Sociedad

CONTAMINACIÓN

Entre Ríos: Municipalidad de Victoria (Cambiemos) arroja gas de cloro al río y casi muere una familia

Dos niños y su padre tuvieron que ser internados en el Fermín Salaberry con un cuadro de intoxicación aguda. Para el funcionario responsable, César Zuccotti, la culpa fue de los niños.

Roberto Andrés

@RoberAndres1982

Domingo 7 de enero | 17:51

El pasado miércoles 3 de enero ingresaron al hospital Fermín Salaberry de Victoria, Entre Ríos, dos menores de 5 y 10 años y su padre, quienes se encontraban pintando una barcaza a orillas del río y terminaron internados con un cuadro de intoxicación aguda por la inhalación de gas de cloro, sustancia altamente tóxica que puede causar la muerte por inhalación y que el municipio utiliza para potabilizar el agua.

Así lo informó el medio local Noticia Uno, quien señaló que los niños y su padre estaban trabajando sobre una barcaza en la zona del Puerto Viejo y observaron una garrafa de unos 50 kilos que se acercaba al lugar. Al empujarla con un palo para alejarla, la garrafa liberó un gas (cloro), generándoles un cuadro grave de intoxicación por lo que debieron ser hospitalizados de urgencia y recibir oxígeno.

Posteriormente, desde el municipio a cargo del intendente Domingo Maiocco (Cambiemos) admitieron que se trataba de “un tubo con gas cloro que había sido arrojado a las aguas del río por personal municipal”. Esto luego de arreglar un escape del mismo gas generado en la planta potabilizadora de agua de la ciudad en vísperas de Año Nuevo.

En ausencia del intendente Domingo Maiocco, que está de vacaciones, quien intentó dar explicaciones de lo ocurrido fue César Zuccotti, Secretario de Planeamiento de Victoria, defendiendo la actuación municipal al afirmar que “la decisión (de arrojar el tubo al río) la toman todas las partes que intervinieron” (Defensa Civil, Bomberos, personal de la Planta y el ingeniero Bardou). “No había otra alternativa y había un antecedente. Lo que se estudió es dónde tirarlo y decidimos finalmente que el lugar más apto eran los galpones de la arenera”.

Horas después de la intoxicación, la Prefectura notificó al municipio sobre la aparición del tubo en inmediaciones del puerto viejo, con el resultado de tres personas con un cuadro de intoxicación por inhalación del gas.

¿Las culpa fue de los niños?

Las explicaciones brindadas por Zuccotti, luego de admitir el actuar municipal, son sorprendentes. No solo justificó el accionar de la gestión sino que además responsabilizó a las víctimas. “Son unos pescadores que están a 200 metros del artefacto este”, había señalado en conferencia. “Yo supongo que los chicos se acercaron, lo manipularon y lo tocaron, porque si no, no hay otra forma de acceder”.

Zuccotti descarta reclamos legales del municipio hacia la empresa proveedora: “Yo creo que no estaba mal el tubo. No va a haber ningún reclamo legal porque la municipalidad es cliente de la empresa y nunca hubo inconvenientes, y ante una falla así yo creo que hablando se arreglan las cosas”.

El municipio ahora puso en marcha un procedimiento para extraer el tubo. “Lo revisaron y vieron que la válvula estaba toda carcomida por efecto del gas y del ácido y que ya estaba vacía”, dijo.

Gas tóxico

El cloro es un gas tóxico corrosivo y sofocante de color amarillo-verdoso, más denso que el aire. Se puede detectar en el aire por su olor a partir de 3,5 partículas por millón (ppm), siendo mortal a partir de los 1000 ppm. En estado gaseoso irrita las mucosas y en estado líquido quema la piel. Provoca irritación en el sistema respiratorio, especialmente en niños y personas mayores. Una exposición aguda a altas concentraciones puede provocar edema pulmonar, o líquido en los pulmones. Una exposición crónica a concentraciones de bajo nivel debilita los pulmones aumentando la susceptibilidad a otras enfermedades pulmonares. También causa erosión del esmalte y de la dentina.

Es uno de los gases que se genera durante el proceso productivo de los plásticos, producido especialmente durante la obtención de PVC (policloruro de vinilo) y se usó como arma química en la Primera Guerra Mundial. En muchos países se fija como límite de exposición en el trabajo para este gas las 0,5 ppm (8 horas diarias, 40 horas a la semana).








Temas relacionados

Cambiemos   /    Contaminación   /    Ecología y medioambiente   /    Entre Ríos   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO