OPINIÓN

Tapas que tapan: el salto de la pobreza

Un repaso por algunas editoriales y titulares del domingo. Ausencias y prioridades de una semana cargada.

Jesica Calcagno

@Jesi_mc

Domingo 4 de octubre | 12:30

Una semana cargada. Algo que se está volviendo costumbre más aceleradamente en Argentina y en el mundo. Pero en las semanas cargadas, hay noticias que buscan pasarse de largo y taparlas con otras. En ese torbellino de sobreinformación, los grandes medios actúan y operan, y este domingo no es la excepción. El conflicto de poderes que podría abrirse entre la Corte Suprema y el Senado por los traslados de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli se lleva toda la atención. El gran ausente dominical: la pobreza alcanza a 18 millones de personas. El INDEC publicó este miércoles que en el primer semestre de este año llega a 40,9%. Pero esa cifra se vuelve más crítica entre las y los menores de 15 años: 56,3%. Unicef ya había hecho sus pronósticos algunas semanas atrás, previendo que a fin de año 7 de cada 10 niños y niñas van a ser pobres. Pero ni los diarios ni portales dominicales tomaron nota. Tapas que tapan una crisis social y económica que se agrava. Hay 2,5 millones de nuevos pobres en un año sumado a una desocupación que, según voces oficialistas como Claudio Lozano (director del Banco Nación), es en verdad del 29% si se contabilizan a los que no pudieron buscar trabajo por la pandemia. El problema de la vivienda que demuestra la toma de Guernica, se agrava con estos millones de trabajadores y trabajadoras que engrosan las cifras de pobreza y desocupación. 3,5 millones son las viviendas con déficit habitacional según el último censo de 2010 mientras hay 2 millones de viviendas ociosas, desocupadas al servicio de la especulación inmobiliaria, en todo el país.

Este cuadro preocupante contrasta con las medidas económicas que tomó el gobierno 24 horas después de conocerse las cifras escalofriantes de pobreza: apuntan a darle mayores beneficios impositivos a los sectores más concentrados del empresariado. El campo, los bancos, las mineras, la construcción reciben más premios cuando anunciaron que en el presupuesto 2021 el gobierno decidió recortar “gastos sociales” como la IFE. Pero el campo quiere más: le dieron la mano y tomaron el codo, piden más devaluación. Para que sus ganancias extraordinarias a costa de las penurias del pueblo trabajador sean mayores y perduren en el tiempo.

A dónde está, que no se ve…

La lectura dominical hoy encuentra las palabras de Héctor Daer, titular de la CGT, en las clásicas entrevistas de Fontevecchia en Diario Perfil. El título pareciera una síntesis de lo que es, y para lo que se prepara, la dirigencia de la CGT. “Hay que recuperar el Perón de 1974” repite durante la entrevista Daer, dando la tónica a lo que será la celebración del 17 de octubre que encabezará el presidente Alberto Fernández en la sede Azopardo de la central sindical.

Detrás de la foto de Perón abrazado al líder radical Ricardo Balbín, la historia de 1973-1974 es conocida: Pacto Social (congelamiento de precios y salarios que terminó siendo sólo de salarios), Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) a cargo de López Rega, reforma del Código Penal (para criminalizar luchas obreras), amenazas por cadena nacional a los diputados de la izquierda peronista (“les aseguro que puestos a enfrentar la violencia con la violencia, nosotros tenemos más medios posibles para aplastarla”).

Horacio Verbitsky en El Cohete a la Luna, se muestra disconforme con una CGT que “procura fortalecer al Presidente Alberto Fernández pero frente a la Vicepresidenta CFK y en apoyo de un entendimiento de la dirigencia sindical con los poderosos patrones nucleados en la Asociación Empresaria, como Paolo Rocca y Héctor Magnetto”. Es que la conducción de la CGT busca repetir sus reuniones con la AEA. Lo que habría que agregar es que la actitud de la dirigencia de la CGT está en sintonía con las medidas económicas anunciadas por el Ministro de Economía, Martín Guzmán, para beneficiar a los sectores concentrados que piden devaluación y/o mayores beneficios impositivos. Para completar los “simbolismos”, el acto del 17 de octubre que será virtual sin movilización, quedó a cargo del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y Andrés Rodríguez de UPCN que acaba de firmar un aumento del 7% para los estatales.

Disidencias económicas y algo más

Salarios por debajo de la inflación o congelados, mayor desocupación y pobreza que auguran una crisis social y económica mayúscula, déficit habitacional. Enumeraciones que describen la realidad de millones de trabajadores y trabajadoras, ocupados y desocupados, formales e informales.

Del otro lado el sector agroexportador que tiene almacenada una producción de soja y maíz que representa un valor de entre 6.800 y 7.200 millones de dólares, y utiliza ese poder para presionar a la devaluación y beneficios impositivos. Con la baja de retenciones que le otorgó el gobierno, un pequeño sector que controla la cosecha de granos va embolsar entre 200 y 300 millones de dólares, sólo por lo que tenía acopiado. Esto según los cálculos que publicó Alejandro Bercovich el pasado viernes en Bae Negocios.

Aunque los funcionarios del gobierno se esmeren en repetir que las medidas económicas que vienen tomando desde la nueva restricción al dólar ahorro, son medidas “a largo plazo”, ya ni los economistas y periodistas afines les creen. Alfredo Zaiat, en el podcast de los sábados de Truco Gallo, contestó un desalentado “no sé” frente a la pregunta de si alcanzarán estas medidas para revertir el problema estructural de la falta dólares, y tildó de “grosero error” las medidas anteriores. Es que también está en cuestión el presupuesto 2021 presentado por Guzmán ante el congreso el 15 se septiembre, con previsiones que se alejan con cada nueva medida del gobierno. Como ya hemos planteado, la pasión por el dólar es la de una economía extranjerizada, que no tendrá salida si no es tomando medidas de fondo sobre la deuda, el comercio exterior y los bancos.

Las tapas dominicales juegan en la disputa por el per saltum de la Corte Suprema de los dos lados de la grieta. Como es usual, Clarín y La Nación lanzan su lobby de forma descarada para empoderar una casta vitalicia de jueces elegidos a dedo. Morales Solá lo grafica entusiasmado citando el titular del diario español El País: “Los jueces no se tocan”. Del otro lado de la grieta, cuestionar algunos procedimientos no implica de ninguna manera cuestionar la justicia de clase, que cuando resuelve pidiendo desalojo a los que no tienen vivienda como en Guernica, repiten a coro “la justicia no se toca”. Fernando Rosso describe en Tiempo Argentino a las minorías violentas que quieren imponer su “justicia”.

Este martes llega la misión del FMI para monitorear la economía y el ajuste, también ausente con las tapas que tapan. Un nuevo capítulo de las negociaciones de la deuda que se propone encarar el gobierno de Alberto Fernandez. La necesidad de dólares sigue así el compás de las exigencias del FMI y acreedores externos. En lo que va del 2020, con pandemia incluida, el gobierno lleva destinados 5.000 millones de dólares al pago de la deuda. 50 veces más de lo que destinó a vivienda y urbanismo. La patria es de otros, como titula hoy Octavio Crivaro para Ideas de Izquierda. Eso, que llaman prioridades.







Temas relacionados

Suprema Corte de Justicia de la Nación   /    Asociación Empresaria Argentina (AEA)   /    Guernica   /    Alberto Fernández   /    Campo   /    CGT   /    Indec

Comentarios

DEJAR COMENTARIO