Mundo Obrero

ELECCIONES SINDICATO ALIMENTACIÓN

La Bordó pelea por la minoría contra el fraude de Daer

La elección del martes 10 en el STIA fue una jornada plagada de irregularidades y maniobras fraudulentas.

Camilo Mones

Comisión Interna PepsiCo Snacks

Viernes 13 de mayo de 2016 | Edición del día

El número total de votantes es difícil de precisar porque la Junta Electoral no dio sus números y en muchas fábricas los fiscales de la Bordó no pudieron ingresar.

Antes de “sumar” esas fábricas la lista antiburocrática superaba claramente el 20% exigido para obtener la minoría. Además de esto se encuentran impugnadas una importante cantidad de urnas donde se votó sin la presencia de fiscales opositores porque no les dejaron entrar. Ahora comienza una seria pelea por el reconocimiento de la minoría y de los congresales que le corresponden.

La Bordó sin contar esas fábricas ya sumaba unos 750 votos y el total rondaba los 3500. La Verde de Daer tenía en ese momento unos 2500 y la Celeste y Blanca, verdadera colectora de la Verde, no superaba los 300, de los cuales la mitad fueron de Kraft.

La Bordó superó el 20% y exigirá que se reconozcan sus congresales electos.
Las elecciones de Sindicato expresan de forma distorsionada la voluntad de los trabajadores. Aunque es un hecho que la Verde logró recuperar terreno luego de años de paritarias relativamente altas, sólo explicables por el peso de la izquierda en el gremio, es un hecho que los padrones son hechos a medida de la conducción.

No se trata solo de la Junta Electoral que la votan los congresales que en su mayoría son Verdes, sino del hecho de que en el STIA sólo puede afiliarse el que la conducción quiere. Así durante este tiempo cientos de sus amigos consiguieron su carnet de afiliado mientras que los activistas y los votantes opositores que quisieron afiliarse no lo pudieron hacer. De esta forma la dirección del gremio decide quién puede ser parte del padrón y quién no. Es como si un gobierno pudiera decidir que parte de la población puede estar en el padrón electoral y quiénes no.

En Kraft ganó el clasismo

Siendo la principal fábrica del gremio, en noviembre había ganado una nueva Interna conformada por el PCR y sectores que diciéndose independientes militan en común con la Verde y destilan mucho más odio hacia los sectores combativos y la izquierda que hacia el burócrata mas corrompido. Habían ganado por los votos de la Verde que hace años no se presenta pero da “la orden” a sus simpatizantes para que voten al PCR y a los “independientes”.

Esta vez la elección dio un importante triunfo para la Bordó con 262 votos contra 246 verdes y escasos 169 votos de la Lista de la Comisión Interna. La caída de la interna es realmente enorme y sólo se explica porque los votos con los que obtuvo sus cargos, sencillamente no son propios. Esta elección sirvió para dejar esto totalmente en claro. Sectores de la izquierda como el PO que llamaron a votar de forma indistinta a la Bordó o a la Celeste y Blanca deberían tomar nota de este hecho.

En PepsiCo la Bordó perdió debido a que la Verde afilió luego del 2012 a varias decenas de trabajadores que ingresaron en este tiempo mientras la patronal consiguió retiros “voluntarios” mediante cifras millonarias, de unos 50 afiliados de la Bordó mientras la afiliación está vedada para los sectores combativos que resistieron la ofensiva patronal. Si estás con los “zurdos” Daer no te deja afiliar. Pese a esto en las elecciones de comisión interna hecha hace poco tiempo, la Bordó se impuso, sin apoyo de nadie más que de los propios trabajadores afiliados o no.

En Kraft Planta Victoria (ex Stani) el triunfo de la Verde fue por pocos votos, 130 a 98, achicándose la diferencia de la elección pasada, lo que preanuncia una disputa muy cerrada para la elección de Comisión Interna de este año.

En Felfort el resultado fue parejo, con leve superioridad de la Verde, en una fábrica donde puede votar una pequeñisima parte de los trabajadores.

En el resto de las fábricas donde prima el control de la Verde, la Bordó sacó de promedio un 15%. Además de esto, la Bordó logró un importante triunfo en Lodiser.

La Celeste y Blanca del PCR y los amigos de la Verde, hizo un papel lamentable. Jorge Penayo de ese partido y de la Interna de Kraft rechazó la invitación a unirse a una lista opositora sin amigos ni colaboradores de la Verde. Prefirió seguir el camino de la “unidad’ con los que están unidos a la Verde y terminó último en Kraft y en todo el gremio.

La Bordó desarrolló una importante militancia. Mas de 400 compañeros entre candidatos y avalistas y luego 130 fiscales que recorrieron las fábricas durante el día entero. Muchos de ellos entraron a trabajar a las 22 hs, salieron a otras fábricas a las 3AM y se quedaron hasta las 18 para luego llevar la urna y el acta al Sindicato. Ellos fueron los que pelearon los votos en las líneas y los que salieron a muchas fábricas a militar por sus ideas.

La Bordó luchó y seguirá la lucha por conquistar congresales para los trabajadores que Daer no quiere reconocer. Durante la campaña planteamos que era necesario un sindicato recuperado por los trabajadores para enfrentar a patronales que se envalentonan con el gobierno de Macri y sus ajustes. Los próximos años serán de mayor lucha posiblemente y la clave de una corriente verdaderamente combativa será poder organizar a cientos y movilizar a miles para poder pelear contra las patronales, la burocracia y el gobierno.







Temas relacionados

Rodolfo Daer   /    Trabajadores de alimentación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO