Política

SE TENÍA QUE DECIR

Los poderes oscuros de la derecha

Detrás del banderazo, los grandes empresarios se hacen eco de estas protestas. El caso Ledesma en Jujuy con récord de muertes obreras por covid-19, y los que tiran leche en las rutas por negarse a los reclamos de los trabajadores. A la derecha se la deja avanzar o se la enfrenta.

Jesica Calcagno

@Jesi_mc

Jueves 20 de agosto | Edición del día

LOS PODERES OSCUROS DE LA DERECHA | Empresarios y policías empoderados #STQD - YouTube

El 17 de Agosto un banderazo que convocó nuevamente a un amplio espectro de la derecha que se une por dos cosas: su oposición al gobierno y la defensa de la propiedad privada que fue como empezaron estos banderazos con Vicentin. Eso es lo que une a liberales que se referencian en Milei, Espert, con referentes de Juntos por el Cambio.

Nunca faltan en este tipo de marchas la expresión de los valores que atraviesan a esta derecha variopinta: hablar de la ideología de género porque se oponen a los derechos de las mujeres y las disidencias, odian el comunismo porque defienden a ultranza la gran propiedad, llevaron carteles que decían “ni un policía menos” porque piden mano dura contra los pobres, quieren darle más poder a las fuerzas que matan y desaparecen pibes.

Algunos manifestantes levantaron también su rechazo a la reforma judicial que impulsa el gobierno, pero más como excusa para hablar de la corrupción ajena y esquivar la propia. Y se les sumaron esas voces bizarras que hablan del nuevo orden mundial y niegan la existencia del covid-19.

Hay que decir igual que es más grande su repercusión mediática que lo que en verdad movilizan. Y por supuesto esto colabora a crear una opinión pública de un lado y del otro de la grieta. Pero si nos corremos un poco de los relatos y discursos, aparecen más los poderes reales que hay detrás y las consecuencias para millones de personas.

¿Qué pasa cuando se permite que la derecha gane fuerza? Vamos por el tercer banderazo, y en todo este tiempo se fueron retroalimentando con decisiones que tomó el gobierno de Alberto Fernández: ceder a Vicentin, con las grandes fortunas, y hasta en el senado cediendo al lobby del Grupo Clarín para que los incluyan en los beneficios impositivos de la moratoria.

¿Cuáles son las consecuencias cuando esta derecha va ganando protagonismo y empuje? No son discursivas, son materiales.

Ya venimos viendo también las consecuencias de empoderar a las fuerzas represivas y ministros como Sergio Berni. Más poder a la bonaerense termina en casos como la desaparición de Facundo Castro. Lleva a las 92 personas que mataron fuerzas policiales desde que empezó la cuarentena. Esto pasa cuando se cede a los pedidos de más presencia policial con discursos punitivistas. Berni, no por nada, tiene 42 de esas muertes en la Provincia de Bs. As.

Quería compartirles dos ejemplos que empoderan más a los grandes empresarios. El primero: lo que está pasando en la provincia de Jujuy, particularmente en Ledesma. Hasta junio Jujuy no tenía ni un fallecido y prácticamente ningún caso. Los banderazos de la derecha empezaron el 20 de junio, por Vicentin. Hoy la provincia alcanza los 5360 casos y 117 fallecidos. En menos de dos meses. El foco está en el Departamento de Ledesma, donde está ubicado el complejo de la familia Blaquier, de las más ricas del país. Tiene el récord de obreros fallecidos en una empresa: ya son 12 y los contagios se acercan a los 400.

Esos testimonios compartíamos en el programa Alerta Spoiler de La Izquierda Multimedia el 11 de agosto.

Así trata esta empresa, con pasado ligado a la dictadura militar, a los trabajadores. Ni barbijos les querían dar. Ayer Alejandro Vilca, diputado provincial del FIT-PTS, nos contaba que el departamento Ledesma tiene un caso de covid cada 67 habitantes. El gobernador de Jujuy de Juntos por el Cambio, Gerardo Morales oculta lo que pasa en esta fábrica, ni siquiera se anima a nombrar a este gran monopolio de la familia Blaquier que se maneja con total impunidad.

Estas son las consecuencias de permitir que la derecha avance: un crimen social donde los trabajadores pagan con su vida las ganancias de Ledesma.

Este desprecio por los trabajadores que tienen estos grandes empresarios está en su ADN. Pero su impunidad tiene una cadena de responsabilidades políticas. El Ministerio de Agricultura, ganadería y Pesca de la Nación, Luis Eugenio Basterra del Frente de Todos, elaboró un protocolo con varias cámaras empresarias del sector, entre ellas la COPAL de la que es parte la fábrica Ledesma. Los fundamentos del protocolo ya son toda una declaración de las prioridades, dice: “brindar mayores garantías para la continuidad de la producción". Este debe ser el único punto de todo el protocolo que cumple la empresa Ledesma.

Por eso resulta tan impotente la respuesta del gobierno nacional a las protestas de la derecha, que para cuestionarlas se focalizó en el argumento sanitario diciendo que la marcha fue irresponsable por la pandemia. ¿Y ustedes vieron al gobierno nacional tomar alguna medida con estas grandes empresas como Ledesma que están matando a los obreros que son obligados a ir todos los días a trabajar sin protección? ¿Cómo entra esta realidad en las conferencias de prensa del presidente y los gobernadores? Hablar de responsabilidad individual mientras las empresas actúan con esta impunidad le pone cemento y cal a una pandemia de clase: los ricos se contagian bailando y los pobres trabajando.

Darle fuerza a la derecha es darle impunidad a estos empresarios que se hacen eco de los banderazos. Sino, miremos el segundo ejemplo de qué pasa cuando se empodera a la derecha. Ayer terminó el paro por 24 horas de ATILRA, la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera por un reclamo salarial. Un sector que siguió trabajando durante toda la cuarentena, no paró de facturar. Por el paro se produjo un excedente de almacenamiento de leche.

El gremio había ofrecido a los empresarios que, para que no se tire la leche, los trabajadores estaban dispuestos a recibirla y procesarla siempre y cuando la leche sea donada a los sectores más castigados y vulnerables de la sociedad, como las y los niños. ¿Cómo contestaron los empresarios? Tirando todos esos litros de leche. En un país donde el 60% de los pibes son pobres y pasan hambre.

Este es el poder que crece si avanza la derecha, el de estos miserables. Y estos empresarios tuvieron cara encima para decir con sus voceros que piensan que el pedido de aumento salarial es “un reclamo irracional dada la situación en general". Ellos hablando de irracionalidad.

Detrás de los banderazos están ellos. No hay lugar para tibios, la calle no se regala. A la derecha se la deja avanzar o se la enfrenta.






Temas relacionados

Derecha   /    Ingenio Ledesma   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO