Política

NACIONAL

Todos mueven sus piezas para controlar el Ministerio Público Fiscal

El Presidente se refirió a la designación de Rafecas y a la modificación de la ley del Ministerio Publico Fiscal. Juntos por el Cambio sostiene que es una interna del gobierno.

Lunes 23 de noviembre de 2020 | 21:15

Este fin de semana Alberto Fernández habló con distintos medios, consultado por la designación Daniel Rafecas al cargo de procurador general de la Nación, se mostró optimista de que el juez acepte asumir, aún cuando no está de acuerdo con la reforma. Rafecas insiste con la necesidad de tener las dos terceras partes de los votos de la Cámara de Senadores (48 sobre 72) para acceder a la Procuración General. Sobre esto, el mandatario sostuvo: "Daniel es un principista, pero este es un problema práctico, necesitamos de una vez por todas tener un procurador", dejando en claro que el juez no pondrá obstáculo a la nueva ley, impulsada en el Senado por la vicepresidenta.

El Presidente también anunció que esta semana se reunirá con Rafecas para hablar sobre el proyecto de reforma de la ley del Ministerio Público Fiscal.

En tanto, el bloque de senadores del oficialismo buscará aprobar esta semana en la Cámara alta, la propuesta de reforma de la ley orgánica del Ministerio Público Fiscal. El proyecto de ley contiene la modificación de la forma de elección y el tiempo de mandato del procurador general de la Nación.

El oficialismo logró unificar tres proyectos en un dictamen de mayoría. El texto unificado propone que el mandato del titular de la Procuración General de la Nación deje de ser vitalicio y dure cinco años con posibilidad de reelección por única vez, y que la elección no se planifique en un año electoral.

También, prevé que la forma de elección se realice con mayoría absoluta -37 votos, la mitad de los miembros del cuerpo-, en lugar del requisito de los dos tercios de los presentes en el recinto que rige actualmente. Sobre este punto no está claro cuál será la posición de Juntos por el Cambio. Por un lado cuestionan que cambien la forma de elegir el procurador, por otro lado era uno de los puntos que contenía el proyecto de Martín Lousteau, que fue finalmente unificado en el texto que se debatirá esta semana en el Senado. Además, Elisa Carrió había emitido una carta desde la Coalición Cívica dirigida a sus aliados de JxC, para que apoyen el proyecto de Alberto Fernández para designar a Daniel Rafecas, para evitar que CFK nombre a uno de su riñón.

La táctica de Carrió es apoyada por los radicales, que sostiene al juez Rafecas como el "mal menor" ante el peligro de que Cristina Kirchner quiera imponer a otro candidato.

Para los halcones, esto no es así. Sostienen que el Presidente y su vice terminan acordando en los temas importantes, como el impuesto a las grandes fortunas. "Más que lo que dicen, hay que ver lo que hacen", sostuvieron voceros cercanos a Patricia Bullrich.

La interna en el oficialismo

Desde que comenzó a discutirse la designación del procurador general de la Nación, las posiciones de oficialistas y opositores, se mueven como en un tablero de ajedrez. Cada cual mira cómo se mueve el contrincante para posicionarse frente a la próxima jugada.

Sectores del periodismo, en tanto, usan el tema para hablar de la interna entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Hay quienes ven que la designación de Daniel Rafecas pondría límites a CFK en el manejo judicial. Recordemos que los fiscales tendrán más poder, teniendo en cuenta que con el sistema acusatorio será central el papel de los fiscales.

Además, todos subrayan que la presidenta del Senado no aprobará la designación de Rafecas, porque fue el juez que allanó el departamento de Amado Boudou en la causa Ciccone.

Si bien hasta ahora Cristina Kirchner, no se refirió a quién podría ocupar ese cargo de no ser Rafecas, circulan varios nombres de quienes serían los posibles candidatos del bloque mayoritario en el Senado -que responden a CFK-.

Entre ellos se encuentran Carlos Zannini, Felix Crous, Carlos Cruz o Maximiliano Rusconi. La oposición de JxC sostiene que cualquiera de ellos le garantizará impunidad a la expresidenta.

El Ministerio Público Fiscal, concentrará mucho poder, además del sistema acusatorio, está en juego el nombramiento de toda la nueva estructura que tendrá la Procuración. El artículo 22 del proyecto de ley del Ministerio Público Fiscal crea “Procuradurías especializadas”. Prevé la Procuraduría de Investigaciones Administrativas, Defensa de la Constitución, Crímenes contra la Humanidad, Criminalidad Económica y Lavado de Activos, Narcocriminalidad, Trata y Explotación de Personas, Violencia Institucional, Recursos de la Seguridad Social y Contra las violencias de Género. Asimismo, la nueva ley que se debate en el Senado, discute otorgarle la oficina de escuchas a la procuración.

La oposición ve que con el Ministerio Público en manos de Cristina Kirchner, la vicepresidenta consolidaría un poder judicial importante.

Por esto, entre las versiones que circularon este fin de semana, hablan que hubo contactos entre la Casa Rosada y Juntos por el Cambio para, llegado el momento, designar a Rafecas.

Si bien el juez fue denostado por Carrió y el macrismo, luego que cerró la causa abierta por Alberto Nisman por el Pacto con Irán, en la actualidad decidieron apoyar a Fernández.

Rafecas, por su parte, no quiere ser designado por mayoría absoluta por el desafío que implicaría afrontar la gestión de un Ministerio Público integrado por cristinista y antik.

La rosca entre los partidos mayoritarios, más allá de los discursos, no tiene por objetivo democratizar el Poder Judicial, sino por el contrario, buscan todos los subterfugios, para ver quién lo maneja. O en todo caso, cómo se reparten el control de la casta judicial.







Temas relacionados

Alberto Fernández   /    Daniel Rafecas   /    Kirchnerismo   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO