Internacional

GRECIA

Golpe judicial a Amanecer Dorado en Grecia: fue declarado organización criminal

Tras casi 5 años de proceso judicial, el Tribunal de Apelaciones de Atenas ha sentenciado este miércoles a los líderes de Amanecer Dorado, incluido su líder, Nikolaos Mijaloliakos, culpables de pertenecer y dirigir una organización criminal.

Miércoles 7 de octubre | 17:05

Foto: Atenas (Grecia), 07/10/2020.- Magda Fyssa, madre del rapero antifascista Pavlos Fyssas, asesinado en 2013 por un miembro de Amanecer Dorado, da gracias tras el anuncio este miércoles del veredicto del Tribunal de Apelaciones de Atenas. EFE/PANTELIS SAITAS

Miles de manifestantes trabajadores, jóvenes y activistas antifascistas han celebrado desde primera hora del miércoles la sentencia judicial contra los líderes de Amanecer Dorado, formación política neonazi que llegó a ser tercera fuerza parlamentaria, cuando los azotes de la crisis económica iniciada en 2008 golpeaban con mayor dureza el Estado griego.

El tribunal heleno, presidido por Maria Lepenioti, declaró culpables de pertenecer y dirigir una organización criminal a siete miembros de la cúpula de Amanecer Dorado, entre ellos a su líder, Nikolaos Mijaloliakos. Otras 18 personas han sido condenadas por pertenencia a dicha organización criminal.

El juicio se ha alargado durante más de cuatro años y si bien este golpe, el más esperado, se ha asestado contra su cúpula, el juicio continuará contra el resto de los 43 acusados.

Desde los tribunales ha llegado el golpe que envía al destierro a la formación neonazi. Sus medios difusión online y su página web lleva semanas sin funcionar y sus sedes están en venta, incliuidas su cuartel general de la Avenida Mesogeion y la sede del Pireo, centros de mando donde se coordinaron cientos de ataques durante años, entre ellos el asesinato del cantante antifascista Pavlos Fyssas, conocido como Killah P.

Hay que recordar que Mijaloliakos fue encarcelado en septiembre de 2013 precisamente tras la investigación que siguió al asesinato del rapero y activista de izquierdas Pavlos Fyssas, a manos de un militante de Aurora Dorada, pero ya desde antes venían perpetrando decenas de ataques xenofobos y racistas que pasaron por alto gracias a la conveniencia de las fuerzas policiales y el poder jucial.

No obstante el declive de Amanecer Dorado se remonta mucho antes que la sentencia por organización criminal y su desaparición se han escrito en las calles.

Solo en esta fecha definitiva, más de 200 mil personas se han concentrado para escuchar el veredicto de Lepenioti, en lo que se ha convertido en el segundo mayor seguimiento de un juicio contra el fascismo después de los juicios de Nuremberg tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

La derrota de Amanecer Dorado va más allá de esta sentencia judicial, o el batacazo electoral que supuso quedarse sin representación en el parlamento griego. Aurora Dorada era un partido de extrema derecha que defendía abiertamente una ideología fascistas y neonazi.

No fue la justicia sino la ardua pelea que durante años han mantenido trabajadores, la juventud y el pueblo griego el que ha llevado a Amanecer Dorado a desaparecer, algo que la justicia burguesa solo ha podido certificar, y tarde. Dejando impune la connivencia policial, judicial, política y empresarial con esta formación durante años.

A diferencia de otras formaciones eurófobas o populistas de derecha, Amanecer Dorao defendía explícitamente los principios ideológicos del nazismo y era una organización paramilitar creada a imagen y semejanza de las SA hitlerianas.

Estos aspectos son los que conferían a Amanecer Dorado un carácter distinto a otras formaciones de extrema derecha, como es el caso de Vox en el Estado español. Amanecer Dorado era una estructura paramilitar que durante años cometió ataques organizados a antifascistas, refugiados, personas trans, personas de color, personas de izquierda, trabajadores, etc.

Por ello el tejido construido entre las diferentes organizaciones de trabajadores y de izquierda junto a colectivos antifascistas y barriales en cada una de las poblaciones de Grecia ha sido de crucial importancia para el declive del partido neonazi. Más allá de las grandes movilizaciones contra el partido neonazi, que en Grecia se concentran en el 18 de sepotiembre, aniversario del asesinato de Pavlos Fyssas, desde las coordinadoras no han dejado día sin mostrar su rechazo y manifestarese contra los neonazis.

Esta lucha permitió en dos años (2017-2018) cerrar cerca de 35 sedes que el partido neonazi tenía repartidas por Atenas.

Además de esto los trabajadores, jóvenes y activistas antifascistas griegos han tenido que garantizar también su seguridad en las calles debido a la usual colaboración y conveniencia entre la policia y los miembros de Amanecer Dorado. Y es que con el crecimiento del movimiento contra el partido neonazi, fueron ellos mismos los que se encargaban, protegidos con cascos y palos, de la protección y seguridad de las manifestaciones,

Esa misma relación de Amanecer Dorado con la Policía, y el racismo y la xenofobia que inocularon durante años en la sociedad griega es lo que hace que no se pueda confiar solo en un fallo judicial, sino en las propias fuerzas del movimiento que salió a las calles. Tanto la derecha de Nueva Democracia como el Gobierno neorreformista de Syriza toleraron Amanecer Dorado y su bancada parlamentaria mientras que en la calle actuaban como verdaderas bandas fascistas. La verdadera lucha contra Amanecer Dorado se jugó en las calles.







Temas relacionados

Aurora Dorada   /    Neonazis   /    Grecia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO