Política Estado Español

#JUICIOPROCÉS

El Juicio Farsa y las defensas trampas

Esta semana hemos visto el primer paso de la defensa del Mayor José Luis Trapero. Teniendo en cuenta las otras defensas, hay que abrir la polémica al respecto.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Lunes 18 de marzo | 19:38

No es la primera vez, seguro que no la última, en que el poder judicial de algún país juzga a dirigentes de masas por realizar acciones reivindicativas masivas ante un régimen opresor y antidemocrático. Hace varias semanas que el Régimen del 78 está juzgando a los dirigentes políticos catalanes y se dispone a aplicar penas de hasta 25 años.

Estamos asistiendo a un juicio pleno de irregularidades. Son tantas que solo mencionaré algunas. La instrucción se ha hecho sobre la base de atestados de la Guardia Civil y casi sin pruebas. Se llega al ridículo de hablar de malversación de fondos, cuando las arcas públicas catalanas estaban controladas directamente de Madrid y el entonces ministro de hacienda, Cristóbal Montoro había asegurado que no salió ni un euro para el 1-O.

En la etapa de instrucción se separó irregularmente a los integrantes del Govern que están en el exilio y también a la cúpula de los Mossos. Sin embargo, todos son juzgados por los mismos hechos y, obviamente, por los mismos cargos. La Justicia española, llegó al ridículo de anular la euroorden de detención a Puigdemont, porque solo lo entregaban para que sea juzgado por malversación.

Las defensas han sido privadas de una multitud de testigos y de pruebas. Se da la situación irregular de que primero den testimonio los testigos de la defensa, quedando para el final muchos policías que fueron solicitados por las acusaciones. La actuación de Marchena poniendo límites a las defensas ha levantado quejas entre observadores internacionales

Marchena tuvo que aceptar que la Fiscalía no pueda hacer algunas preguntas al Major Trapero, puesto que no había citado a declarar por el tema de referencia. Esto lo hizo por la protesta realizada por un abogado de las defensas. Sin embargo, la “solución” que encontró Marchena fue hacer esa pregunta suya. Queda claro quién corre con el caballo de comisario.

Con defensas así, mejor me defiendo solo

Al principio de éste Juicio Farsa se dio un falso debate entre las defensas jurídicas y las defensas políticas. Las primeras hacen hincapié en los hechos juzgados y las segundas hacen hincapié en el alegato político. Esta disociación de hechos y discursos no tiene sentido. Los hechos juzgados son hechos relativos a fenómenos políticas de masas como fue el referéndum del 1-O y las manifestaciones que se dieron en esos días.

Las diferencias más importantes entre las defensas consistieron sobre todo en la decisión de si se contesta exclusivamente a su propio abogado, o si se contesta también a la fiscalía y la abogacía del Estado. Nadie contesto a la anomalía de acusación popular realizada por los ultraderechistas de Vox. Sin embargo, las defensas coincidieron en la interpretación de los hechos.

El Exconseller d’Interior, Joaquim Form aseguraba que "La DUI no se votó, solo se leyó" para concluir que no tenía importancia jurídica. Lo mismo que Josep Rull que destacó que era una "declaración de voluntad política". O Turull: “expresión de una voluntad política que refleja el sentir mayoritario del pueblo de Catalunya”. Y Dolors Bassa: El referéndum nunca se llevó a cabo "como un acto concluyente para la independencia". O el mismo Romeva que entendió el 1-O como “un mandato político que teníamos que gestionar”.

El caso más controvertido ha sido el de la Presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Ella también sostuvo que el 27-O se hizo “una declaración política sin trascendencia jurídica”. Ya se había olvidado cuando gritaba a Artur Mas en las manifestaciones “Presidente, ponga las urnas”.

Todos quitaron fuego a la importancia del 1-O. Se movilizaron más de dos millones para votar en un referéndum que JxCat y ERC dijeron iba a ser vinculante. Decenas de miles fueron a las escuelas para garantizar el lugar de votación. Centenares de personas burlaron la Inteligencia española trayendo las urnas que se usaron para votar y desarrollando un software que especial para el 1-O. Miles y miles pusieron el cuerpo ante la brutal represión policial y todo ello fue sencillamente para presionar al gobierno español.

Los dirigentes de JxCat y ERC se están burlando de sus votantes y de un importante sector de la población catalana. No saben cómo llegaron las urnas, cómo se pagó tal o cual gasto, incluso Forn llegó a decir que una cosa son sus convicciones políticas y otra la acción de él como Conseller del Govern. Pero, ¿para qué queremos un Govern que no desobedece, ni quiere mandar? JxCat y ERC quieren, como máximo, una república consentida por el Régimen del 78.

La exconseller Dolors Bassa lo decía: “no queríamos desobedecer” y “nunca hice nada para incumplir ninguna resolución del TC. No hicimos nada desde el momento que recibimos la resolución del TC sobre el referéndum.” El problema es que estos dirigentes “iban de farol” como dijo Clara Ponsatí, la Exconsellera d’Ensenyament y que no tenían ninguna estructura de estado, ni apoyos políticos internacionales. Un engaño en toda regla.

El Major José Luis Trapero ha explicado que tenían planificado desde el 25-O cómo detener al Govern de Puigdemont en caso de recibir órdenes del Estado. También ha explicado que los Mossos han sido más efectivos que la Policía y la Guardia Civil a la hora de cerrar escuelas (igual que Joaquim Forn). Trapero demostró claramente que los Mossos siempre han obedecido a los requerimientos de la (in)justicia y el Régimen del 78.

Los dirigentes políticos de Junts per Catalunya y de Esquerra Republicana se están defendiendo para evitar unas acusaciones completamente irreales de rebelión o sedición. Acusaciones graves pero completamente falsas. Pero lo están haciendo de acuerdo a su estrategia política: no desobedecer al Régimen del 78.

Nunca desobedecieron. Yo lo dijo Artur Mas “yo no desobedecí”. Y eso es lo que la gran mayoría de exconsellers explicaron a la Fiscalía y la Abogacía. Cada uno de ellos ha rendido pleitesía al Régimen del 78 a ver si de esa manera logran reducir la condena. Sin embargo, esta pleitesía demuestra que nunca quisieron organizar un referéndum vinculante, nunca se jugaron de verdad a desafiar éste régimen decrépito y reaccionario.

Este juicio está señalando el final del “procés” y posiblemente sea el prolegómeno de un nuevo momento político en la lucha del pueblo catalán por la autodeterminación nacional. Un momento en el cual quede claro que no se puede ejercer sin luchar contra el Régimen del 78. Régimen con el cual están comprometidos los partidos de la gran burguesía catalana, Junts x Catalunya/PDeCAT y ERC.

Cada vez se hace cada vez más necesario romper con la burguesía catalana para buscar una lucha unitaria de los trabajadores y el pueblo por autodeterminación nacional, la defensa de los derechos democráticos y los derechos sociales que nos han quitado con recortes sociales, paro y precariedad.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO