Juventud

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LUJÁN

Repudiable provocación de un gendarme a una estudiante en la universidad

Personal de Gendarmería nacional ingresó a la universidad uniformado. Cuando exigieron que se retire, ya que su presencia violaba la autonomía universitaria, se acercó de manera provocadora para amedrentar a una estudiante.

Miércoles 11 de abril | 19:07

Ayer una persona uniformada de la Gendarmería Nacional ingresó a la sede San Miguel de la Universidad Nacional de Luján. Estudiantes se acercaron al aula donde se encontraba “cursando” e intervinieron la clase para dialogar con el docente y pedir que se retirara del establecimiento ya que se encontraba uniformado y violaba de esa manera la ley de autonomía universitaria. Cuando se retiraba del establecimiento, de manera provocadora se dirigió a una estudiante, Daniela Luna militante de la Juventud del PTS y Pan y Rosas diciéndole al oído “quédate tranquila que no hay ley, voy a volver”

Para explicar los hechos detenidamente es necesario partir de la historia del movimiento estudiantil y sus luchas por la educación pública y laica, luchas por las libertades democráticas de los estudiantes que culminó con “la noche de los bastones largos” donde el 29 de Julio de 1966, el gobierno de Ongania desalojó a estudiantes y docentes de las tomas que se venían llevando adelante en las universidades en repudio al decreto de ley 16.912. Este decreto suprimirá el gobierno tripartito, disolvía los consejos superiores y obligaba a rectores y decanos a actuar como interventores acatando las órdenes del Ministerio de Educación. En el caso de la universidad de exactas (UBA) la policía ingresa al establecimiento golpeando a todos los ocupantes, dejando como saldo más de cincuenta detenidos entre profesores y estudiantes. El rechazo a que estudiantes discutan de política dentro de las universidades y se organizaran culmina con la dictadura militar que en complicidad con los empresarios, la iglesia y la burocracia sindical hicieron desaparecer a 30.000 compañeros.

La lucha del movimiento estudiantil por defender la educación pública y el derecho legítimo a estudiar se encuentra atravesado una vez más cuando las fuerzas represivas que responden al estado, intervienen de manera provocadora a los estudiantes, en este caso la gendarmería nacional que no solo le basto con gestos de risa y pedir nombre y apellido de una estudiante cuando se le informaba de la ley de autonomía universitaria que especifica en su artículo n°31 que "La fuerza pública no puede ingresar en las instituciones universitarias nacionales sin orden escrita previa y fundada de juez competente o solicitud expresa de la autoridad universitaria legítimamente constituida" . Cuando se retiraba del establecimiento, de manera provocadora se dirigió a una estudiante, Daniela Luna militante de la Juventud del PTS y Pan y Rosas diciéndole al oído “quédate tranquila que no hay ley, voy a volver”. Hecho totalmente grave si se toma en cuenta que es la misma gendarmería que desapareció y fue la responsable de la muerte de Santiago Maldonado por pelear por los derechos de los pueblos originarios y la misma que reprime a los trabajadores cuando salen a luchar en contra de los despidos.

En una coyuntura en la cual el gobierno de Macri viene avanzando sobre los derechos de los trabajadores con despidos masivos, tarifazos y políticas de ajuste, las fuerzas represivas están a la orden del día si se trata de desalojar trabajadores o ser cómplices de las redes de trata y el narcotráfico y llevar adelante la “doctrina Chocobar” en la que el gobierno brinda apoyo a un policía que disparo a sangre fría ante un robo o en el caso de facundo un nene de 11 años que fue asesinado por la espalda con un tiro en la cabeza cuando se encontraba en la moto con un amigo. Miles son los casos en que las fuerzas represivas que funcionan como institución y responden al interés de la burguesía nacional abusan de su poder y la autoridad que esta misma les brinda para asesinar a pibes de los barrios pobres cada 25 hs.

El hecho de la provocación por parte de la gendarmería no es un dato menor teniendo en cuenta la historia de la UnLu que fue la única universidad que cerrada durante la dictadura y tiene docentes desaparecidos, cuando se trata de defender los derechos de los estudiantes ellos están para “acatar las órdenes” y responder ante ellas.

Un centro de estudiantes al servicio de las luchas

La pelea por las libertades democráticas y los derechos de los estudiantes tiene que ser uno de los pilares de los centros de estudiantes, ya que funciona no solo como interventor sino como una herramienta fundamental para la organización política en la cual dentro de las universidades las direcciones de los mismos tienen que ponerse a la cabeza de enfrentar estos acontecimiento y no callar ante semejante provocación por parte de las fuerzas represivas.

A su vez la gestión de la universidad que vale aclarar que es cogobernada por funcionarios de cambiemos es responsable directo de las repercusiones e integridad física de cada estudiante, no puede dejarse pasar este hecho grave, ni tratar de “conciliar a las partes para vivir en armonía”, como lo manifestó la directora del centro regional.

Peleamos por nuestra universidad, porque es nuestra, así como generaciones anteriores pelearon para que nosotros hoy tengamos el derecho a estudiar en una universidad pública y de calidad; nosotros llamamos a todos los estudiantes a que peleen y defiendan por la misma, para que las futuras generaciones tengan el derecho de estudiar en una universidad pública.

¡Universidad pública para la clase trabajadora!







Temas relacionados

Universidades públicas   /    San Miguel   /    UNLu   /    Gendarmería   /    Provincia de Buenos Aires   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO