Política

CUARENTENA

Maestra y su hijo golpeados y detenidos por la Policía de Mendoza en un supermercado

El pasado 24 de Marzo, una maestra y su hijo fueron atacados y violentados por la policía en un supermercado de Godoy Cruz. Tras el incidente, fueron llevados a la comisaria e imputaron a ambos

Domingo 29 de marzo | 00:33

Causa gran indignación un audio de una maestra que recorre distintos grupos de Whattsapp. Sandra Martínez relata cómo vivió en primera persona la violencia policial y su impunidad en un día histórico, donde seguimos diciendo que fueron 30000 las y los detenidos desaparecidos, que no perdonamos, no olvidamos y no nos reconciliamos y las mismas fuerzas armadas de ayer con licencia para hacer lo que quieran.

También en el audio relata la homofobia con la que se dirige el policía a su hijo, por su elección sexual. En tiempos donde el gobierno nacional hace alarde de la Ley de Educación Sexual Integral, estas fuerzas policiales siguen persiguiendo y maltratando a aquellas y aquellos que rompen con el binarismo impuesto por el sistema patriarcal.

El audio comienza, "mi nombre es Sandra Martínez, soy docente titular de la escuela 1110 Manuel Láinez y docente suplente de la escuela 1116 Dr. Tomas Godoy Cruz. Este es un relato sucedido el día martes 24 de marzo, apropiadamente a las 13.30 en el supermercado Walmart de Palmares cercano a mi domicilio”.

“Ingreso acompañada de mi hijo Mauro, empleado de 26 años, la señora de seguridad me pregunta si somos de la misma familia. Le aclaro que es mi hijo, estábamos distanciados 2 metros como dice la ley, pero que él tiene su propio núcleo familiar, que vive con su pareja y yo vivo con mi esposo e hija”.

Te puede interesar: [Video] Policías dispararon contra los vecinos en un barrio de Rosario

“Cuando ingresamos me dice la señora de seguridad, ‘dígale que tiene que agarrar un carro’, yo sí llevaba uno. A la distancia, le digo a mi hijo, ‘Mauro tenés que llevar un carro’ y me responde ‘mamá voy a llevar dos cosas, tengo poca plata’. Cuando voy por el pasillo de perfumería veo que un policía se viene acercando a mi hijo que se encuentra a dos pasillos, le grita ‘he pendejo, no escuchaste que tenés que agarrar un carro’, mi hijo ya había tomado lo que iba a comprar, y le responde ‘sólo llevo estas dos cosas’. Nuevamente el policía le dice ‘pero no sabés que tenés que llevar un carro’, entonces Mauro le argumenta ‘no quiero contaminarme, agarrando un carro solo llevo estas dos cosas’. Entonces el policía empieza a gritarle, allí me acerco y le pregunto al oficial que sucede y le comento que es mi hijo. Nos dice que estábamos violando el artículo. Le digo ‘mire, yo vivo con mi núcleo familiar y él vive con su novio’, el policía me replica ‘ah es putito el pendejo’ e insistentemente le vuelve a reclamar que agarra un carro”.

“Mi hijo para salir de la amenazada, camina hacia adelante para agarrar el carro al lado de la caja. El policía lo persigue y le dice ‘eh pendejo picudo, querés que te cague a patadas’. Volví a intervenir y le dije que porque lo trataba así, el policía vuelve a gritarle y en la línea de caja lo barre con el pie”.

“Mauro cae y el policía sobre él, le coloca la rodilla contra el pecho y le empieza a pegar piñas de una forma alevosa, yo comencé a gritar y pedir auxilio. Mi hijo le preguntaba ‘¡que te he hecho!’, ‘¡No entiendo porque haces esto!’. Yo le gritaba que lo soltara, que no habíamos hecho nada, el policía enfurecido, enceguecido, lo golpeaba sin parar”.

"Mi hijo lloraba pidiéndole que lo suelte, que no puede respirar, le pide ‘perdón’ sin entender porque tanta violencia. Yo le pido que lo suelte que tiene un soplo en el corazón, entonces lo tomo del chaleco para que Mauro pudiera respirar y me empieza a dar codazos".

"Vino gente del Walmart pero no me ayudaron, una señora se puso a filmar y la sacaron. El policía me amenaza y dice ‘que a mí también me va a imputar’. Mi hijo se levanta y toma sus pertenencias que estaban desparramadas por el piso, nos llevan a un rincón del supermercado, y caen 4 patrulleros, con 15 policías. Un despliegue enorme, nos esposaron y nos llevaron, a mí a sanidad, no me bajaron, sólo me hicieron unas preguntas, si tenía lesiones y si había estado de viaje".

"Nos llevan a la comisaria, nos requisan, entra un policía e interroga a mi hijo diciéndole si le había pegado al policía, le responde que no. Yo intervengo diciéndole q el policía le había pegado. Me mira fijamente y me dice: "sra los policías no pegan". Me sentí amenazada justamente el 24 de marzo día de la memoria, la verdad y la justicia, sentí que estaba en esa época".

"Nos llevaron a celdas separadas 6 horas, luego nos llevaron a la fiscalía y nos hicieron leer una carta que decía que habíamos golpeado al policía, le dieron 15 días de licencia. Estoy tranquila porque se que hay cámaras, aunque ruego que no desaparezcan, para se puedan ver los hechos”.

“A mi hijo nunca lo llevaron a sanidad para constatar que tenía golpes. No dije nada en ese momento porque sentí el terror e intimidación como en la dictadura del 76. Volvimos a nuestras casas a las 20 hs. con mucha bronca, impotencia, soledad, todo lo que deben haber sentido aquellas personas en aquellos años, lo viví en carne propia”.

“Estoy angustiada porque en 2020, pasan estos abusos con personas decentes, no tengo antecedentes. Comprendo y tengo claro la emergencia que estamos viviendo y acompaño cada paso, tengo 55 alumnos a cargo, todos los días las 24 horas pendientes de ellos. Tengo una causa penal que no merezco ni se merece mi hijo y siento una desprotección enorme y absoluta vulnerabilidad de mis derechos”.

También podes leer: Mendoza: cuarentena, fuerzas policiales, xenofobia y más

El audio de Sandra muestra claramente que ni la policía, ni el gobierno protege a las mujeres, les jóvenes y les trabajadores. Esta para proteger los intereses de las empresas como Walmart que observaron todo y dejaron que a un cliente le pegaran y violentaran sin mover un solo dedo.

La maldita policía con licencia para hostigar a los barrios más pobres, para someterlos a torturas y vejámenes, se siente con impunidad. Este 24 de marzo dijimos que las mismas fuerzas de ayer son las mismas fuerzas de que hoy, no fue una inconducta sino un genocidio.

Sandra, una maestra que fue con su hijo a comprar al supermercado, fue víctima de esta violencia, el Estado es responsable.







Temas relacionados

Brutalidad policial   /    Policía de Mendoza   /    Libertades Democráticas   /    Mendoza   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO