Mundo Obrero

POLITICA

Neuquén: frente a los ataques del gobierno unidad, organización y lucha

Un aporte a la discusión sobre la coordinación de los sectores combativos en la región.

Yazmín Muñoz Sad

Secretaria de DDHH y género ATEN Capital

Andrés Blanco

Secretario Adjunto del Sindicato Ceramista de Neuquén

Domingo 3 de junio | 22:17

El gobierno de Macri viene profundizando su plan de ajuste a tono con el acuerdo con el FMI. El reciente veto de la ley que limitaba los efectos del tarifazo va en ese sentido. La falta de una respuesta inmediata y contundente de las centrales sindicales nacionales obliga a la clase trabajadora a responder por sectores, dando luchas ejemplares como la reciente huelga docente en Neuquén que le torció el brazo al gobierno de Gutiérrez y sus punteros, la lucha de los mineros de Río Turbio que lograron reincorporar a los trabajadores que no aceptaron los retiros voluntarios o la actual lucha del Subte en Buenos Aires, que viene resistiendo la represión y los intentos de desconocer la organización gremial de los trabajadores.

En la provincia de Neuquén se vienen tiempos más agitados. Ya lo mostró el año pasado el desalojo de MAM, donde balearon al compañero Raúl Godoy, el más grave de decenas de heridos, la huelga de ATEN que tuvo que enfrentar los ataques de los punteros y las medidas autoritarias del gobierno y lo está anunciando la preocupante situación de la PIAP sometida a un proceso de vaciamiento desde el gobierno nacional. El ahogo económico a las gestiones obreras ceramistas, las amenazas o intentos de despidos en el petróleo, los conflictos en el sector de comercio, la política de vaciamiento de la Salud pública con la que se ha alineado la propia conducción de ATE, son todas señales de alarma de los ataques en curso y los nuevos ataques que se preparan.

La conducción de la CTA de Neuquén se ha alineado abiertamente con el gobierno de Gutiérrez. Sacándose fotos con el gobernador en medio de la huelga docente, yendo a la legislatura provincial a aplaudir a los diputados del MPN que proponían imponer el presentismo para los docentes y sobre todo no llamando ni a un solo día de paro durante los 44 días que duró el conflicto de ATEN. Ahora anuncian que van a parar si llaman la CGT y la CTA a nivel nacional. Pero la subordinación cada vez mayor al partido provincial, al que son totalmente funcionales, es imposible de ocultar. Es necesario organizarse desde cada lugar de trabajo y exigir que ésta conducción rompa la tregua con el gobierno y llame a paro y plan de lucha en rechazo a la política del gobierno nacional.

El 19 de mayo realizamos en Neuquén un Encuentro de trabajadores que generó un amplio pronunciamiento a favor de la huelga de ATEN, con la participación de delegaciones de otros lugares del país, representantes de distintos conflictos de la región y militantes de las tendencias de izquierda. Fue un paso adelante para rodear el conflicto de solidaridad ante el intento del gobierno y la cta de dejarla aislada. También permitió señalar la necesidad de la coordinación y la lucha en común.

Consideramos que la forma de avanzar en este camino es desarrollar una coordinación efectiva profundizando la solidaridad con los conflictos en curso: por el triunfo de los obreros de MAM, en defensa de las gestiones obreras, en defensa de la PIAP, por los reclamos del movimiento de mujeres, promoviendo la movilización contra los tarifazos y empezando a discutir cómo enfrentar la reforma laboral y las medidas de ajuste que impondrá el plan del FMI para el conjunto de los trabajadores.

Históricamente, la experiencia de la Coordinadora regional del Alto Valle fue un ejemplo a seguir en este sentido. Se trata de acumular las fuerzas de los trabajadores en lucha junto a los sindicatos y agrupaciones clasistas y combativas, para fortalecer cada una de nuestras luchas, exigiendo a las centrales y grandes sindicatos, concentrando la fuerza necesaria para imponer a la burocracia medidas de lucha contundentes que estén a la altura de los ataques: paros nacionales, plan de lucha, en el camino de la huelga general.

Siguiendo ese ejemplo, consideramos, que una Coordinadora debería funcionar en base a mandatos de las asambleas, comisiones directivas abiertas al activismo, cuerpos de delegados y todas las formas de decisión y discusión que permitan la participación directa de la base. Y no como proponen otras corrientes o dirigentes, que promueven una coordinación en base a los acuerdos entre “secretarios generales”.

Por otra parte, la puesta en pie de un organismo de estas características, que puede marcar un camino a miles de trabajadores en la región, debería tener una serie de puntos programáticos para enfrentar el plan del gobierno, como el no pago de la deuda, la expropiación de toda fábrica que cierre o despida, la nacionalización de los servicios públicos entre otros puntos. Así como incorporar a todas las tendencias de izquierda que son las que siempre acompañan las luchas obreras.

Conquistar la unidad de los trabajadores con el movimiento estudiantil, el movimiento de mujeres, el pueblo mapuche, los movimientos en defensa de los ríos y lagos, es el camino para enfrentar las políticas del MPN y Cambiemos, frente a las cuales el kirchnerismo y las demás variantes peronistas proponen esperar y votar en 2019 (y si ganan ellos seguir pagando la deuda y ajustando a los trabajadores).

Estamos profundamente convencidos de avanzar en este camino.







Temas relacionados

Omar Gutiérrez   /    Coordinación Obrera   /    Clasismo   /    ATEN   /    CGT   /    MPN   /    CTA   /    Opinión   /    Neuquén   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO