Mundo Obrero

EDUCACIÓN

Agresión a la docente de Tigre: los gobiernos son responsables

La violencia escolar es expresión de la violencia social generada por los gobiernos. La propuesta de la Agrupación Marrón en la comisión directiva del Suteba Tigre para terminar con estos hechos.

Paula Akerfeld

Delegada SUTEBA Tigre

Domingo 21 de mayo de 2017 | Edición del día

El pasado viernes 19 se viralizó por las redes sociales una situación de violencia ocurrida en la Escuela Primaria N° 46 del barrio San Pablo de Tigre donde entre insultos y empujones una maestra fue agredida por una madre de un estudiante. Este hecho fue rápidamente repudiado por la docencia y las familias partiendo de que entre miembros de la comunidad educativa no se pueden admitir estos tratos que denigran la vida cotidiana y los vínculos entre quienes defendemos y sostenemos la escuela pública. Una escuela pública denigrada por los gobiernos que no invierten en infraestructura, creación de cargos, recursos materiales y humanos necesarios para ofrecer a los hijos de los trabajadores, de las barriadas populares una educación de calidad. La violencia escolar, es expresión de la violencia social generada por los gobiernos. La escuela no es una isla. Escuchamos a través de los medios masivos de comunicación como políticos y funcionarios desprecian nuestro trabajo tratándonos como "vagos". Desde Cristina Kirchner, pasando por Massa y llegando a Vidal, hemos escuchado hasta el hartazgo su desprecio por la labor docente, responsabilizándonos de todos los males de la escuela pública mientras ellos cobran sueldos de cientos de miles de pesos y subsidian a las escuelas privadas a las que mandan a sus hijos. Muchas familias se hacen eco de estos discursos que son los que generan violencia contra los docentes.

Los medios de comunicación de forma amarillista aprovechan estos hechos para enfrentarnos a las familias. Pero no nos dejamos engañar y estamos del mismo lado de estas últimas. Gobiernos y empresarios nos empujan a vivir vidas miserables, donde las familias que mandan a sus hijos a la escuela pública vienen padeciendo los tarifazos, el aumento de los precios, la falta de trabajo, y los que trabajan lo tienen que hacer muchas horas, en gran parte de los casos precarizados o en negro, para llegar a fin de mes. Las mujeres, madres, muchas veces solas a cargos de sus hijos, padecen impotencia de no tener lugares seguros donde dejar a sus niños pequeños cuando salen a trabajar, como jardines maternales a cargo de profesionales o escuelas de doble jornada con los recursos necesarios que el Estado debe procurar. Los chicos comen en la escuela alimentos de mala calidad y esta recibe un presupuesto insultante de $12 por alumno.

Del mismo lado estamos las docentes. Trabajamos dos o tres cargos dejando nuestra salud en las aulas y sin siquiera saber cual es nuestro salario por la tregua que le da Baradel al gobierno sin que aún haya cerrado la paritaria.

Es una olla a presión, entre docentes extenuadas y estresadas por las largas jornadas y pésimas condiciones laborales con cursos superpoblados; y las familias, en una situación de creciente malestar y precarización en sus condiciones de vida y de trabajo.

Nada de esto justifica la agresión hacia las docente ni hacia ningún miembro de la comunidad; pero tenemos que identificar a los verdaderos responsables de estas situaciones, y unirnos con las familias al grito de: ¡Nuestras vidas y la educación valen más que sus ganancias!

Al respecto, Gabriela Macauda, Secretaría General Adjunta de SUTEBA Tigre y referente de la Agrupación Marrón, PTS-FIT, señaló: "Necesitamos pelear por una jornada laboral de seis horas para las docentes y las familias trabajadoras, donde trabajemos todos y trabajemos menos, con salarios que alcancen a cubrir la canasta familiar. De ese modo los docentes, por ejemplo, tendríamos la posibilidad de trabajar cuatro horas frente curso y tener dos horas para capacitarnos pero también para promover espacios de diálogo y encuentro con las familias. Esto no solo elevaría la calidad educativa sino que reduciría de forma considerable el malestar y las situaciones de violencia y enfrentamiento. En el camino por esa pelea, es necesario que se implemente en lo inmediato jornadas institucionales mensuales con suspensión de clases donde se convoque a las familias para trabajar las problemáticas que hubiere junto con los Equipos de Orientación Escolar (EOE). Para implementar esto, se requiere la urgente creación de EOE en todas las escuelas y la creación de cargos faltantes para no sobrecargar de tareas a las docentes que tienen cursos de más de cuarenta chicos en algunos casos. La solución no está en que quienes insultan a un docente queden detenido por treinta días como dice la Ley que pretenden implementar, ya que eso lo único que hace es generar más violencia. Tenemos que convertir las escuelas en espacios abiertos de encuentro con las familias donde juntos nos organicemos por transformar nuestras condiciones de vida y de trabajo y exigirle al Estado mejores condiciones para la escuela pública. El día de mañana, estaremos acompañando a las docentes y la comunidad tigrense que harán un abrazo a la escuela y se movilizarán a la Jefatura de Inspección para exigir su intervención."







Temas relacionados

Violencia Escolar   /    Suteba Tigre   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO