Internacional

PRIVATIZACIÓN EN BRASIL

Temer remató reservas marítimas de petróleo a Shell, Exxon y otras empresas imperialistas

En la mañana del jueves ocurrió la mayor entrega de riquezas naturales de Brasil de las últimas décadas.

Sábado 9 de junio | Edición del día

En un remate, Temer ofertó a los grandes monopolios petroleros internacionales como Shell, BP Energy, Exxon, Chevron y Statoil, entre el 55% y el 70% de los bloques de explotación de tres cuencas de “pre-sal”, como se conocen las reservas marítimas de petroleo. Petrobras es socia minoritaria de los consorcios y de los billones de dòlares en barriles de petróleo en juego.

A Agência Nacional de Petróleo anunciou hoje o resultado da venda da partilha das bacias de pré-sal, “Dois Irmãos”, “Três Marias”, “Uirapuru”. A Petrobras abriu mão de 14 bilhões de barris de petróleo, que correspondem a trilhões de dólares, e o governo aceitou o negócio por nada mais que R$3,15 bilhões de... reais, e uma promessa de investimentos de somente R$738 milhões. Veja abaixo o resultado final das ofertas:
La Agencia Nacional del Petróleo anunció el jueves el resultado de la venta del reparto de las cuencas del pre-sal “Dois Irmãos”, “Três Marias” y “Uirapuru”. Petrobras abrió mano de 14 mil millones de barriles de petroleo, que corresponden a billones de dólares, y el gobierno aceptó el negocio por solo 3,15 mil millones de reales y la promesa de inversiones de apenas 738 millones de reales.

Esta es la nueva composición de las cuencas petroleras:

Dois Irmãos
Petróleo Brasileiro S.A.* (45%) – Petrobras
Statoil Brasil Óleo e Gás Ltda. (25%) – Noruega
BP Energy do Brasil Ltda. (30%) – Inglesa

Três Marias
Petróleo Brasileiro S.A.* (30%) – Petrobras
Chevron Brazil Ventures LLC. (30%) – Estadounidense
Shell Brasil Petróleo Ltda. (40%) – Anglo-holandesa

Uirapuru
Petróleo Brasileiro S.A.* (30%) – Petrobras
Petrogal Brasil S.A. (14%) – Portuguesa
Statoil Brasil Óleo e Gás Ltda. (28%) – Noruega
ExxonMobil Exploração Brasil Ltda. (28%) – Estadounidense

Esta fue la primera acción del nuevo presidente de Petrobras, Ivan Montero, sustituto de Pedro Parente, quien renunció el 1 de junio tras la crisis que siguió al aumento de precios de combustibles. La política de precios proimperialista y privatista de Montero fue aprobaa por las patronales del agronegocio y de las transportistas, que llevaron adelante los paros de transporte.

Con los combustibles caros y el pre-sal en manos de las grandes petroleras, el imperialismo se embolsa mayores ganancias sobre los recursos naturales de Brasil y le impone una mayor dependencia económica. De esta manera, la empresa ganadora del remate pagaría algunos valores simbólicos por la extracción, suma que no puede ser mayor que el 25% del precio del barril de petróleo.

El año pasado, Temer realizó cambios que regulaban la explotación del pre-sal y la participación de las empresas extranjeras: por primera vez el golpista eliminó la obligación de participación de Petrobras en el contrato de extracción del pre-sal. Sin embargo, la ley que aprobaba la “concesión” de areas del pre-sal, que supuestamente volverían al pueblo brasilero bajo la forma de royalties (gran parte absorbidos por el pago de la deuda) comenzó en el gobierno de Dilma Roussef, que no se dispuso a enfrentar las presiones imperialistas.

El otro lado entreguista y traidor del PT se muestra en el no enfrentamiento de la política privatista de Temer, que permitió que el descontento popular con el aumento de los combustibles sea capitalizado por el movimiento patronal de transportistas, defensor de esta política. El PT dirige la Federación de trabajadore petroleros (FUP-CUT), que podría haber realizado una verdadera movilización de los petroleros contra la privatización, en lugar de hacer una huelga de 72 horas en un feriado.

Sin embargo, la traición viene de antes, desde el golpe, principalmente durante la aprobación de la reforma laboral, o incluso desde la prisión del expresidente Lula, cuando la CUT desmovilizó los sindicatos de todo el país e impidió que fuesen los trabajadores los que diesen respueta a la bronca contra el gobierno de Temer.

El espacio que había contra la política de precios proimperialista en Petrobras, contra su privatización, y de apoyo a los petroleros, fue dejado vacío por la inacción de la CUT y del PT, y se transformó en una avenida para el fortalecimiento de la derecha, que se apoya ahora en ese sentimiento. Hicieron un paro en función de sus objetivos electorales para decir que el voto a un candidato del PT es lo único que puede enfrentar esta política, no los trabajadores. Los gobiernos del PT demostraron lo contrario.







Temas relacionados

Michel Temer   /    Imperialismo   /    Dilma Rousseff   /    CUT   /    PT   /    Petrobras   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO