Mundo Obrero

LA CGT SIGUE EL PACTO

¿Para cuándo el paro?

Un ejemplo de las peleas del clasismo contra el pacto y las vueltas de las cúpulas sindicales. Impulsemos asambleas y pronunciamientos para exigir un paro nacional activo contra el ajuste de Macri, los gobernadores y las patronales.

Camilo Mones

Dirigente obrero del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)

Viernes 30 de septiembre de 2016 | Edición del día

EL 20 de septiembre Rodolfo Daer llamó a un plenario de delegados del Sindicato de la Alimentación. Cuando lo abrió dijo que era, supuestamente, para “consultarnos” la posibilidad de hacer un plan de lucha contra la política económica del Gobierno. Esa semana se reunía el Comité Central Confederal de la CGT.

Pero más allá de la “consulta” y el discurso “combativo”, Daer dejó claro que el programa que tenía para ofrecernos era el “desarrollo de la industria nacional y el mercado interno para crear trabajo”. Lo mismo que repiten otros dirigentes cegetistas, más preocupados por la suerte de las “pymes” y los “empresarios nacionales” que por sus afiliados.

Exigimos un paro nacional

Los primeros que intervenimos fuimos los delegados de Pepsico de la Bordó. Planteamos que el plan económico de Macri era antiobrero desde su inicio y ya lo habíamos denunciado en distintos plenarios y materiales. Entonces denunciamos que la CGT desde la marcha del 29 de abril no ha hecho nada, que ha permitido que avance el Gobierno y su plan de ajuste con miles de despidos de los que Daer no había hablado. Que en la “MiniDavos” las multinacionales habían venido a plantear más medidas antiobreras, por ejemplo abriendo un debate sobre “la productividad”.
Esa discusión la conocemos: muchas obreras de la alimentación, sobre todo, están “rotas” por los ritmos y condiciones de trabajo y las empresas quieren sacárselas de encima. El ajuste es también aumentar la productividad y los ritmos, congelando el salario.

También denunciamos que en Pepsico estábamos luchando aislados y que exigíamos que el sindicato esté junto a los trabajadores, porque un plan de lucha y un paro nacional nos iba a hacer más fuertes.

Entonces planteamos que el plenario debía exigir un paro activo nacional con movilización a Plaza de Mayo, donde se expresen cientos de miles de trabajadores; solo esa fuerza social puede frenar al gobierno de Macri. No hacer eso es cogobernar con él, planteamos.

Por los derechos de las mujeres

Pero además, aprovechamos para plantear la importancia del Encuentro Nacional de Mujeres como un encuentro inédito en el mundo, que fortalece la lucha de las mujeres por sus derechos sociales, laborales y democráticos. En Pepsico y toda la Alimentación las mujeres tienen múltiples enfermedades laborales, sufren el machismo y el acoso de los supervisores y la patronal. Planteamos, como lo hacemos en cada fábrica que estamos, que las mujeres tienen que tomar la posta. Y para que puedan participar masivamente en el Encuentro reclamamos que la dirección del sindicato ponga la plata para que las obreras alimenticias puedan viajar a Rosario.

Malestar y demagogia

El plenario confirmó el malestar que se palpa en los lugares de trabajo y la demagogia de la burocracia sindical. En el plenario la mayoría de los delegados se pronunciaron por un paro y movilización contra el Gobierno, pero esto luego contrastó con el Confederal que no votó ninguna fecha de ningún paro. Esto deja descolocado a Daer porque hay sectores que tienen expectativa que las centrales sindicales convoquen alguna medida, incluso muchos que siguen a la Lista Verde.

Pero el sindicalismo peronista tiene una estrategia. Daer no solo planteó la “defensa de la industria nacional” y nos quiere llevar a una alianza con los patrones. También dijo que “a Macri se le gana en 2017, ahí le pondremos un freno a su política”. O sea que su propuesta es electoralista, que esperemos hasta el año que viene para apoyar a algún candidato del peronismo que viene siendo cómplice del ajuste. Desde la Bordó creemos que tiene que haber una salida independiente de la clase trabajadora, que el ajuste lo tienen que pagar los capitalistas. Planteamos que se tienen que reabrir las paritarias, prohibir los despidos y suspensiones, expropiar toda fábrica que cierre o despida masivamente, anular el tarifazo y nacionalizar todas las privatizadas. Solo el Frente de Izquierda plantea una salida obrera ante el ajuste.

Desde la Agrupación Bordó vamos a impulsar asambleas en Pepsico y otras fábricas para votar la exigencia a un paro nacional y que el Sindicato se haga cargo de los micros para el Encuentro Nacional de Mujeres.







Temas relacionados

CGT   /    Paro   /    PepsiCo   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO