Sociedad

SOCIEDAD

Salud: ¿de qué se trata la CUS?

Se avecina un cambio de modelo de salud pública de la mano de la gestión macrista. En respuesta a los pedidos del Banco mundial y la OMS, entra a escena la CUS: Cobertura universal de Salud. La salud de los trabajadores, en manos de los patrones.

Laura M. Bogado

Administrativa | Hospital Posadas

Jueves 6 de julio | 12:50

Decreto 908/2016. Un cambio de paradigma. ¿Es la CUS una intentona de privatizar lo poco que queda de la salud pública universal argentina?

En el mundo actual, en gestión sanitaria, existen dos grandes modelos antagónicos a nivel mundial. Por un lado el modelo estadounidense, harto conocido por las injusticias y desigualdades que genera, y en la punta opuesta, el cubano ¿Y porque son diametralmente opuestos? Por cómo se piensan esos modelos y a quienes beneficia.

El sistema de salud estadounidense se basa en un modelo mercantilizado, que convierte a los pacientes en clientes, y que, obviamente aquel que pueda afrontar el mayor gasto, será el que reciba la mejor atención. Oferta y demanda. La forma que encontraron los mercaderes de la enfermedad de resolver esto fue con los famosos “Medicare” o “Medicaid” para los sectores que no pueden afrontar un cuantioso gasto en medicina privada. Un seguro. De este sistema se benefician la curia eclesiástica, por ejemplo, que cuenta con numerosos hospitales, recursos y apoyo estatal, y reciben cuantiosas sumas a costa de la salud del pueblo trabajador, como prestadores del “Medicaid” impartiendo un sistema sanitario reaccionario y corrupto. Básicamente, el estado paga mensualmente la posibilidad de ser atendido en caso de padecer alguna enfermedad. O no, (porque solo cubre prestaciones muy básicas) y el paciente tendrá que afrontar los gastos al momento. Con la financiación que le corresponda. Aseguradoras, iglesia y bancos, principales beneficiarios. Los cuerpos convertidos en mercancías.

Si eso resulta repugnante, la realidad es que ese modelo de salud es el que piensa y quiere el gobierno argentino. Cuando el sistema estadounidense tiene bibliografía de sobra explicando su fracaso.

En la otra punta, el sistema de salud cubano, que, básicamente pone el eje en la prevención y la formación académica de excelencia, y la descentralización de la atención primaria, incorporando a la comunidad alrededor de los centros sanitarios para la divulgación y la participación activa. Este sistema hace eje en la prevención y luego en el paciente, con excelentes resultados. El estado es responsable de los centros, la formación, la atención, la maquinaria y la industria farmacéutica. Un país donde la burguesía fue derrotada mediante una revolución y que aun, a pesar del proceso de restauración capitalista iniciado a fines de los ’80, se mantienen vivas algunas conquistas de la clase obrera, como la salud pública o la educación.
El sistema de salud argentino en su forma es mixto. Conviven obras sociales, prepagas e instituciones públicas dependientes de autoridades nacionales, provinciales y municipales. De contenido, los servicios de la salud pública, además de ser insuficientes de base, han sufrido un enorme deterioro y en estos últimos años se han visto francamente beneficiadas las obras sociales sindicales manejadas por la burocracia sindical. En materia de salud pública, la atención primaria es casi inexistente, la desarticulación entre los organismos es total y, la desinversión una de las principales causas.

Las primeras experiencias de coberturas con “canasta básica de prestaciones” que no son más que precarizar al máximo la atención sanitaria, se realizaron bajo el gobierno de Néstor Kirchner con el Plan Federal de Salud, con la gestión del ministro Dr. Ginés González García. En el 2014, en el marco del consejo de la OMS, el ministro Manzur adhiere al sistema “CUS”.

Cobertura Universal de Salud by La Izquierda Diario on Scribd

Con esta realidad como base es que entra la CUS. Según el decreto se creara un Sistema Nacional del Seguro de Salud y tendrá su propia financiación. Este organismo, integrado por gobierno y CGT, es el encargado de dirigir los fondos de la famosa “CUS”. Que, en términos generales, es un seguro que tendrá aquel que no pueda afrontar gastos en salud ni tenga una obra social. Obviamente, las prestaciones con las que contará serán las más mínimas posibles, ya que el dinero destinado será aproximadamente unos 47 pesos mensuales al paciente que lo adquiera y tendrá la posibilidad de atención en hospitales públicos y clínicas privadas adheridas. El organismo decidirá, de acuerdo a la productividad de la institución si recibirá fondos o no. Este sistema termina en la competencia de hospitales públicos con clínicas privadas, con el resultado del desvío de fondos estatales hacia las grandes patronales de la medicina privada. Sin tener en cuenta la posibilidad de que se beneficien a los empresarios amigos, cosa que es bastante corriente para el macrismo. Desfinancia las instituciones públicas y genera aún más deterioro en el sector público. Cobertura Universal de Salud que no cubre nada, que claramente no es universal y que finalmente es menos salud para los trabajadores más precarizados. Muy similar al modelo de salud mercantilizado de Estados Unidos.
Nicolás del Caño y Miriam Bregman, candidatos por la provincia y por capital, levantan la consigna que nuestras vidas valen más que sus ganancias. Nada más acertado. Para ellos, no solo nuestras vidas sino que nuestra salud también engordan sus ganancias. Por eso, Nuestra salud, vale más que sus ganancias.

Documento by La Izquierda Diario on Scribd








Temas relacionados

Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO