Mundo Obrero

CÓRDOBA / PRECARIZACIÓN LABORAL

Profesionales de la salud de Córdoba denuncian precarización laboral en centro de integración

La Izquierda Diario recibió esta denuncia de profesionales que señalan demoras en el pago de honorarios desde 2017. La empresa no da respuestas al conflicto gracias al aval de la política de estado de salud mental y la precarización laboral en el ámbito profesional.

Domingo 8 de abril | 20:35

El “Centro de Rehabilitación Mediterráneo S.R.L.” (CRM) es un centro categorizado de la ciudad de Córdoba ubicado en Avenida 24 de septiembre 1566, en barrio General Paz. Se dedica a brindar servicios de salud a personas con diferentes discapacidades, ofreciendo terapias de psicología, psicopedagogía, fonoaudiología, kinesiología, psicomotricidad y apoyo a la integración escolar. El mismo funciona gracias al trabajo que realizamos profesionales de la salud, quienes dedicamos tiempo, esfuerzo, compromiso y dedicación a nuestra labor diaria, cumpliendo siempre con la parte que nos toca: constancia en las asistencias, entrega de informes, reuniones interdisciplinarias y con las familias periódicamente, etc.

¿Qué denunciamos?

En julio de 2017 iniciamos una lucha entre las compañeras de todas las áreas debido a que el centro de integración comenzó con irregularidades en la acreditación de los honorarios. En dicho mes, debía figurar en las cuentas de ahorros de cada una de las trabajadoras de la salud de la empresa lo correspondiente al mes de abril, según se visualiza en el instructivo que entregan desde el área de integración en la entrevista laboral.

En ese momento nos enteramos por el grupo de Whatsapp que crearon desde la misma área que había compañeras que ni siquiera habían cobrado el total del mes de marzo. Dicha situación se regularizó recién entre agosto y septiembre.
Ese fue el comienzo de nuestra lucha, ya que en los meses posteriores la empresa reincidió en la precarización laboral. No cumplió con lo acordado, mantuvo un ambiente de incertidumbre al no dar una fecha fija o estimativa de pago, divulgó información incorrecta al respecto y lisa y llanamente se lavó las manos, asegurando desconocer la situación de demora. Mientras nos presionaba con el profesionalismo y la ética que debemos tener, evitaba reunirse con nosotras para dar explicaciones y ni siquiera respondía los mails que enviamos. Esta desvalorización hacia nuestro trabajo, este maltrato, también son formas de precarización laboral.

Unidad de trabajadoras. Una lucha incansable

Esta irregularidad en el pago de honorarios de todas las profesionales se debe a que algunas obras sociales no depositan el monto correspondiente, según los argumentos de Rodrigo Cumplido, uno de los dueños de CRM, y de Gustavo Giannotti, uno de los socios de la misma empresa. Además, alegan que están en juicio con esas entidades.

Nosotras sabemos que CRM puede regularizar nuestra situación por diversos motivos: retienen un alto porcentaje de los honorarios de cada profesional (mayor al 50 %) y son dueños y socios de otros centros de similares características (“Instituto Modelo de Rehabilitación”, ubicado en la localidad de Unquillo y otro en San Francisco). También tenemos en cuenta que el personal administrativo del centro está conformado en su totalidad por familiares de los dueños y socios.

Pero el maltrato recibido por parte de esta empresa “familiar” no se termina ahí. Luego de varias notificaciones presentadas y dos reuniones realizadas (gracias a nuestra perseverancia en la lucha) sin respuesta favorable a nuestro legítimo reclamo, por fin decidieron realizar algunos depósitos. Pero no a la totalidad de las trabajadoras ni por el total adeudado. Mas bien, comenzaron a acreditar migajas de nuestro dinero y en tramos que no tienen fecha definida: hay compañeras que han recibido en sus cuentas montos entre $ 1.000 y $ 1.500 cuando lo mínimo que adeudan a algunas trabajadoras es de $ 16.000.

En la actualidad nos adeudan honorarios de octubre y noviembre, cuando deberían haberse saldado todo lo trabajado en 2017 en el mes de marzo último, según el instructivo entregado por CRM.

Instructivo entregado desde el área de integración de CRM

¡No al negocio de la salud mental!

Queda demostrado el negocio en que se ha convertido la salud mental, cuando debería ser un derecho alcanzable para todos los sectores, ya que los centros de integración y rehabilitación trabajan con obras sociales y no permiten que familias sin recibo de sueldo puedan acceder a este derecho. Y porque consideramos que este tipo de centros de salud debería consistir en brindar un servicio a la comunidad sin pretender enriquecerse.

Sumado a que, desde el ámbito profesional, existe la concepción de que alcanza con obtener el título profesional habilitante e inscribirnos como monotributistas para ejercer en centros de salud. Este tipo de empresas privadas, junto a las políticas estatales de salud mental y precarización laboral, son el techo para el libre ejercicio de nuestra profesión. Cuando debería ser el punto de partida para formar parte de la planta permanente en instituciones de salud.

Denunciamos y exigimos al “Centro de Rehabilitación Mediterráneo S.R.L.” que regularice la situación de cada una de inmediato. Ya no queremos escucharlos. Ya no queremos argumentos vacíos y falacias. Queremos nuestro dinero. El dinero que ya trabajamos, el dinero que nos corresponde por completo y con los intereses debidos por la demora en curso, nada de tramos, nada de redondeos a su favor. Basta de precarización laboral en el sector de salud. Regularización de honorarios de inmediato a cada profesional de CRM, a quienes continúan y a quienes ya se fueron. E instamos a que modifiquen su actitud hacia las trabajadoras de la salud que aún continúan trabajando allí.







Temas relacionados

Precarización laboral   /    Córdoba   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO