Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Entre Ríos: huelga de 77 días en aceitera Crushning le gana la pulseada a la patronal

77 días de paro en la aceitera Entre Rios Crushning ante el despido de 17 trabajadores. Una histórica huelga sin precedentes en la zona contada por uno de sus trabajadores a La Izquierda Diario.

Lunes 15 de mayo | 16:09

Sobre la ruta 14, entrando a la ciudad de Gualeguaychu, provincia de Entre Ríos, a los 12 km se encuentra la Aceitera Entre Ríos Crushning .Una de las fabricas más importantes del parque industrial de la zona y de las que más ha crecido. Se dedica a la molienda de soja y producción de productos derivados.
“La empresa comenzó a producir en el Parque Industrial de Gualeguaychú (PIG) en el 2010, procesa mil toneladas de soja por día y ha tenido muchísima ganancia y anunciaron una inversión de 8 millones de dólares en un nuevo sector para producir alimentos balanceados. Sin embargo desde la gerencia siempre nos dicen que trabajan a pérdida”

¿Cómo se desato el conflicto y que medidas tomaron?

Los trabajadores aceiteros veníamos hace tiempo denunciando a la empresa por el tipo de contrato que tiene con las contratistas, donde los trabajadores están fuera de convenio, en condiciones muy precarias y empezamos a exigir que se los pase a convenio aceitero, que sean de planta permanente. Suponemos que como parte de la situación que hay en el país, de ajuste, despidos que llevan adelante el Gobierno y las patronales, la empresa salió a la carga contra nuestra organización sindical para imponer condiciones de mayor precariedad, por fuera de convenio aceitero y buscando imponernos otro convenio, el de Molineros, que los salarios son más bajos y dejan pasar la precariedad con las que contratan estas empresas. También contra nuestra exigencia de defensa de nuestros derechos y condiciones dignas amparándose en el contexto que brinda el Gobierno donde los empresarios pueden hacer lo que se les cante y así despidió a los compañeros.

Desde los despidos arrancamos con la lucha y fuimos desarrollando distintas medidas para pelearla. En diciembre del 2016 lanzaron retiros voluntarios con el argumento de que pensaban reestructurar la empresa, que no estaban obteniendo ganancias sustanciales, que les estaba yendo mal económicamente y querían evitar futuras crisis, entonces intentaban aplicar un plan con varios cambios. No les fue muy bien con esta primer medida, solo 4 aceptaron, los de mayor antigüedad, pero sobre todo porque este argumento de crisis no cerraba por ningún lado porque sabemos que van invertir más de 8 millones de dólares en un sector para producir alimentos balanceados.

“Nosotros conocemos en detalle la plata que ganan, no nos comimos el verso de tal crisis”

En Enero ya de este año, nos dieron días libres porque iban a fumigar en la planta, además es una época donde se hace mantenimiento porque hay que esperar se coseché la soja de los campos para empezar a producir. Estando en ese periodo donde bajan las tareas de los sectores, no hay producción, empezaron a mandar los telegramas de despidos a 17 trabajadores. Desde ese mismo día nos quedamos acampando afuera de la planta durante 15 días exigiendo la reincorporación, se dictó la conciliación obligatoria y volvimos a entrar.

Pasaron diez días y la empresa seguía en su postura de no retroceder con los despidos. Finalizo la conciliación y volvimos afuera para seguir luchando por la vuelta de los compañeros a sus puestos de trabajo. La empresa empezó a denunciar nuestra lucha, a ensuciarnos en los medios locales en los que invierte mucha publicidad, incluso anunciando la inversión en la región y a la vez fomentando todo tipo de calumnia sobre nosotros, pero nos mantuvimos siempre unidos y convencidos de nuestra lucha, en asambleas votamos por unanimidad pelearla hasta que todos estemos adentro.

Sabemos que la soja en este país se volvió el principal cereal en el que invierten los productores agrícolas, los pooles de siembra que junto a empresas como Crushning ganan fortunas y nosotros conocemos en detalle todo lo que se produce, nos querían tomar por tontos. Les pedíamos nos muestren los balances, que argumenten donde está la crisis que les cierra en perdida y nos querían engañar con una hoja de Excel donde había algunos números pero todo chamuyo, nosotros conocemos muy bien cuánta plata ganan, lo cual es contradictorio porque hay gente en carga y descarga que están haciendo horas extras porque no dan abasto y sabemos que tienen que contratar más personal para la puesta en marcha de la nueva planta que anunciaron públicamente. El sector aceitero y sobre todo en derivados de la soja es el que más se enriquece año a año y nos querían meter este verso, de ninguna manera se la dejamos pasar.

“Esta lucha también implicaba pelear por los compañeros que perdieron su vida en la fábrica”

Somos 110 empleados: 20 en las oficinas y el resto es producción y logística.

Somos parte del convenio aceitero todos los trabajadores de planta y siempre exigimos el pase de todos los contratados a planta bajo convenio aceitero. Además se sumaron otros reclamos que hace tiempo no cumplen, como es el tema de la seguridad e higiene porque en 7 años desde que existe la aceitera se accidentaron dos compañeros que perdieron su vida en la fábrica y esto nos unifico como trabajadores para pelear por nuestros derechos, por eso también esta lucha implicaba pelear por nuestros compañeros perdidos, porque no nos pisoteen y nos echen cuando quieren ajustar o no les servimos, porque nuestros cuerpos se van desgastando y dejamos la vida ahí adentro. Por el momento la planta se encontraba paralizada por tiempo indeterminado hasta que reincorporen a todos.

¿Cómo se organizaron para sostener tanto tiempo de lucha?

Nos organizamos para sostener guardias las 24 horas, rotábamos entre los que bloqueábamos en la fábrica y los que salíamos a difundir la lucha en todos lados.

Nos fuimos ganando la solidaridad de la comunidad, la fábrica está ubicada sobre la ruta que entra a la ciudad donde hay mucha circulación y vendíamos tortas fritas, comidas a los trabajadores de la zona, a los camioneros, salimos a recorrer los parques de la ciudad contando nuestra lucha y juntando plata para el fondo de huelga y a la vez para visibilizar el conflicto. Nos traían comestibles de todos lados y empezamos a revertir la campaña sucia de la empresa y ganar simpatía, ya no éramos locos en una carpa, sino trabajadores que defendemos nuestros puestos de trabajo y estábamos convencidos que si nos manteníamos unidos no nos iban a quebrar. Los días pasaban, se hacían cada vez más duros, pero también se complicaba para la empresa que es una mina de oro que sin funcionar, no les servía.

“Durante 77 días acampando fuera de la planta y no bajamos los brazos”

De esto somos muy conscientes y nos fortalecía para pelearla hasta las últimas consecuencias, analizando la situación general debatíamos que no nos quedaba otra que pelearla, que era la única forma de ganarle la pulseada y que además nos volvimos una referencia para los demás trabajadores de la zona y que si bajábamos los brazos no solo perdíamos 17 compañeros, sino que iban a querer avanzar sobre todos nuestros derechos, entonces no había retorno y así llegamos a los 77 días de lucha hasta que ganamos.

¿En qué situación se encuentran ahora y que conclusiones sacan de la lucha?

Se abrió un periodo de negociación y en asamblea fuimos debatiendo las distintas ofertas. Volvimos a nuestras tareas el viernes 12 y los despedidos fueron todos reincorporados salvo 4 que por decisiones y proyectos personales aceptaron la indemnización que conquistamos que sea doble. En cuanto a los días de huelga la empresa quería pagar el 25 % de los días caídos y los trabajadores no aceptamos, se les pidió el 80 % y Llegamos a un acuerdo de que paguen el 70 % de los días caídos en un solo pago ( la empresa quería pagarlo en cómodas cuotas). Esta lucha nos dejó grandes lecciones y sobre todo que demostramos que luchando se puede ganar. Hay una situación de muchos ataques en el país y quieren avanzar sobre nuestras condiciones, sobre nuestros puesto de trabajo entonces hay que dar respuestas, hay que mantenerse unidos para enfrentar los ataques y creemos que sirve para todos los trabajadores este triunfo, para que le paremos la mano a los empresarios que nos quieren arrebatar nuestro trabajo y explotarnos hasta que dejemos la vida en las fábricas. Ahora la empresa está muy enojada, ya desde el primer día nos sacó los bidones de agua, los lugares donde tomábamos mate, asique ya demuestran que van a estar duros, pero nosotros también, todavía tenemos que avanzar sobre la comisión de seguridad e higiene y si toman más personal vamos a pelear porque estén bajo convenio aceitero, entonces esto no termina, nos fortalecimos para seguir peleando con este triunfo.








Temas relacionados

Federación de Trabajadores Aceiteros   /    Aceiteros   /    Paro   /    Despidos   /    Entre Ríos   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO