Política

Peligran libertades democráticas

Más poder a los que reprimen: fuerza especial de la Bonaerense llegó a Escobar

Esta semana empezó a funcionar en este distrito el Grupo de Apoyo Departamental (GAD), un comando profesional especialista en reprimir protestas y asesinar jóvenes. Una fuerza que pidió la “gente de bien” según dichos del intendente de esa localidad.

Rodrigo Lescano

Redacción Zona Norte Gran Buenos Aires @lescano559

Viernes 18 de septiembre | Edición del día

“Estamos poniendo en funciones a casi 50 hombres que tienen una preparación especial, que están muy bien entrenados y cuyo rendimiento es mucho más amplio que el de un policía común” comentó el ministro de Seguridad Sergio Berni este miércoles en la inauguración de la primer base operativa del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) en Escobar que funcionará en el barrio 24 de Febrero, de la localidad de Garín, a la vera del ramal Pilar de la autopista Panamericana.

Esta división de la Policía Bonaerense está compuesta por efectivos capacitados por el Grupo Halcón y depende jerárquicamente de la Jefatura Departamental Escobar. Su tarea principal es “la resolución de casos de delitos complejos, vinculados en su mayoría al combate contra el narcotráfico y el crimen organizado”, hechos que son generalmente orquestados por el aparato policial.

Te puede interesar: La extorsión de la Policía Bonaerense: ¿y ahora qué?

La llegada del GAD contó con el apoyo del intendente del Frente de Todos Ariel Sujarchuk. Para él, la instalación de esta fuerza especial permitirá la lucha contra “el delito”. Sin embargo, esta división de la bonaerense tiene en su accionar represiones a protestas sociales y casos de gatillo fácil. La presencia de estos oficiales pone en peligro las libertades democráticas de los trabajadores, mujeres y jóvenes escobarenses.

Una fuerza especial para reprimir

Cerca del mediodía del lunes 26 de diciembre de 2016, los vecinos del barrio José Hernández de Pergamino decidieron cortar la Ruta 8 luego de esperar más de un día entero con sus casas tapadas de agua por una inundación y sin ningún tipo de asistencia estatal. El gobierno de Javier Martínez (Juntos por el Cambio) respondió el reclamo con tropas de Gendarmería y GAD que llevaron adelante una brutal represión con balas de goma y palazos, dejando como resultado a hombres, mujeres y niños heridos y tres detenidos.

Dos años después, en Quilmes y acompañados por la bonaerense, reprimieron a un grupo numeroso de vecinos que realizaba una protesta en la vía pública después de varios días sin el servicio que brinda Edesur.

El pasado 27 de febrero, estas dos mismas fuerzas llenaron de balas de goma a los obreros de Cresta Roja. Era en el marco de una medida de fuerza por la reincorporación de despedidos en la Planta II de la fábrica, ubicada en Esteban Echeverría. Hubo un saldo de 15 trabajadores con heridas leves.

“Déjenlo ahí; es un chorrito”

Ignacio Seijas, de 17 años, quedó ciego luego de que policías del Grupo Apoyo Departamental le dispararan perdigones a la cara, en un procedimiento en Lomas de Zamora en el que se equivocaron de casa. “El día que quisieron matar a mi hijo, hicieron retener la ambulancia 40 minutos. En el hospital, yo podía verlo sólo cinco minutos cada dos horas. Oí a dos oficiales decirle a los médicos: ‘Déjenlo ahí; es un chorrito’, para que reciba la menor atención” comentó el padre de Ignacio para el sitio El Cohete a la Luna. El agente que efectuó los disparos fue liberado por la Justicia dos meses después de ocurrido el hecho.

Rostro de Ignacio Seijas luego de recibir los disparos

El desprecio a las vidas de las barriadas obreras siempre fue parte de la profesión del GAD. En mayo de este año Yanina Vozza hizo público la situación que vivió en su domicilio de Villa Gesell tras un procedimiento policial. Fue golpeada en frente de sus hijos.

Matar a los pobres es también parte de su labor. Un niño de 14 años fue asesinado en julio del 2017 en San Martín por un efectivo policial integrante del GAD. Según los vecinos, se escucharon catorce disparos.

“No pasa nada, no tengo nada” fueron las últimas palabras de Miguel Da Silva quien fue asesinado en 2010 por el oficial de la Policía Bonaerense Juan Sebastián Álvarez, entrenado por este grupo, en el barrio Satélite de Moreno.

Para “la gente de bien”

El arribo del GAD a Escobar se da en un contexto de mayor poder de fuego de la Policía Bonaerense, producto de las últimas políticas represivas aplicadas por el gobierno nacional y provincial. “Esto significa más herramientas, más recursos tecnológicos y más efectivos para responder a las demandas de la gente de bien” expresó el intendente Sujarchuk para el sitio Que Pasa Web.

Ariel Sujarchuk junto a Sergio Berni en la inauguración de la base del GAD

Lo que no dice el alcalde, quien expresó en una entrevista radial semanas atrás que hay que “eliminar las tomas de tierras”, a la única demanda que responde esta política de "seguridad" es a la de los dueños del poder político y económico, “la gente de bien”. Son ellos los que usan esta fuerza policial para reprimir, controlar y criminalizar a las mayorías.

Los trabajadores del Sanatorio Plaza de esa localidad todavía no recibieron respuestas ante el pedido de reapertura de su lugar de trabajo. Los vecinos que fueron desalojados de las tomas de Garín en el 2019 nunca recibieron viviendas dignas. Tampoco los que hoy ocupan terrenos en Belén de Escobar. Para ellos, “la gente de mal”, se preparan los palos y balas de goma del GAD.







Temas relacionados

Ariel Sujarchuk   /    Escobar   /    Policía Bonaerense   /    Represión policial   /    Sergio Berni   /    Gatillo fácil   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO