Juventud

PANDEMIA Y PRECARIZACIÓN

Tuitazos de la juventud precarizada: “Esto es estar hartos de que te estén cagando”

A La Izquierda Diario llegan decenas de denuncias todos los días, pero también los testimonios de jóvenes que se cansaron de la estafa empresarial y están organizando protestas y tuitazos.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Martes 7 de abril | 23:54

“Salen más de 100 combos por día por empleado, seguro, no sabría con exactitud. Entre 100 mil y 150 mil pesos por día hace la empresa. Hoy la mayoría cobró entre 3000 y 3700 máximo. Mi amiga y su novio, ambos trabajan ahí, tienen un hijo de 5 meses, alquilan y entre ambos hoy cobraron menos de 7 mil pesos en total. Necesitaba descargarme, vi en la página de la izquierda que ya salió toda esta situación a la luz y en otros medios también. Esperemos que esta precarización laboral termine. Esto sirvió para organizarnos y luchar por nuestros derechos”. Así se despachó en el celular de La Izquierda Diario un trabajador de Burger King, de la ciudad de Buenos Aires de tan solo 22 años.

Una trabajadora de Mcdonald’s de Rosario cuenta que no tiene sueldo fijo. Le pagan por hora, con una jornada mínima de 24 y máxima de 60 horas semanales. Tiene 23 años y alcanza a juntar entre 6000 y 8000 pesos, más unos 1500 de presentismo. Escribió porque la empresa no le deposita su sueldo.

Te puede interesar: #McEstafa: la tendencia de la juventud que se rebela, en la voz de sus protagonistas

“Cuando se decretó la cuarentena nos dijeron por WhatsApp que nos quedemos tranquilos, que nos iban a pagar las horas habituales, presentismo, antigüedad. Dos días antes del pago nos informan que nos iban a pagar menos de las horas mínimas, sin el presentismo (que muchos nos lo ganamos por ir a trabajar en plena expansión del virus, arriesgándonos a contraerlo y traerlo a nuestras casas), ni antigüedad”, cuenta otro trabajador de McDonalds de Mar del Plata. Cuenta además, que les hicieron hacer cursos obligatorios durante la cuarentena, amenazando con que si no los hacían les quitarían el presentismo que después les quitaron igual. No quedan dudas. Lo que los trabajadores y las trabajadoras denunciaron con tuitazos los últimos días, es una verdadera estafa.

Al puntapié inicial lo dieron les pibes de McDonald’s que se convirtieron en tendencia el lunes con el hashtag #McEstafa. “Mi hora vale $178 y un combo $500 jajaja. Tenemos que agrandar los combos, hacer todo lo posible para que la gente gaste más. Si vino en busca de algo chico que se lleve algo grande”, denuncia María (nombre falso), trabajadora de una sucursal de la zona sur del conurbano bonaerense. Es una de las que inició la movida.

Leé también: #PandemiaSonLosEmpresarios: nuevo tuitazo de trabajadores contra cadenas de comida rápida

La acción “surgió a raíz de empezar a comunicarnos entre varios empleados de diferentes puntos de Argentina. También nos contactamos para solidarizarnos con Burger King y otras empresas de comida rápida como la nuestra que están en la misma” comentó a LID después del tuitazo del lunes.

Les pibes de McDonal’s destaparon la olla pero resulta que las estafadoras eran todas las multinacionales de comida rápida como Burger King, Starbucks, KFC, además de otras empresas como Mostaza, Wendy´s. Por eso este martes realizaron un segundo tuitazo para abarcarlas a todas con el hashtag #PandemiaSonLosEmpresarios. Esta segunda protesta también tuvo gran alcance y recibió gran solidaridad.

“Gracias por ayudarnos a movilizarnos a los trabajadores de MC. Estamos siendo estafados como siempre pero hoy más que nunca, tenemos compañeras que tienen hijos y con lo que les han pagado no les alcanza. Así como #McEstafa se lavó las manos lo está haciendo el sindicato. Nos han soltado las manos”, denunció a nuestro teléfono otro trabajador.

“La lucha sigue y están surgiendo cosas como hacer una sentada en los locales”, adelantó María.

"Esto no es de ahora"

El ejemplo se replicó y cada vez más sectores de la juventud precarizada deciden romper el silencio. Una trabajadora de Isadora del conurbano bonaerense, brindó su testimonio después del tuitazo que organizaron para denunciar la estafa de la cadena Todo Moda ( Blue Star Group, Isadora), que también aprovechó la cuarentena obligatoria para bajar salarios.

“Soy ‘instor’ que es la que arma la imagen de la tienda. El básico son 16 mil, de presentismo 2500 y los premios son de mil pesos en adelante. Mi hora de trabajo no sabría decir cuánto vale, porque son todas por cláusulas, todo va sumando al premio, pero ponele que sean 100 pesos la hora”, cuenta. El mes pasado logró reunir cerca de 29 mil pesos. “La empresa por día factura cerca de treinta mil y puede llegar a tener 100 lucas un sábado, depende la sucursal”, agrega. Es decir que esta famosa cadena podría pagarle el sueldo con menos de lo que recauda en un día.

Leé también: Starbucks despide y paga sueldos de $ 1500

“Tengo amigas que están en Burger King y me impulsaron a hacerlo. Sé que lo del tuitazo llega a muchos más lugares que una simple comunicación”, relata sobre la jornada de protesta que protagonizaron este martes. “Esto no es de ahora. Yo también trabajé en Burger King. Esto es estar cansados de que te estén cagando todo el tiempo. Yo también tuve todas las manos marcadas, no tienen elementos de trabajo. No me sorprende porque están hartos, esto es que te vienen cagando hace años. Estuve casi tres años en comida rápida. Mis amigas están cansadas de que se les vulneren los derechos, que los gerentes se hagan los boludos y miren para un costado y de no tener un sindicato que te represente. De hecho Burger King y Mostaza tienen a Pasteleros supuestamente pero nunca se sintieron representados. Igual que las chicas de comercio… el SEC es totalmente cómplice, porque se lava las manos”, denuncia.

No podría haberlo resumido mejor. El avance de estas empresas corre con la complicidad absoluta de la dirección de los sindicatos, que han avalado todas y cada una de las leyes de flexibilización laboral de las últimas décadas, a través de todos los gobiernos. Ahora están dejando pasar todos estos atropellos.

Más información: La Continental paga la mitad del salario a sus trabajadores

La situación que viven trabajadores de comida rápida y comercio, como se ve en estos casos, son un ejemplo más de los estragos que produjo la cuarentena entre la juventud, combinada con una plaga preexistente: la precarización laboral. Ahora hablamos de la flexibilización de los salarios que se sintió en los pagos de marzo.

En el Sindicato de Comercio el golpazo vino ni bien se decretó la cuarentena. Por ejemplo en los call centers, las empresas despidieron a miles de pibes con el pretexto de la finalización de los contratos en seguida y la prohibición de despidos no los contempla porque no es retroactiva. La situación de miles con salarios de miseria, se suma a la de otros miles que ya hace semanas se quedaron sin ningún tipo de ingreso, o que enfrentan las suspensiones con rebajas de salarios.

Estos miles que cobraron 3000 pesos o menos, estarían inhabilitados para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia de 10 mil pesos por única vez que decretó el Gobierno para los y las “más vulnerables”. Ni el Gobierno ni los sindicatos dan una respuesta ante la emergencia que enfrenta la juventud precarizada. Por eso estos ejemplos de organización son muy valiosos.

Trabajadores de apps de La Plata, también arruinados por la cuarentena, convocan a trabajadores de casas de comidas y restaurantes para pelear en común. Piensan por ejemplo, que si se organizaran serían capaces de demostrar que lejos de ser descartables como los tratan las empresas, pueden ponerse a disposición de enfrentar la pandemia. ¿No podrían generar un servicio de reparto de comidas para la población de riesgo, por ejemplo, para nuestros abueles que deberían quedarse en sus casas?

Te puede interesar: Del Caño reclama que sesione el Congreso y presenta nuevos proyectos de emergencia

“La coordinación con otros trabajadores precarizados me parece perfecto”, respondió la trabajadora de Isadora consultada por este tipo de iniciativa. “Yo estoy en contacto con chicas de comida rápida".

Ver esta publicación en Instagram

La juventud trabajadora y lxs precarizadxs, somos uno de los sectores más golpeados por esta crisis sanitaria, económica y social. Nos despidieron por miles en estas semanas, sin derecho a indemnización o nos recortaron los sueldos, y de un día para el otro. Quienes seguimos trabajando, no tenemos derecho a licencias, estamos expuestxs al contagio y a la persecución de la policía cuando repartimos y cuando volvemos al barrio. Somos más de 60.000 jóvenes repartidorxs de delivery, trabajadorxs de casas de comida rápida, etc. ¡Tenemos que organizarnos para que esta crisis no recaiga sobre nosotrxs! ¡Reincorporación de todxs lxs despedidxs durante la emergencia sanitaria! Cómo propuso Nicolás del Caño (diputado del PTS en el Frente de Izquierda ), es necesario un impuesto del 3% a las fortunas de los grandes empresarios del país para garantizar un salario de $30.000 para 7 millones de desocupadxs y precarizadxs. ¡Basta de persecución policial en los barrios y a lxs repartidorxs! ¡Nos tenemos que organizar ya! Juventud Trabajadora del PTS #NuestasVidasValenMásQueSusGanancias

Una publicación compartida de Juventud Trabajadora (@juventudtrabajadora_lp) el

La Izquierda Diario sigue estando a disposición de la difusión de las denuncias. Apostamos además, a que estos ejemplos de solidaridad, empatía y rebeldía de la juventud se propaguen. La juventud precarizada, organizada, tiene la fuerza para pelear por otra salida ante esta crisis.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Precarización laboral juvenil   /    Sindicato de Comercio   /    KFC   /    Pasteleros   /    Starbucks   /    Precarización laboral   /    McDonald’s   /    Salarios   /    Burger King   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO