Política Estado Español

COMPAÑÍAS ELECTRICIDAD

¿Por qué habría que nacionalizar las empresas de energía?

El precio de la energía eléctrica se ha disparado en el momento en que millones de usuarios más uso hacen, ¿a qué se debe?

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Lunes 25 de enero | Edición del día

El mercado de la energía eléctrica se ha ido privatizando a partir de finales de los 90 con una ley que impulsó el Gobierno de Aznar. Las empresas públicas de electricidad fueron parte del enorme pastel público que se privatizó (regaló) cuando entró en la UE y gracias al gobierno de Felipe González. Los diversos gobiernos del PSOE o del PP han fomentado el saqueo público por parte de las empresas del Ibex 35.

El principal argumento fue que una eficaz gestión privada junto a la competencia de las empresas sería la “fórmula” para que el precio de la luz se reduzca drásticamente al tiempo en que se mejoraría el servicio por las inversiones en infraestructura. Ni una cosa, ni otra. Tenemos infraestructura de hace más de 50 años y, las empresas se asociaron en oligopolios para disparar el precio. El más alto desde la privatización.

De la mentira neoliberal no quedó más que eso. Los precios de la electricidad en el Estado español son los más caros de Europa. La “renovación” de las infraestructuras eléctricas no son más que un eslogan. Los millones se van para los ricos y para familias obreras solo queda un mal y caro servicio de electricidad.

El precio de la luz en las nubes

A mediados de los ochenta, la familia media española pagaba por el recibo de la luz alrededor del valor de lo hoy son 46. El precio más alto pagado en los años que llevamos de servicio eléctrico ha sido en enero de 2002. Fue de 103,76 euros por megavatio hora. El segundo mayor precio se dio en esta ola de frío de principios de enero cuando el precio diario fue de 94,44 (!!!). Estamos hablando de más del doble de cuando era pública.

Lo que antiguamente era una ganancia que se revertía en la administración pública, hoy es una ganancia que se revierte entre las grandes fortunas del accionariado y los gestores de las empresas. En síntesis, un trasvase descomunal de miles de millones de euros que eran públicos hacia los grandes empresarios.

Primero fue Felipe González que introdujo el IVA a la factura de la electricidad en el año ’86, luego José María Aznar decretó la privatización de las eléctricas en 1997 y llegó a subvencionar la “transición” con hasta 12 mil millones de euros, con Zapatero el precio se disparó un 80%; y, finalmente, Rajoy cambió la forma de determinar el precio que permite cambios rápidos para embolsarse millones a costa de las familias trabajadoras.

Todos estos “favores” han sido pagados por las grandes empresas eléctricas. José María Aznar que entró en 2011, Elena Salgado, la ex ministra de economía del PSOE fue consejera en la empresa chilena de electricidad de Endesa, Pedro Solbes, otro “socialisto”, Luis de Guindos ex ministro del PP, Miquel Roca ex diputado de Convergència, etc. En otra compañía del sector energético fue a parar Felipe González, la catalana Gas Natural. Y, también en la órbita de Podemos y los Comuns tenemos a Joan Coscubiela y a Joan Carles Gallego.

Una infraestructura de hace 50 años

En los últimos meses ha habido muchos cortes de electricidad y bajadas de tensiones. Diversos barrios de Barcelona, como el Raval, la Barcelona, Gràcia, l’Eixample dret o en diversas localidades de Catalunya como Sabadell, Badalona, Montcada i Reixac, Girona o Figueres han estado entre los más afectados. Casi siempre son barriadas populares con familias obreras de pocos ingresos.

En el barrio de la Barcelona, la Asociación de Vecinos nos informó de que un transformador del barrio se incendió un día al mediodía con llamas de más de un metro. No mató a nadie por casualidad. Lo mismo sucedió en esos días por el Raval a apenas dos kilómetros de allí. En la calle Robador 21 otra explosión y otro incendio.

Endesa pone la excusa de que hay muchos vecinos que pinchan la luz y por ello producen una sobrecarga que el sistema no puede soportar y así se producen los estallidos de las centrales. Sin embargo, los vecinos aducen que las instalaciones tienen más de 50 años de antigüedad y que no pueden soportar toda la carga eléctrica que hay en la actualidad. Denuncian que Endesa apenas si hace inspecciones y que como mucho pone parches.

La capacidad instalada en muchos puntos de Catalunya está claramente por debajo del uso que hay. En verano, no soportan los múltiples aires acondicionados encendidos y no es raro que peten los transformadores o subestaciones. Lo mismo pasa en invierno con las calefacciones eléctricas y todos los aparatos de casa. Pero Endesa “no se da cuenta” de la cantidad de aparatos eléctricos que han entrado en las viviendas en los últimos 50 años.

Caro, peligroso y malo

Así es el servicio de electricidad en los barrios más populares, donde viven las familias más afectadas por la crisis económica. Viven con el peligro de cortes constantes, con bajadas de tensión. Viven con el peligro de explosiones e incendios. Viven pagando un servicio carísimo que en cuestión de 20 años más que duplicó su precio. La privatización fue la privatización de las ganancias y socialización de la falta de inversiones.

Precisamente por esta situación es que planteamos la necesidad de Nacionalizar todas las compañías de energía. No hay otra forma de evitar el enorme trasvase de dinero público y de los trabajadores y de tener un servicio digno más que quedándonos con las empresas.

Endesa se llenó de miles de millones en todos estos años, enriqueciendo a “los amigos” del poder. Por ello es que la nacionalización debe hacer sin indemnización.

Y los únicos que pueden hacer una gestión transparente y eficiente de la empresa son los mismos trabajadores. Y, junto con comisiones de vecinos podrán verificar las problemáticas locales para realizar todas las mejoras estructurales.

Solo así podremos tener un servicio bueno, económico y seguro: Nacionalización sin indemnización bajo la gestión de los trabajadores y con el control de comisiones de usuarios.







Temas relacionados

Sector eléctrico   /    Política Estado Español   /    Electricidad   /    Catalunya

Comentarios

DEJAR COMENTARIO