Política

TUCUMAN - INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA

Roberto Palina: empresario azucarero y candidato alperovichista

Pasó de dirigente de la FOTIA a funcionario del Poder Ejecutivo. Cobra tres sueldos, tiene una inmobiliaria y dos empresas vinculadas al negocio azucarero. Historial de un sindicalista que juega para los empresarios y el gobierno.

Lunes 29 de junio de 2015 | 13:22

Como tantos otros radicales conversos, Roberto Palina se pasó a las filas del alperovichismo desde muy temprano. Pero fue recién en 2007 cuando se convirtió en legislador acompañando las listas oficiales con su “Partido de Trabajadores”, un sello electoral.

En 2009, cuando el kirchnerismo perdía las elecciones en los principales centros urbanos del país y en Tucumán crecía la figura del radical José Cano, abandonó temporalmente el bloque legislativo alperovichista “Tucumán Crece” para formar una alianza electoral con el ex radical Gurmesindo Parajón (Alternativa Popular).

Por aquel entonces esta alianza proclamaba ser “ni oficialistas, ni opositores”, mientras Palina dejaba en claro que apoyaría a Alperovich en todo lo que le haga bien a la provincia.

Inmediatamente después de las elecciones Palina volvió al bloque oficialista, haciendo evidente que la jugada había sido armada por el gobernador para intentar dividir los votos de la oposición.

Luego de cuatro años en la legislatura renueva su banca en las elecciones de 2011 y tras un año y medio de licencia, período que se desempeñó como asesor de la Secretaría General de la Gobernación, renuncia para asumir como representante del Poder Ejecutivo en el Instituto de Promoción de Azúcar y Alcohol de Tucumán (Ipaat).

Desde ese momento es reemplazado en la legislatura por su esposa, Nancy Bulacio. A pesar del fallo contra la re reelección, Palina manifiesta que volverá a presentarse para las elecciones de 2015.

Durante todos estos años Roberto Palina ha sabido aumentar su patrimonio y asegurar el porvenir de su familia.

De acuerdo a información de la AFIP, Roberto Palina cobra 3 (tres) sueldos en la actualidad: desde 1982 cobra un sueldo de la Cía Azucarera Juan M. Terán (Ingenio Santa Bárbara) que en el mes de mayo ascendió a 13.000 pesos. Desde 1995 cobra también un abultado sueldo por la obra social (OSPAAT), que este año se acercaba a los 31.000 pesos mensuales; por último, y en una completa incompatibilidad legal, desde 2003 también percibe un sueldo del Superior Gobierno de la Provincia de Tucumán, que para mayo rondaba los 27.000 pesos. La suma de estos tres ingresos se aproxima a los 71.000 pesos mensuales. A esta suma habría que agregar los sueldos que también cobran su esposa Nancy Bulacio (quien figura cobrando sueldos de la OSPAAT desde 2010 a 2014, y del Superior Gobierno de la Provincia de Tucumán desde 2003 hasta 2014), y uno de sus hijos (desde 2013 por el Gobierno de la Provincia de Tucumán).

Con semejantes ingresos ha podido acumular un capital para convertirse en empresario. Solo que Palina no registra las empresas a su nombre.

En 2012 dos de sus jóvenes hijos registraban la sociedad “Soria Medrano Inversiones SRL”, una inmobiliaria que arranca con un capital inicial de 100.000 pesos.

Desde mucho antes, en 2003, Nancy Bulacio figura al frente de la empresa “Los Barrientos y Cía SRL”. Según el Boletín Oficial de Tucumán, esta empresa tiene por actividad principal la “reparación y mantenimiento de fábricas azucareras (mecánica eléctrica, neumática, hidráulica, etc) montajes (construcciones metalúrgicas: caldería, etc,), estibaje de azúcares, fraccionado y carguío de azúcares. Compraventa y distribución de mercaderías, entendiéndose como tales todo producto de origen industrial terminado. Cultivos, plantación y cosecha de caña de azúcar”.

Quien está al frente de la FOTIA registra a nombre de su esposa una empresa que se dedica nada menos que a las tareas de prezafra que usualmente corre a cargo de contratistas y trabajadores temporarios. Esta empresa también se dedica al cultivo de caña, el almacenamiento, y fraccionado de azúcar. Esta empresa registra domicilio fiscal en Aguilares.

No conforme con una empresa, en 2011 junto a uno de sus hijos registran la empresa Santupa SRL (que luego cambia el nombre por Sil-Na SRL) con un capital inicial de $40.000 y domicilio en Monteros. La actividad principal de esta empresa también es el “servicios de almacenaje y depósito”, seguramente de azúcares.

Es decir que Roberto Palina no sólo se convirtió en un sindicalista empresario, sino que además se convirtió en un empresario azucarero. Como dueño de una fraccionadora de azúcar que especula con los precios, le interesa que la zafra sea lo más corta posible. Tampoco le convendría el pase a planta permanente de los trabajadores azucareros: para eso creo su propia empresa.

A juzgar por la pasividad de la FOTIA se puede decir que en todos estos años se aseguró que las demandas del movimiento obrero azucarero no sean un problema ni para el gobierno provincial, ni para los empresarios, ni para sus propias finanzas.

Roberto Palina no solo es parte de la casta burocrática que se enriquece con los fondos de la FOTIA y la OSPAAT, también es parte de la casta política que gobierna la provincia de los salarios más bajos del país.







Temas relacionados

Azúcar   /    FOTIA   /    Ingenios   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO