Mundo Obrero

GRUPO LEDESMA

Grave: Blaquier ataca al sindicato azucarero por denunciar las muertes por covid-19

En un comunicado en respuesta a la solicitud de un bono extraordinario de fin de año, por parte del secretario general del SOEAIL, Rafael Vargas, la empresa Ledesma SAAI rechaza el pedido por “las numerosas acciones que realizó para frenar la zafra”, en relación a las denuncias por el alto contagio de covid y siendo la empresa con récord de muertes del país en la pandemia. Un grave ataque a los derechos sindicales por parte de la patronal genocida.

Verónica Valdez

@valveritos

Miércoles 13 de enero | 18:18

En un comunicado emitido el 30 de diciembre de 2020, al que este medio tuvo acceso en las últimas horas, la empresa Ledesma SAAI, propiedad de la familia Blaquier, rechaza el pedido de un bono extraordinario de 25.000 pesos solicitado por el secretario general del SOEAIL, Rafael Vargas, el 23 de diciembre último por las tareas realizadas por los trabajadores en la última zafra en el marco de la pandemia del covid-19.

La patronal aduce como principal argumento de su negativa a otorgar este bono extraordinario que el “pedido resulta incompatible con las numerosas acciones que realizó en un año tan difícil con el único objetivo de frenar la zafra de la caña de azúcar”.

Y luego explicita que se trata de las denuncias judiciales, administrativas así como el paro de denuncia ante la escalada de muertes obreras, realizadas por el sindicato azucarero ante el incumplimiento de las medidas sanitarias para proteger a los trabajadores del contagio de covid-19, que llevó a un récord de contagios con 20 muertes obreras en el Ingenio. Dato que Ledesma prefiere omitir en su impune comunicado.

Te puede interesar: Veinte obreros fallecidos por covid-19 en Ledesma SAAI y la empresa sigue impune

A pesar de que nadie puede creer que las medidas tomadas por la dirección del SOEAIL hayan tenido la magnitud necesaria para “frenar la zafra”, y mucho menos estar a la altura de defender la salud y la vida de los azucareros y sus familias en la pandemia, para lo cual era necesario impulsar la organización democrática, confiando en la fuerza de las bases, pelear por poner en pié comisiones de seguridad e higiene de los propios trabajadores, entre otras medidas, a la patronal genocida impulsora de los apagones del terror en 1976, le gustaría que reine la paz de los cementerios.

Por eso, la amenaza emitida en este comunicado contra el derecho a la protesta, es un grave ataque a los derechos sindicales de los trabajadores y una política de disciplinamiento que no puede dejarse pasar.

Mostrando que su impunidad goza de buena salud gracias al aval que le han dado los distintos gobiernos y el régimen en su conjunto, Blaquier cita en su comunicado el fallo de la Sala IV del Tribunal de Trabajo de San Pedro que desconoce el reclamo de los trabajadores, las muertes obreras y avala el accionar de la empresa asegurando que la misma tomó medidas “justas y razonables” en el marco de la pandemia. Del mismo modo, las denuncias realizadas por el sindicato ante el Ministerio de Trabajo de Nación nunca tuvieron respuesta.

Por último la patronal que ha obtenido ganancias por $735 millones en el balance 2019-2020, aduce como argumentos para su negativa a otorgar el bono extraordinario que ha sido “un logro” sostener los puestos de trabajo y otorgar paritarias con el precio del azúcar “prácticamente congelado desde hace 9 meses” y con la industria del bioetanol que “atraviesa una crisis terminal”.

Nada más lejos de la realidad. Recordemos que desde la asunción de Alberto Fernández, Ledesma, que domina el 30% de las ventas en cadenas de supermercados, no se sumó al programa Precios Cuidados. Aceptó ser parte de este programa recién ahora que el gobierno fijó un precio de 62 pesos para el kilo de azúcar minorista. Mientras el azúcar mayorista tuvo un aumento del 37% entre enero del 2020 y enero del 2021.

Así mismo, siendo Ledesma la principal exportadora de cítricos del país, ha sido beneficiada recientemente por la resolución del gobierno nacional de retenciones cero para las exportaciones del sector. Mientras la industria de biocombustibles, lejos de una “crisis terminal” ha sido beneficiada con un aumento del 90% en los precios.

Te puede interesar: Aumento de biocombustibles: sonrién Blaquier y los ingenios del NOA

Ledesma nunca pierde, más aún es parte de los grandes ganadores del país, por eso mientras niega un bono extraordinario a los trabajadores que le pusieron el cuerpo a la pandemia a costa su salud, la de sus familias, y dejando la propia vida, premia a los mandos medios y jefatura con un bono de 40.000 pesos, más un premio por haber aprobado el método de las 6 S (método de orden y limpieza), cuando en realidad son los obreros los que llevan a cabo estas labores.

Mientras, son las y los trabajadores y sus familias los que cargan los costos de la crisis económica, social y sanitaria por las medidas de ajuste impulsadas por el gobierno nacional y provincial.

Pero también son ellos quienes pueden hacerle frente, confiando en sus propias fuerzas y en su organización democrática, coordinando con las y los trabajadores que empiezan a pelear como las y los vendedores ambulantes que pelean por el derecho a trabajar contra la represión y persecución; las y los trabajadores rurales agremiados en UATRE que son también empleados de Blaquier y pelean por el pago de la interzafra; las familias que pelean por tierra para vivir en el nuevo asentamiento de Libertador.

Comunicado empresa Ledesma







Temas relacionados

Trabajadores azucareros   /    Carlos Pedro Blaquier   /    Ingenio Ledesma   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO