de los muchos cambios que se han producido. Y luego, por supuesto, diría que los partidos de extrema derecha siguen siendo muy fuertes pero, especialmente durante la pandemia, también han perdido parte del consenso que tenían porque la xenofobia y las preocupaciones anti-inmigración no son tan fuertes como lo eran antes de la pandemia. Así que será interesante ver qué pasa cuando esto termine. Ha habido ciertamente hechos interesantes, diría que en general para estos partidos, para los partidos de derecha, la cooptación general de temas feministas dio sus frutos y probablemente seguirán usándola.

En términos del feminismo diría que aquellas feministas que señalo en el libro como fundamentalmente anti-islamistas y que todavía mantienen una idea de los valores occidentales como superiores en lo que se refiere a la igualdad de género, diría que no hay realmente diferencias allí. Tal vez una de las diferencias es que creo que la voz de las feministas musulmanas y no-occidentales, no-blancas y no-secularistas se ha hecho más fuerte. Han sido una causa creciente para decolonizar distintas cuestiones, decolonizar la historia, decolonizar los planes de estudio de las universidades y escuelas. Creo que esas voces, esas voces feministas no han permanecido sin ser cuestionadas y obviamente el crecimiento del movimiento feminista en todo el mundo con los Ni Una Menos en América Latina y varias expresiones de Ni Una Menos, obviamente con sus propias especificidades, en todo el mundo, también han hecho una diferencia. Creo que esta nueva ola feminista a través de Europa tiene una posición antirracista y antiuniversalista mucho más fuerte.

En Europa el movimiento feminista aparece dividido en la cuestión de la islamofobia y con dificultades en la articulación entre el feminismo y el antirracismo. Al mismo tiempo, existe una desconfianza del movimiento antirracista hacia el movimiento feminista debido a la instrumentalización de los temas feministas en los discursos racistas e islamófobos. ¿Cómo ve esta división? ¿Y cuáles son, en su opinión, los caminos a seguir hoy en día para la reconstrucción de un movimiento feminista de masas radical?

Creo que tal vez, como dije, el sector antirracista y antiislamofóbia del movimiento feminista se ha hecho más fuerte. Creo que está mucho más presente en la conciencia de muchas feministas en los nuevos movimientos que han surgido desde 2016. ¿Qué es para mí lo que necesitamos hacer para reconstruir un movimiento feminista radicalizado y de masas? Bueno, creo que el antirracismo es definitivamente una necesidad, es quizás lo más importante... No quiero decir el más importante, creo que es cada vez más importante y es realmente clave que el antirracismo esté realmente arraigado y se convierta en parte del movimiento feminista. Y obviamente digo que es clave porque también es clave que se intersecte fuertemente con la lucha de clases. Y digo esto porque creo que el movimiento feminista necesita reconocer cada vez más que los feminismos son plurales, que las feministas provienen de tradiciones y culturas muy diferentes, que algunas de las principales categorías en torno a las cuales entendemos el feminismo, como el patriarcado, la familia o la reproducción, no son necesariamente las mismas para muchas otras mujeres, y creo que es realmente importante que tengamos un fuerte movimiento feminista que se construya en torno a las nociones y la comprensión de la solidaridad en lugar del universalismo.

Publicado originalmente en RP Dimanche, suplemento dominical de Révolution Permanente. Traducción: Maximiliano Olivera.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1Así como el término “femonacionalismo” es un acrónimo de feminismo y nacionalismo, el término “femócratas” fue acuñado para dar cuenta de las feministas que ingresan a la arena del Estado como funcionarias (“tecnócratas”) y abogan por esta integración, N. del T.
CATEGORÍAS

[Nacionalismo]   /   [Racismo]   /   [Derecha]   /   [Feminismo]   /   [Xenofobia]   /   [Entrevista]   /   [Géneros y Sexualidades]   /   [Internacional]

COMENTARIOS