Géneros y Sexualidades

DECLARACIONES

Para Cristina, no estamos preparados para debatir sobre aborto legal

Cristina justifica su posición antiderecho en experiencias personales, mientras las mujeres seguimos luchando por legalizar el aborto, lo que evitaría la muerte de tantas jóvenes pobres en el país.

Andrea D'Atri

@andreadatri

Jueves 21 de septiembre | 17:39

Entrevistada por Víctor Hugo Morales sobre su posición respecto del derecho al aborto, Cristina Kirchner recurrió -una vez más- a su experiencia personal. Contó que tuvo un aborto espontáneo, cuando cursaba el quinto mes de un embarazo, después de tener a su primer hijo Máximo. Entendiendo de una manera muy particular aquello de que "lo personal es político", la ex presidenta intentó justificar con aquello que refirió como "brutal para mí", su persistente negativa a la legalización del aborto en Argentina.

Para Cristina, la sociedad nunca está preparada

Como muchas y muchos otros políticos, culpó a la sociedad que "todavía no está preparada" para discutir sobre este derecho de las mujeres y agregó "siento que todavía el proceso sería violento y de enfrentamiento".

Declaraciones verdaderamente indignantes proviniendo de quien fuera presidenta durante dos períodos consecutivos: a lo largo de sus ocho años de mandato, el movimiento de mujeres de Argentina estima que son más de 2 mil las que murieron por las consecuencias de los abortos inseguros que se practican en clandestinidad.

Hablemos entonces de la violencia de un Estado que, por no legalizar esta práctica, envía a una muerte segura a las mujeres jóvenes más pobres del país. La experiencia personal de una mandataria, por más dolorosa que sea para ella, no es suficiente para justificar estas muertes de mujeres absolutamente evitables.

A lo largo de sus ocho años de mandato, el movimiento de mujeres de Argentina estima que son más de 2 mil las que murieron por las consecuencias de los abortos inseguros que se practican en clandestinidad.

Además, Cristina -a pesar de reconocerse "feminista" desde hace poco tiempo- pretende ignorar e invisibilizar la lucha del movimiento de mujeres por la legalización del aborto que, si no consiguió su objetivo, entre otros motivos por la negativa explícita de su gobierno a que sus diputados y diputadas acompañaran este debate en el Congreso, al menos sí consiguió que este debate cruzara a la sociedad. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, integrada incluso por referentes de su espacio político, en su persistente interpelación al parlamento, consiguió también instalar el debate del aborto en la agenda política y mediática.

Hoy, para Cristina Kirchner, la sociedad sigue sin "estar preparada" para debatir sobre derechos democráticos elementales como éste; pero ¿está preparada para ver morir a las jóvenes más pobres por hemorragias, perforaciones uterinas e infecciones generalizadas?

Las candidatas y candidatos del Papa Francisco

En la provincia de Buenos Aires, donde Cristina presenta su candidatura como senadora, todas las listas están encabezadas por amigos del Papa Francisco: además de ella, Massa está en contra del derecho al aborto; lo mismo Esteban Bullrich de quien oímos vergonzantes comparaciones entre el aborto y los femicidios y, por último, Florencio Randazzo, nada más y nada menos que el candidato que el Movimiento Evita eligió con Bergoglio.

Ya en 2015, sólo Nicolás del Caño del PTS-Frente de Izquierda defendió el derecho al aborto en el debate presidencial al que Scioli ni siquiera asistió. Como siempre, el interbloque del Frente de Izquierda en el Congreso Nacional, tiene absoluta unanimidad sobre este tema y sostiene en su labor parlamentaria lo mismo que decimos en nuestras propuestas de campaña y por lo que luchamos en las calles. Este próximo 28 de setiembre, cuando nuevamente marchemos en el Día de Lucha por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, volveremos a exigir educación sexual para decidir, anticonceptivos gratuitos para no abortar y aborto legal para no morir.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO