Política

ELECCIONES 2017

¿Por qué la gran corporación mediática oculta la campaña del Frente de Izquierda?

Los grandes medios prácticamente silencian la campaña del FIT. En provincia de Buenos Aires intentan imponer un escenario de polarización a favor del Gobierno.

Eduardo Castilla

@castillaeduardo

Miércoles 4 de octubre | Edición del día

Los grandes medios de comunicación afines al Gobierno nacional hacen todo lo que está a su alcance para ocultar la campaña que lleva adelante el Frente de Izquierda. Esto llegó al ridículo, como ya se informó previamente, de que un editorialista como Joaquín Morales Solá afirmara que la izquierda no había superado el piso proscriptivo de las PASO.

Cotidianamente los grandes medios cubren los actos de campaña y las declaraciones del oficialismo y las fuerzas patronales. En muchos programas de televisión, radios y diarios, la voz de la izquierda ha prácticamente sido eliminada.

El objetivo de esta decisión editorial es forzar un escenario electoral donde la izquierda desaparezca. En la provincia de Buenos Aires, donde se juega parte central de la elección, se trata de fortalecer las tendencias a la polarización política que existen como forma de instalar un escenario electoral estilo balotaje.

En esta provincia, donde la izquierda lleva como primeros candidatos a Nicolás del Caño (Diputados) y Néstor Pitrola (Senadores), el objetivo es imponer un escenario donde, para millones de personas, solo parezca posible elegir entre Cambiemos y Unidad Ciudadana.

Al mismo tiempo, con este tipo de cobertura de la campaña, los grandes medios buscan que quienes votaron a otras fuerzas políticas se dividan entre macrismo y kirchnerismo.

Junto a este intento de imponer un escenario político electoral de polarización, también se juega intentar limitar el ingreso de esa fuerza al Congreso Nacional.
Hoy el Frente de Izquierda es una fuerza que tiene diputados nacionales y provinciales, así como concejales en diversas ciudades a lo largo del país. La proscripción política que se ejerce en los grandes medios ignora deliberadamente esa fuerza.

Lo que se busca es garantizar un Congreso Nacional donde las representaciones políticas de los capitalistas puedan discutir y resolver sus internas sin problemas. Para los grandes empresarios y el Gobierno, que tiene voceros destacados en medios como Clarín, La Nación, Infobae o América por solo citar algunos, se trata de lograr una oposición con la cual negociar y conseguir la aprobación de proyectos de ley.

Opositores de palabra, oficialistas en los hechos

Si Macri ha podido avanzar en sus políticas de ajuste desde que llegó al Gobierno ha sido gracias al rol cumplido por el peronismo en su conjunto dentro del Congreso Nacional.

Demás está mencionar que Sergio Massa fue, desde el primer momento, un claro aliado del oficialismo nacional. Pero quienes se postularon como la oposición que iba a “resistir” el ajuste de Cambiemos estuvieron entre los primeros en sostenerlo.

No habían pasado siquiera 24 horas de la asunción de Macri, cuando Daniel Scioli se sentaba con él a otorgarle su apoyo para que pudiera gobernar. No fue el único gesto del ex candidato a presidente del FpV. En varias ocasiones señaló su coincidencia con medidas del Gobierno. Hasta llegó a recomendarle a Vidal cerrar por decreto la paritaria docente. El ex gobernador de Buenos Aires va en quinto lugar en la lista de Unidad Ciudadana a diputados nacionales por ese distrito. Con esos antecedentes nadie podría garantizar que mañana no dará los votos a Cambiemos para aprobar leyes de ajuste.

Pero esto no termina allí. Diego Bossio fue elegido por Cristina Fernández como candidato en las listas del FpV. También fue uno de los primeros “panqueques” que tuvo ese espacio en Diputados. Formó el Bloque Justicialista y desde ahí apoyó las leyes que propuso Cambiemos.

En el Senado el protagonista de ese apoyo al Gobierno fue Miguel Ángel Pichetto. El rionegrino fue uno de los garantes de que normas como el blanqueo de capitales o el acuerdo con los fondos buitre se aprobaran en la Cámara Alta.

Precisamente el blanqueo de capitales, como se conoció recientemente, sirvió para operaciones realizadas por el hermano del presidente y uno de sus mejores amigos Nicolás Caputo. Así, el peronismo en el Congreso, además de ayudar a gobernar, permite que los macristas hagan buenos negocios.

El Frente de Izquierda en el Congreso

En estos más de veinte meses de Gobierno macrista, el Frente de Izquierda ha sido la única fuerza política que, de conjunto, no votó ninguna de las leyes de ajuste impulsadas por Cambiemos. Al mismo tiempo, fue el único espacio que claramente impulsó normas en función de los intereses del pueblo trabajador, las mujeres y la juventud de manera constante. La misma oposición que sostuvo en las calles la ha mostrado en el Congreso Nacional.

Fue la fuerza que impulsó permanentemente una agenda al servicio de las luchas obreras, como ocurrió ante el conflicto docente a inicios de 2017, o en la dura lucha de PepsiCo, que aún se sostiene luego de más de tres meses.

Nicolás del Caño, hoy candidato a diputado en Buenos Aires, ha demostrado un claro compromiso con las luchas obreras. En 2014 fue duramente reprimido en varios ocasiones por apoyar a los trabajadores de Lear. Este año fue reprimido por el macrismo por apoyar a los trabajadores de PepsiCo que peleaban contra los despidos ilegales.

Por ese compromiso con las luchas obreras es que el Frente de Izquierda es un factor incómodo para las fuerzas que defienden los intereses empresariales.
Un hecho que no puede pasar desapercibido es que el FIT fue la única fuerza que denunció abiertamente los dietazos que se auto-otorgaron diputados y senadores. Si no hubiera sido por las fuertes críticas que realizaron sus principales referentes -como Myriam Bregman, Nicolás del Caño o Néstor Pitrola-, nunca se hubiera dado a conocer que los legisladores nacionales se incrementaban a sí mismos sus dietas hasta montos cercanos a los $ 150.000. Ahí también quedó en evidencia que, en un Congreso sin presencia de la izquierda las fuerzas políticas que representan los intereses empresariales actúan con impunidad.

En estos pocos ejemplos que hemos señalado se encuentran muchas de las razones que explican por qué los grandes medios de comunicación ocultan la campaña del Frente de Izquierda. Un Congreso sin representación de la izquierda es un lugar mucho más tranquilo para negociaciones y acuerdos entre fuerzas que privilegian la defensa de los intereses patronales.

Precisamente por eso se hace más que necesario redoblar el apoyo activo a la campaña de esta fuerza. Contra el boicot y el ninguneo que imponen los grandes medios es necesaria una militancia creciente en apoyo al FIT en los lugares de trabajo y estudio, en los barrios y en las redes sociales.

Esa pelea es la que puede aportar a que haya más diputados de izquierda en el Congreso Nacional y en las legislaturas provinciales. Eso significa más fuerza para apoyar activamente las luchas obreras y populares en curso.






Temas relacionados

Frente de Izquierda   /    PTS   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO