Deportes

FUTBOL

La mirada de una final histórica

En una tarde llena de emociones, con cierres de ciclo esperados con ansias, se vivió una gran final, que dejó momentos y testimonios que muestran lo difícil que fue todo lo previo a la llegada de esta nueva final Internacional en Sudamérica.

Sábado 23 de enero | 19:30

Foto: Télam

Nadie puede negar que con el cierre de esta Copa Sudaméricana y a una semana de la final de la Libertadores, se termina uno de los peores años a nivel deportivo de la historia. Quizás sólo superado por la época de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

La organización, Conmebol mediante, tuvo que montar un gran evento por lo que significa una final de Copa Sudamericana, con los condimentos casi tan similares como los que se le ponen a la comida de un hipertenso. Dicho de otro modo, faltaron las libertades que antes de la pandemia podía haber en una final de Copa, como por ejemplo la presencia de ambas parcialidades.

Sí había familiares, dirigentes y allegados de ambos lados. De hecho cuando finalizó el partido y los jugadores de Defensa levantaron la Copa, se les permitió a los hijos, madres, padres y esposas saltar al campo de juego a abrazarse con los suyos, no es para menos, esa gente es todo lo que está bien porque se banca días y semanas enteras sin poder ver a los suyos por su profesión.

Pero no fue el único momento emotivo que tuvo la tarde cordobesa, porque ni el calor ni el Covid-19 iban a impedir un hermoso homenaje que la organización le rindió al Campeón del Mundo Mario Alberto Kempes, quién ingresó antes del partido con la Copa Sudamericana al estadio, que por cierto, lleva su nombre. En un encuentro con La Izquierda Diario en la zona de vestuarios, el Matador mostró toda su felicidad por la invitación y la oportunidad de participar que le dieron.

Pero no fue la única emoción de la tarde, ya que Hernán Crespo tuvo una dedicatoria especial diciendo: “Que mis hijas hayan visto el mejor partido de la historia de Defensa es un orgullo. Hacía un año que no veía a mis hijas”. Claro, porque las hijas del ex goleador de River y la Selección Argentina viven en Italia, mucha emoción contenida para el entrenador al celebrar en el campo de juego con su familia.

El otro que pudo desahogarse fue Braian Romero, quién fuera elegido por la Conmebol como el mejor jugador del certamen. “En la pandemia me tocó que no me tengan en cuenta, fue un golpe duro, tuve que buscar club” y vaya si eligió bien su destino el ex Independiente, campeón y goleador.

Lo cierto es que a pesar de todo, a pesar de las limitaciones de una sala prensa con capacidad reducida, de la ausencia de una zona mixta donde entrevistar a los jugadores, no hay tela de barbijo que pueda ocultar la sonrisa de todos. Los jugadores, el cuerpo técnico y los periodistas pudieron alcanzar el objetivo de ser parte de un gran espectáculo, a la altura de una final de una de las copas más importantes del continente.

También podes leer: Copa Sudamericana: el Halcón voló alto y alcanzó una estrella







Temas relacionados

Defensa y Justicia   /    Lanús   /    Copa Sudamericana   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO