×
×
Red Internacional

Publicamos testimonio de una trabajadora despedida. Maltratos, prepotencia patronal y despidos sin causa, relatados desde adentro de la sala.

Jueves 18 de agosto de 2016 | Edición del día

Fotografía: seccionciudad

Un día llegué a trabajar y me entere que me echaban sin motivo. Cuando leí la nota del Bingo, sentí ganas de denunciar lo que viví trabajando ahí adentro. Cosas que aún hoy me generan bronca. Desde los maltratos por ser auxiliar, el acoso a compañeras mujeres por parte de los superiores, hasta las malas condiciones del guardarropa que nunca desinfectaban, y el uniforme de polar mugriento que nos obligaban a usar para limpiar las veredas.

Trabaje varios años como auxiliar de limpieza y nos hacían hacer de todo por el mismo sueldo. Éramos los comodines, cuando faltaba algún vendedor nos ponían en esa función. Además de nuestras tareas, nos mandaban a controlar las series, pasar el listado de los premios ganados en el bingo, validar los tickets que se cobran de ruleta o máquina. Si nos equivocábamos nos descontaban del sueldo. Mirábamos las cámaras, actualizábamos cada 5 minutos las ventanas de las computadoras. Si no llegábamos a controlar un mail o si se nos pasaba un error, podían suspendernos y hasta echarnos.

Los auxiliares son multiuso, cobran menos y sufrís injusticias a causa de las diferencias que fomenta la misma empresa. Tal es así que la propina se la repartían entre todos dejándonos afuera solo a nosotros.

Cuando te contratan te dicen que es un laburo que te permite crecer, esto no es así. Entras como auxiliar y morís como tal. No podés avanzar, adentro porque ellos no te lo permiten, ni afuera debido a que rotas dos o tres veces en la misma semana, anulando cualquier posibilidad de tener otro trabajo para llegar a fin de mes o estudiar.

Como mujer te obligan a estar maquillada, si estas embarazada solo a los siete meses y medio te podés sentar, si estas indispuesta no podés tener una toallita femenina con vos para cambiarte. Sufrís los acosos de los jerárquicos si sos “linda” y la discriminación si no lo sos. Ahí adentro vi como acosaban a compañeras. Desde comentarios como: “pasa que quiero ver el largo de tu pollerita” hasta mensajes más fuertes. Una situación horrible porque si encima les pones mala cara te echan, es terrible.

Si te enfermas buscan la vuelta para que vayas igual. Sea domingo, sábado o día de la semana pretenden que les presentes un certificado médico, con tres horas previas al ingreso, el cual no puede ser de la guardia. Esto tampoco te garantiza que no te descuenten. Por lo general terminas yendo a trabajar para no perder ni el día ni el presentismo. Si ven que te sentís mal, durante tu jornada, te hacen firmar un acta donde vos dejas sentado que estás trabajando en esas condiciones.

Suma tu denuncia enviando un whatsapp al +54 9 223 6886960.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias