Internacional

IDEAS Y DEBATES

Revolución y lucha negra: el marxismo como arma contra el racismo y el capitalismo

¿Cómo usar el marxismo para luchar contra los sistemas interconectados del capitalismo y racismo?

Martes 6 de febrero | Edición del día

Racismo, capitalismo y esclavitud

En su obra más importante, Marx afirma que "el trabajo en una piel blanca no puede emanciparse a sí mismo cuando es tildado de piel negra". A pesar de los intentos de los grupos políticos e intelectuales por negar la postura inflexible de Marx y Engels (y, por extensión, la del marxismo revolucionario) contra el racismo, los fundadores del socialismo científico entendieron a fondo que la opresión racista servía como una herramienta para la explotación capitalista de todos los trabajadores.

La relación entre el capitalismo y el racismo sólo se ha fortalecido en las generaciones posteriores. Ha habido casos en los que la falsificación de las posiciones de Marx y Engels y los intentos conscientes de equiparar el marxismo con el estalinismo han llevado a ataques generalizados al marxismo, en este breve artículo se describirá cómo la dirección de la Revolución Rusa entendió la lucha contra el racismo.

El marxismo se desarrolló sobre los cimientos de una nueva cosmovisión basada en el materialismo histórico y que ofrecía una explicación superior al idealismo, las creencias religiosas o una visión de la historia como una mera sucesión de acontecimientos aleatorios. Contrariamente a estos puntos de vista, el marxismo explica el desarrollo de la historia y la división de la sociedad en clases como algo que emerge del desarrollo material de la sociedad humana, y describe la lucha de clases como la fuerza impulsora de la historia.

Es a partir de una visión científica del desarrollo del capitalismo, y de una crítica de la economía política y de los orígenes del estado burgués, que el marxismo explica el racismo como una ideología que surgió para justificar y racionalizar una de las mayores atrocidades en la historia de la humanidad e identificarla como uno de los pilares fundamentales de la acumulación de capital primitivo: la esclavitud y el comercio de más de 11 millones de seres humanos para trabajar en las plantaciones de las Américas y el Caribe. Se trata de una contraposición a las concepciones idealistas que ven el racismo como una ideología que siempre ha existido y es intrínseca a la naturaleza humana o como una idea que surgió de la nada, disociada de sus fundamentos materiales.

Sin el reconocimiento de este aspecto fundamental, es imposible tener una visión científica del desarrollo del racismo o del propio capitalismo. Como escribe Eric Williams en su obra clásica Capitalismo y esclavitud:

“La esclavitud no nace del racismo: más bien, el racismo es consecuencia de la esclavitud... La razón era económica, no racial... Los rasgos del hombre, su cabello, color y dentadura, sus características "infrahumanas" tan ampliamente invocadas, fueron sólo las racionalizaciones posteriores para justificar un simple hecho económico: que las colonias necesitaban mano de obra y recurrieron a mano de obra negra porque era la más barata y mejor.”

A lo largo del libro -cuyas tesis siguen generando importantes debates- Williams describe el papel de la esclavitud en el proceso de acumulación primitiva, centrándose en la relación entre la trata de esclavos y el desarrollo industrial en Inglaterra. En su fase imperialista, la era de "crisis, guerras y revoluciones", se reforzó la relación entre racismo y capitalismo.

No es una coincidencia que las teorías del racismo científico se hayan desarrollado más plenamente a medida que los Estados-nación han desempeñado un papel decisivo en la combinación del racismo y el capitalismo para aumentar la explotación, precisamente cuando el continente africano estaba ocupado y dividido entre las potencias europeas.

Esta es la base de una explicación científica acerca de cómo el racismo se desarrolla como ideología. Es imposible entender el desarrollo del capitalismo sin tener en cuenta la relación entre la esclavitud y el racismo. Es incuestionable que, hasta el día de hoy, el racismo sirve para fomentar la explotación capitalista.

Un sinfín de estadísticas indican que los negros tienen los trabajos más precarios y mal remunerados y reciben salarios mucho más bajos que los blancos, incluso si hacen el mismo trabajo. Al aumentar los niveles de explotación del trabajador negro, y especialmente de las mujeres negras, los capitalistas pueden reducir aún más los salarios y las condiciones de vida de la clase obrera en su conjunto. Por esta razón, la lucha contra el racismo debe ser necesariamente una lucha contra el capitalismo.

Revolución y esclavitud

La Revolución Rusa de 1917 mostró a la clase obrera y a los sectores más oprimidos de la sociedad una visión de un futuro más allá de los estrechos límites de la opresión capitalista. Esto no sólo se aplicó a los trabajadores rusos; los campesinos, que venían de una historia de servidumbre en la que fueron considerados como el ganado, lograron su sueño de reforma agraria; las minorías religiosas obtuvieron libertades religiosas; las mujeres obtuvieron el derecho al aborto por primera vez en la historia; y los homosexuales ya no fueron perseguidos.

A nivel internacional, la Revolución Rusa tuvo un gran impacto en la lucha de clases y demostró que, incluso en países capitalistas subdesarrollados como Rusia o los países del continente africano, las masas podían dirigir una revolución.

La Tercera Internacional, liderada por Lenin y Trotsky, nació de la lucha contra los socialchovinistas que apoyaron la guerra imperialista a principios del siglo XX. La perspectiva internacional de la revolución socialista fue decisiva para sus fundadores. Después del triunfo de 1917, intentaron transformar la recién creada República Soviética en una barricada para la revolución internacional y global. Los intereses de los obreros soviéticos estaban entrelazados con los de la clase obrera global y de las multitudes de pueblos oprimidos en todo el mundo.

Uno de los aspectos más atroces de la temprana era imperialista fue la división y el dominio del continente africano por 15 países europeos en la Conferencia de Berlín de 1885. La expansión de la Revolución Rusa, la derrota de las burguesías europeas y la victoria de la clase obrera en estos países imperialistas -entre ellos Francia, Alemania e Inglaterra- habrían sido un golpe fatal a su proyecto colonial en el continente africano. Al mismo tiempo, el debilitamiento de la burguesía europea habría incrementado las posibilidades de los trabajadores africanos y los sectores oprimidos de derrocar el dominio imperialista en sus regiones.

Líderes revolucionarios como Lenin y Trotsky dejaron varios testimonios de su enorme entusiasmo por la lucha negra contra la opresión racista y el papel de todos los revolucionarios en la fusión con esta lucha internacional. Incluso antes de la Revolución Rusa, Lenin ya mostraba su preocupación por la situación de los negros en todo el mundo, entendiendo lo crucial que era para los comunistas conectarse con los sectores más oprimidos y explotados de la clase obrera. En 1920, John Reed escribió un informe a petición de Lenin, describiendo la situación de los negros en Estados Unidos al Segundo Congreso de la Tercera Internacional Comunista:

“Los comunistas no deben permanecer al margen del movimiento negro que exige su igualdad social y política y que en estos momentos, en un momento de rápido crecimiento de la conciencia racial, se está extendiendo rápidamente entre los negros. Los comunistas deben usar este movimiento para desenmascarar la mentira de la igualdad burguesa y enfatizar la necesidad de la revolución social que no sólo liberará a todos los trabajadores de la servidumbre, sino que también es la única manera de liberar al pueblo negro esclavizado.”

En una sociedad dividida en clases sociales basadas en la relación con los medios de producción y la apropiación privada de la burguesía del trabajo social producido por la clase obrera, los marxistas argumentan que los explotadores terminan siendo sus propios sepultureros.

La clase obrera, en virtud de su papel estratégico en la producción de todo lo que existe en la sociedad, es el único grupo capaz de derrotar al capitalismo, asumiendo la tarea de emancipar no sólo a su propia clase, sino a toda la humanidad. La población negra no sólo es una parte fundamental de la clase obrera, sino que también forma parte de sus sectores más precarios.

El Cuarto Congreso celebrado en 1922, antes de la estalinización de la Comintern, ratificó sus tesis sobre la liberación de la población negra, declarando que el orden revolucionario del día incluía la lucha contra el racismo y el apoyo a las luchas del pueblo negro a escala internacional. Después de afirmar que "el enemigo de la raza[negra] y del obrero blanco es idéntico: el capitalismo y el imperialismo", afirmaron la siguiente tesis:

“La Internacional Comunista debe luchar por la igualdad de las razas blanca y negra, por igual salario e igualdad de derechos políticos y sociales. La Internacional Comunista utilizará todos los medios a su alcance para obligar a los sindicatos a admitir a los trabajadores negros o, cuando este derecho ya existe sobre el papel, para llevar a cabo una propaganda especial para su entrada en los sindicatos. Si esto resultara imposible, la Internacional Comunista organizará a los negros en sus propios sindicatos y luego usará la táctica del frente unido para obligar a los sindicatos generales a admitirlos.”

Estos ejemplos históricos muestran que la lucha negra es la lucha obrera, un mensaje que sigue teniendo relevancia hoy en día. Luchar por la clase obrera significa luchar contra el racismo y defender, por ejemplo, la igualdad salarial entre negros y blancos, hombres y mujeres, yentre contratados directos y subcontratados. Esta lucha exige el fin de la brutalidad policial, el derecho a una vivienda digna y una reforma agraria integral, ya que es la única forma de unir a la clase obrera. Se trata de una cuestión decisiva, ya que la unidad es imposible sin luchar contra el racismo, y sin esta unidad no se puede lograr la victoria en un proceso revolucionario.

La lucha negra y la revolución internacional

Lenin y Trotsky no consideraron la Revolución Rusa como un fin en sí mismo, sino más bien como el primer paso en la expansión internacional y global de la revolución que llegaría primero a otros países europeos como Alemania. Esto significaría el fin de la dominación colonial en África y Asia y un tremendo avance desde el punto de vista de la revolución mundial.

La política reaccionaria del estalinismo en defensa del "socialismo en un solo país" promovida después de 1924, junto con los fracasos de la revolución china en 1926 y la huelga general en Inglaterra en 1926, sellaron el destino de las luchas y resistencias negras en el continente africano. Señaló a la burguesía imperialista global la posibilidad de recuperar su fuerza y mantener su dominio internacional, retrasando durante décadas la independencia de los países africanos.

En Brasil, el estalinismo representado por el Partido Comunista Brasileño (PCB) desempeñó un papel deplorable en la política racial. Entre varios ejemplos hasta la década de 1960, la JCP se opuso a discutir cualquier demanda para admitir a los negros en sindicatos porque argumentaban que dividía a la clase obrera, capitulando descaradamente a la ideología de la "democracia racial".

Trotsky dedicó toda su energía a combatir la burocratización de la URSS. La Oposición de Izquierda, y luego la Cuarta Internacional, fueron la continuación de la tradición bolchevique. La pasión y las aspiraciones de estos revolucionarios estaban ancladas en los fundamentos teórico-programáticos de la teoría de la revolución permanente, que fomentaba fuertemente la fusión de las ideas revolucionarias con los sectores más explotados y oprimidos de la sociedad capitalista, como los negros en Estados Unidos, América Latina y África. En palabras de Trotsky:

“Podemos y debemos encontrar un camino a la conciencia de los obreros negros[sic], los obreros chinos, los obreros indios, y todos los oprimidos en el océano humano de las razas de color a quienes pertenece la palabra decisiva en el desarrollo de la humanidad. “

La lucha revolucionaria contra la explotación y la opresión, particularmente entre los negros, fue decisiva para el surgimiento de una generación de trotskistas negros. La lucha contra el estalinismo y el desarrollo de la teoría de la revolución permanente propiamente dicha impulsaron la perspectiva revolucionaria de la lucha contra el racismo.

Tal vez el individuo que más se destaca a este respecto es CLR James, el autor de The Black Jacobins. James es reconocido en los círculos académicos como la persona que reveló al mundo la profundidad de uno de los logros negros más gloriosos de la historia mundial: la Revolución Haitiana. Pocos recuerdan su pasado trotskista o el hecho de que cuando examina Haití, lo hace a través del lente de la lucha de clases.

El poder de este libro se basa, entre otras cosas, en la manera en que James describe cómo las condiciones revolucionarias en Francia se entrelazaron con el debilitamiento de la élite de Santo Domingo, al tiempo que destaca la audacia revolucionaria e intransigente del pueblo negro de la isla en busca de su libertad. Sólo alguien con una visión del mundo guiado por la perspectiva de los explotados y oprimidos en la lucha de clases sería capaz de una obra que revelara cómo la revolución transformó a los antiguos esclavos de Saint-Domingue en héroes.

CLR James no sólo fue un historiador, sino también un militante trotskista que buscó vincular la lucha por la liberación de los negros con la lucha directa contra la burguesía imperialista y sus gobiernos cipayos en los países no imperialistas. Demostró cómo, en momentos importantes de la lucha de clases, las metas de toda la clase obrera tienen más posibilidades de ser alcanzadas con la unidad de las filas trabajadoras, es decir, entre negros y blancos.

La Revolución Rusa fue el punto más alto en la lucha por el fin de la explotación y la opresión. Fue una demostración de la audacia, el coraje revolucionario y la preparación científica de los bolcheviques. A pesar de los límites de la analogía, la misma determinación en la lucha por la libertad fluyó por las venas del pueblo negro de Saint-Domingue en este episodio decisivo de la historia del capitalismo. El espíritu de los bolcheviques, la Oposición de Izquierda y la Cuarta Internacional se refleja en estas palabras:

“Lo que nosotros como marxistas tenemos que ver es el tremendo papel desempeñado por los negros en la transformación de la civilización occidental del feudalismo al capitalismo. Sólo desde este punto de vista podremos apreciar (y preparar) el papel aún mayor que deben desempeñar necesariamente en la transición del capitalismo al socialismo.”

Desde esta perspectiva, la emancipación de blancos y no blancos, a la que se refiere Marx, adquiere pleno sentido en la lucha por una sociedad libre de explotación y cualquier forma de opresión: una sociedad comunista. ¿Quién, si no los que más sufren bajo el capitalismo, lucharán más vigorosamente por ese futuro?








Temas relacionados

Teoría   /    Teoría Marxista   /    Racismo   /    Historia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO