Géneros y Sexualidades

VIOLENCIA DE GÉNERO

Bahía Blanca: Juicio por el femicidio de Micaela Ortega

Esta semana comenzó el juicio por el femicidio de Micaela Ortega en Bahía Blanca, se trata del primer juicio por grooming seguido de femicidio del país.

Daniela Rodriguez

Docente y delegada Suteba | Bahía Blanca

Viernes 13 de octubre de 2017 | Edición del día

1 / 2

El juicio abierto se llevó a cabo durante toda la semana y en cada jornada declararon los distintos testigos de la causa. Mientras el acusado, Jonatan Luna, no hizo uso de su “derecho a hablar”, otros testigos sí lo hicieron: familiares de la víctima, la ex pareja de Luna (María Eliana Espinoza), varias vecinas del mismo, el comisario Pablo González (jefe operativo del Área de investigación de la Bonaerense), Marcos Herrero (coordinador del grupo de perros) y Emiliano Álvarez Porte (Secretario de seguridad del municipio).

Una de las vecinas que atestiguó, una adolescente de 17 años declaró que, en una conversación con Luna, él dijo: “Lo que le pasó a Micaela fue porque no quiso tener relaciones sexuales”.

Esta mañana, luego de cuatro jornadas de declaraciones, se conocieron los alegatos de la querella y la defensa del juicio por el femicidio de Micaela Ortega, y el jueves próximo se conocerá la sentencia.

Entre tanto, el fiscal Rodolfo De Lucia sostuvo: "Esta fiscalía ha logrado demostrar que Luna mantuvo comunicaciones electrónicas con Micaela para cometer un delito sexual, que le sustrajo pertenencias y que esa conducta de darle muerte lo convierte en homicidio agravado".

Respecto a los datos que aportaron previamente los peritos médicos, el fiscal señaló que los resultados sobre la peligrosidad de Luna se dan en el contexto de la posible autoría del femicidio de Micaela. Sumado a esto, según De Lucia “hay una desigualdad de poder entre Luna y Micaela, porque uno sabía lo que pasaba y la otra no", por esta razón se justifica la figura de alevosía en el crimen.

Cabe destacar que para De Lucía el homicidio constituye un femicidio y justifica su decisión comparando lo que establece el Código Penal y el caso de Micaela, utilizando como antecedente el caso de Ángeles Rawson y su sentencia.

Para finalizar y asegurando que el móvil del acusado fue el de abuso sexual, la Fiscalía expresó: "por todos estos elementos voy a solicitar que se declare a Luna como autor penalmente responsable, y se le dicte perpetua y la reincidencia por haber sido condenado por la justicia de Río Negro."

Asimismo, la abogada de la familia Ortega, María Fernanda Petersen plateó que Luna no es inimputable y coincidió con la Fiscalía en que el móvil del crimen fue el abuso sexual y que se trata de un femicidio, también aseguró: "Estamos de acuerdo con el pedido de alevosía de la fiscalía, agravante definido en la doctrina como el crimen del ’cobarde y traidor’." Finalizando la abogada pidió, al igual que el fiscal, la prisión perpetua.

Por su parte el defensor de Jonatan Luna, Sebastián Cuevas, reconoció la autoría de su representado. Según Cuevas el homicidio de Micaela fue motivado para ocultar el delito de robo por lo que descarta el intento de abuso y, por ende, el femicidio.
Aunque el defensor no plantea la inimputabilidad del acusado, ya que los profesionales lo descartaron, niega la clasificación de alevosía y termina pidiendo 20 de prisión.

Durante toda la jornada del juicio distintas organizaciones políticas, sociales, sindicalistas y de mujeres e independientes se hicieron presentes para acompañar a Mónica Cid y toda la familia de Micaela Ortega como desde el primer día en que desapareció Mica.

Te puede interesar: Bahía Blanca: Micaela lleva veinte días desaparecida.

El femicidio de Micaela puso en evidencia que la violencia de género no se resuelve con más recursos destinados a las fuerzas de seguridad, ni planteando penas más severas. El presupuesto destinado por todos los gobiernos según la ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres, fue y es prácticamente nulo.

Desde Pan y Rosas creemos que el femicidio es el último eslabón de una larga cadena de violencias sufridas cotidianamente y muchas veces invisibilizada, y tiene raíz en la profunda desigualdad que sufrimos las mujeres tanto en el ámbito familiar como en el trabajo, en la calle, en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Como lo denunciamos desde el primer momento las responsabilidades y complicidades del femicidio de Micaela recaen directamente en el gobierno de Cambiemos (con Gay y Álvarez Porte a la cabeza), en las fuerzas de seguridad, las dilaciones de la Justicia y la campaña reaccionaria de los medios de comunicación, comandados por La Nueva.

Porque entendemos que las medidas llegan cuando las mujeres ya han sido asesinadas y violentadas es que planteamos que el Estado debe garantizar y proteger la vida de las mujeres y niñas y exigimos medidas concretas para combatir la violencia de género y los femicidios.







Temas relacionados

Femicidios   /    Provincia de Buenos Aires   /    Violencia de género   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO