Política

LA MATANZA

Alegatos en el juicio al torturador de Luciano Arruga

En el día de ayer desde las 12 hs se desarrollaron los alegatos y conclusiones del proceso de juzgamiento a Julio Diego Torales. Los mismos serán sometidos a evaluación y el próximo viernes se dictara la sentencia, que definirá la impunidad o condena al policía torturador de Luciano Arruga el pasado 22 de septiembre de 2008.

Nathalia González Seligra

Docente | Secretaría de organización Suteba La Matanza

Sábado 9 de mayo de 2015 | Edición del día

  • Alegato defensa de Torales La izquierda diario
  • Dr. Juan Grimberg, abogado de Torales La izquierda diario
  • Dr. Maximiliano Medina (CELS), abogado de la familia de Arruga. La izquierda diario
  • Alegato de la querella, Dr. Juan Manuel Combi (APDH- La Matanza) La izquierda diario
  • Monica Alegre, escucha el alegato de la defensa. La izquierda diario
  • A sala llena se escucharon los alegatos. La izquierda diario

1 / 6

Fotografía: La Izquierda Diario

Luciano nos marco el camino de la investigación
Comenzó la fiscalía planteando que el proceso demostró, en primer lugar que Luciano había sido víctima de una detención ilegal e ilegitima, con muchas irregularidades. Entre ellas que fue detenido en un lugar (el destacamento de Indart 106, lomas del mirador) no apto para detenciones. De los mismos policías testigos presentados por la defensa se desprendió que estuvo detenido en la cocina del lugar. Que siendo menor, se lo mantuvo incomunicado, con el agravante de que sin antecedentes estuvo con tres policías adultos en un cuarto por más de 9hs. Y el propio Olmos, policía testigo declaró que no hubo acta de detención del joven.
Luciano nos marco el camino de la investigación, su cuerpo hablo y quedaron las pruebas en el policlínico de San Justo y Luciano estuvo presente este juicio en los testimonios de su madre y su hermana.
Por su parte, la querella en voz del abogado Juan Manuel Combi de APDH, demostró la irregularidad del supuesto robo por el cual fue detenido Luciano, este había ocurrido a las 9hs mientras que su detención fue después de la s11hs en las inmediaciones, cerca de su casa. Que la revisación médica forense a Luciano ocurrió alrededor del mediodía, enseguida que había sido detenido donde se demostró que no tenía ninguna lesión. Y que consta que luego de ser liberado, atendido en el policlínico de san justo, registraba traumatismos en el rostro. Por lo que queda demostrado que fue golpeado en el destacamento.
Amparado en los fallos nacionales e internacionales que han demostrado y encuadrado el delito de tortura los abogados de la querella, luego en voz de Maximiliano Medina (CELS) demostraron que Luciano fue víctima de tortura no solo física, por los golpes recibidos, sino psicológica con la amenazas contra su integridad sexual de ser trasladado a la comisaria 8va a la celda de los “violines”(posibilidad fáctica ya que el destacamento dependía de dicha comisaria), con agravios hacia su persona como los insultos permanentes “negro rastreo, chorro” y la obligación de comer un sándwich escupido por los policías que estaba en el lugar.
Como dijera su hermana, la intención de Torales y los 2 policías que lo acompañaban fue “quebrarle la vida “ a Luciano con prácticas deshumanizantes, reforzando el estigma y discriminación que tienen los jóvenes como Luciano en La Matanza que son apuntados con el dedo como pibes chorros
Por todo esto la querella solicitó una pena de 16 años y la inhabilitación del policía Torales.

Torales no es Milani

Esta frase fue parte del pobre alegato de la defensa, con un burlesco argumento que su defendido, el torturador Torales, había sido “victima procesal” y de una operación política. “Torales no es Videla, no es Pinochet y no es MIlani, además si fuera Milani el CELS no lo estaría imputando” esas fueron las palabras de Dr Grimberg, miembro del estudio de Miguel Racanelli, famoso “saca-policías” y titular del PRO La Matanza. Quien seguramente de estar en el banquillo el genocida Milani lo defendería al igual que lo hizo con el torturador Torales. Esta es una muestra más de querer embarrar la cancha planteando que el proceso había sido una sucesión de mentiras. Luego remató acusando a Vanesa Orieta y al amigo de Luciano de falso testimonio. Es decir la vieja estrategia de transformar a la víctima en victimario.

Por supuesto que la defensa continuó con la misma línea argumental que sostiene desde el primer día: que Torales es inocente, que no existió tortura alguna ni golpes, que Luciano puede haberse hecho el golpe cuando fue liberado, y varias provocaciones más. Y particularmente sobre el hecho de que Luciano no podría haber comido un sándwich escupido porque era un joven con personalidad. Que el problema es que como luego el joven desapareció y apareció muerto toda esta causa esta envuelta en un “tufillo medio raro”. Por ello pidió la absolución de Torales.

Haber llegado a esta instancia judicial es el resultado de la incansable lucha que llevan adelante la familia, diversos organismos de DDHH y organizaciones políticas como venimos reflejando desde este medio, como también lo hacen los jóvenes cordobeses estos días contra las razzias y los familiares de Mauro Silva junto al CeProDH en el sur del conurbano. Por eso invitamos desde este medio a todos aquellos jóvenes, estudiantes, trabajadores, personalidades y organismos de lucha contra la impunidad a acompañar a la familia de Luciano en la lectura de la sentencia a realizarse el próximo 15/05 a las 12hs en la sala ubicada en Mendoza y Almafuerte en San Justo.

El viernes, cuando se dicte la sentencia, La Izquierda Diario estará presente para saber si se hace justicia o Torales es absuelto.







Temas relacionados

Julio Diego Torales   /    Luciano Arruga   /    La Matanza   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO