Sociedad

FRENTE A NORDELTA

Vivir en Tigre: “De este lado no tenemos nada”

A partir de la denuncia de una vecina del barrio Comercio, La Izquierda Diario se acercó hasta el lugar nuevamente para ampliar su testimonio y poder constatar la falta de servicios primordiales como el agua potable. El barrio está ubicado sobre la Ruta 27 en la localidad de Tigre, justo frente del acceso a Nordelta y a unos pocos kilómetros de Villa La Ñata, donde vive el gobernador Daniel Scioli.

Ayelén y Cinthia

Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (UBA)

Miércoles 3 de diciembre de 2014 | Edición del día

1 / 1

Usted vive entre Nordelta y Villa La Ñata. ¿Cuáles son las condiciones en las que vive? ¿Cuántos habitantes hay en el barrio?

Cuando la municipalidad de Benavídez no manda el camión aguatero acá nos quedamos sin agua, producto de que las napas están vacías. Los que podemos le tenemos que pagar a los bomberos para que suministren agua y la almacenamos en tanques. Si el camión aguatero se rompe y no pasa por algunos días, tenemos que comprarle el agua a los bomberos. Nos llegaron a cobrar hasta $1.000 el tanque de agua; los vecinos que no tienen plata se tienen que juntar entre varios para poder pagar, o los que tenemos un poquito más les pasamos de la nuestra o les prestamos para poder comprarla. Algo que debería ser un derecho natural, nosotros lo tenemos que comprar.

Nos damos cuenta que el agua que nos dejan viene con mucha salitre porque cuando tiramos en el patio de tierra, ésta se pone blanca y además nos reseca la piel. En realidad no sabemos hasta donde es apta para consumo humano: un día miraba mientras el aguatero cargaba mi tanque y vi que el agua venía turbia.

Mientras esto nos pasa a nosotros en este barrio, cruzando la ruta nomás tienen agua y todos los servicios necesarios.

Somos gente de laburo, que trabajó toda su vida y creció en esta zona. Ahora, cada dos por tres vienen inmobiliarias a querer comprar, nos quieren sacar para hacer otros emprendimientos. Pero yo no me voy de acá. Somos entre 40 y 50 familias que vivimos en este barrio.

Además del agua ¿hay otro servicio que no tengan?

No hay cloacas, no hay gas, no hay nada, todo se tiene que usar con electricidad. Pero acá lo que más nos importa es el agua. Hay gente que no puede tener más de un tanque porque no tiene plata para pagarlo. Somos clase media y laburantes que vivimos acá de toda la vida y solo pudimos conseguir que pongan luces en la ruta y el basurero, y eso porque tenemos el centro comercial de Nordelta a unos metros.

¿Esto fue así siempre o a partir de cuándo no tienen agua corriente?

Desde que se construyó Nordelta nos complicó la vida a todos. Por ejemplo, ahí fue cuando nos empezamos a inundar. Vos cruzás la calle y tenés todos los servicios. Hasta una planta potabilizadora de agua que sobraría para todo el barrio. De este lado no tenemos nada.

¿En el barrio Comercio hubo algún reclamo concreto a partir de esta situación?

SÍ, la última vez fue por falta de luz. Hicieron arreglos en Nordelta y cortaron un manojo de cables que nos dejó sin suministro a todo el barrio. Salimos a cortar el acceso, que da a la entrada del barrio cerrado, con todos los vecinos y mandaron a la policía de Rincón y de Benavídez con armas largas. Si reclamás te tratan como a un criminal, pero es la única manera para que nos presten atención.


Para leer la primera nota sobre este tema, clickear acá.







Temas relacionados

Barrio Comercio   /    Nordelta   /    Tigre   /    Provincia de Buenos Aires   /    Sociedad   /    Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO