Política

POLÍTICA

La carta de Alberto Fernández a Joe Biden: “Su asunción plantea un horizonte de esperanza”

El presidente argentino le hizo llegar hoy una carta a su colega recientemente asumido. ¿Qué dice? Las expectativas en la nueva gestión demócrata.

Jueves 21 de enero | 14:19

"Le escribo estas líneas para augurarle el mejor de los éxitos en su nueva administración. Su asunción plantea un horizonte de esperanza en un mundo que nos interperla con desafíos humanitarios inéditos" comienza la carta que le envió hoy Alberto Fernández al presidente norteamericano Joe Biden. “Frente a esta crisis planetaria, se requiere que prevalezca un espíritu de fraternidad, convergencia y puentes de solidaridad construidos en comunión de intereses porque `nadie se salva solo´ en esta instancia de nuestra historia", continúa el texto.

La misiva fue difundida por Presidencia cerca del mediodía.

En el segundo párrafo dice que "el Gobierno de la República Argentina se encuentra listo y esperanzado en poder cimentar con su administración una agenda de trabajo compartida, creativa e innovadora que ponga énfasis en el futuro y esté nutrida de valores comunes".

Te puede interesar: El discurso de Joe Biden: sin anuncios y con un llamado vacío a la unidad

Además Fernández le plantea a Biden que "se trata de consolidar una esperanza realista que contribuya a profundizar una democracia con pleno respeto al desarrollo humano integral, la preservación de nuestra `casa común ambiental´, la inclusión de los más postergados a más amplios niveles de justicia a través de niveles público-privados, la lucha contra el crimen organizado y la consolidación de la transparencia e integridad, con pleno respeto a los derechos humanos".

En ese sentido, destaca algunos de los primeros anuncios de la nueva administración: "celebramos su decisión de restaurar la confianza y participación de su Nación en dimensiones multilaterales globales -como el Acuerdo de Cambio Climático y la reincorporación a la Organización Mundial de la Salud- porque estamos convencidos de que contribuirán a potenciar la agenda ecológica, la atención de la pandemia y el resguardo de la Paz Mundial.

Más abajo Fernández destaca los antecedentes que tendría Biden de relación con la región. "Lo sé conocedor en cuerpo y alma de la realidad de América Latina y su experiencia y sensibilidad serán también muy importantes para nuestra región, asediada como Ud. sabe por múltiples desafíos de inequidad, violencia y endeudamiento insostenible".

Finalmente vuelve sobre la cuestión de la relación bilateral: "Argentina, que se encuentra actualmente en un esfuerzo histórico de reconstrucción económica y social, le desea el mejor de los éxitos en su gestión y le reitera su plena disposición a encaminar de inmediato una etapa de integración constructiva y práctica que beneficie a nuestros pueblos y sus sueños de prosperidad y felicidad". Entonces plantea la intención de verlo personalmente pronto.

Te puede interesar: La tarea de Joe Biden: restaurar la degradada legitimidad institucional

Lo cierto es que Biden es un “conocedor” de América Latina. Como analizamos ya en La Izquierda Diario, durante su periodo como vicepresidente de Barack Obama (2009-2017), fue el encargado de llevar las relaciones con los países latinoamericanos. Realizó más de 15 viajes a la región. Sin embargo, es importante recordar que, durante el mandato de Obama y detrás de sus amables discursos, comenzaron a implementarse las duras medidas de persecución y deportación de migrantes. Durante los primeros años de su mandato hubo un mayor número de deportaciones que con Trump, en tanto que el republicano profundizó la xenofobia y el racismo. Esta política de Obama fue ampliamente respaldada por Biden.

Como primera medida para la región el candidato a secretario de Estado, Anthony Blinken, ha declarado públicamente que se continuará reconociendo a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, algo apoyado tanto por Trump como por otras potencias imperialistas.

Si bien anunció la suspensión de la construcción del muro con México, mantiene los acuerdos de cooperación con México y Centroamérica para detener a los migrantes en las fronteras, como estamos viendo estas semanas.

Las expectativas planteadas por Fernández sobre la posibilidad de que Biden se transforme en un referente para los “desafíos humanitarios inéditos" que tiene el mundo, así como la apelación a “un espíritu de fraternidad, convergencia y puentes de solidaridad” o la necesidad de “profundizar una democracia con pleno respeto al desarrollo humano integral” parecen contradictorios con las perspectivas de la administración demócrata.

Biden no deja de representar la máxima autoridad de la principal potencia imperialista, hoy apoyada por casi todo el establishment, del cual son conocidos sus métodos para intentar imponer sus intereses. Difícil pensar en EE.UU como un referente en cuestiones que tengan que ver con la fraternidad, la solidaridad, la salud mundial o el medio ambiente, envuelto en una crisis sin precedentes y en medio de una disputa creciente con China.

De cualquier manera, Fernández ve en el cambio de gestión una posibilidad de mejorar sus negociaciones con el FMI, donde EE.UU. tiene pesos, y deben definirse este año.

Por la situación política de Estados Unidos, si bien intenta diferenciarse del derechista Trump y ha adelantado medidas que buscan responder a las expectativas de algunos de sus votantes, está claro que Biden no está interesado en crear un sistema más democrático ni impulsar reformas estructurales, sino más bien en relegitimar las instituciones que han sido empañadas por los años de Trump. Enmarcando los últimos meses como un triunfo de la democracia sobre la extrema derecha, pinta a Trump como una anomalía y se propone reforzar el poder represivo del reaccionario y racista Estado norteamericano.







Temas relacionados

Alberto Fernández   /    Joe Biden   /    Estados Unidos   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO