×
×
Red Internacional

Mientras transcurría el tercer día de paro en la planta camino a Monte Cristo, llegaron 30 telegramas de despido hasta el momento. Una medida ilegal que ataca el derecho a huelga y que busca generar miedo en los trabajadores, pero la lucha se mantiene firme.

Escuchá esta nota
Miércoles 24 de mayo | 22:44
Foto: trabajadores de la planta de Coca Cola Córdoba luchan por salario y enfrentan despidos ligelaes

Como venimos cubriendo en este medio, el conflicto en Coca Cola de Córdoba comenzó hace dos meses con los obreros reclamando un aumento salarial. En su momento el Ministerio de Trabajo de la provincia dictó la conciliación obligatoria que concluyó este lunes. Durante el transcurso de la misma la empresa se negó a dar lugar a un simple reclamo de los trabajadores: un aumento salarial para no perder con la inflación. Un pedido lógico más aún a una multinacional como Coca Cola que remarca los precios semanalmente mientras los salarios pierden mes a mes.

Te puede interesar: Ajuste con represión. Gustavo Sáenz, gobernador de Salta y aliado de Massa, reprime protesta docente

Los trabajadores fueron al paro luego de votar en una masiva asamblea de los tres turnos y con la cobertura sindical correspondiente. Ejercen un derecho constitucional con un reclamo más que justo. Pero estas empresas están acostumbradas a hacer lo que quieren, a avasallar cualquier derecho laboral porque las conducciones sindicales son cómplices y el gobierno las avala.

Hasta el momento de escribir esta nota se sabe que son treinta los trabajadores despedidos y en las actas firmadas por la escribana María Mur Molina se justifican los despidos por "haberse ausentado de su puesto de trabajo sin justificación ni sustento jurídico alguno" apelando al artículo 244 de la Ley de Contrato de Trabajo. Un artículo que no se puede aplicar a una medida gremial de carácter colectivo ya que dicho artículo rige para conductas individuales. Son despidos ilegales y arbitrarios, con el único objetivo de generar miedo y división entre los trabajadores que hace tres días sostienen una medida de lucha. Tal es así que entre los despedidos hay un delegado congresal que tiene fueros y un trabajador que está de vacaciones.

Por otro lado la empresa puede buscar correr el arco y que el Ministerio vuelva a intervenir dictando la conciliación y frenar la lucha. Sin embargo una conciliación sería una medida autoritaria e ilegal, ya que el conflicto es por otro motivo que ya agotó todas las instancias de arbitraje del Ministerio. La conducción del sindicato, en vez de decir "nosotros advertimos que esto podía pasar", se tiene que poner a la cabeza rechazando los despidos, organizando un fondo de lucha para que a ningún compañero despedido le falte el sustento de sus familias y extender la lucha con asambleas en Pritty, Quilmes, etc hasta que hasta el último compañero sea reincorporado y se conquisten los reclamos salariales.

Estos días con el fin de semana largo de por medio son claves para fortalecer la lucha y mantenerse más unidos que nunca. Si bien el conflicto ha tomado repercusión mediática, podría ayudar que se realicen acciones de protesta como cortes y movilizaciones para darle visibilidad al reclamo, para mostrar que en Córdoba las grandes patronales hacen lo que quieren, avasallan todos los derechos laborales.

Unidad, coordinación y solidaridad para ganar

Pareciera que entre las cámaras empresarias de la provincia circula un manual de cómo responder ante los reclamos de los trabajadores. En Bagley ante el reclamo por el despido arbitrario de un compañero la empresa del grupo Arcor respondió con 29 despidos más. O la escribana Mur Molina trabaja para ambas empresas o se demuestra que estas multinacionales se creen por encima de cualquier derecho laboral y no están dispuestas a ceder ante los reclamos obreros.

Sabemos que ellos persiguen los mismos intereses, que cuentan con la complicidad de las conducciones sindicales y el apoyo del gobierno. Manejan lo que se dice en los grandes medios de comunicación, pero como comentaba un trabajador durante la mañana de hoy, "esta lucha tiene que servir para que nos demos cuenta que tenemos fuerza, que nada puede funcionar sin nosotros. Si estamos unidos podemos ganar".

Todos sabemos que la unidad es lo primero que hay que mantener en un conflicto, pero muchas veces cuesta coordinar entre trabajadores de distintas fábricas. Las conducciones gremiales se han encargado de dividirnos pero tenemos la oportunidad de ir construyendo esa coordinación porque tenemos los mismos problemas y nos enfrentamos a multinacionales que no tienen problema en juntarse en contra de nuestros reclamos. Además de Bagley, este miércoles estuvieron realizando una protesta los trabajadores de Montich, la semana pasada los trabajadores de WEG, antes los docentes y persiste en su lucha el personal de salud. Acciones comunes buscando la solidaridad va a fortalecer cada reclamo y ganarse la simpatía y el apoyo popular, porque todos estamos sufriendo el ajuste y la inflación.

Viva la lucha de los trabajadores de Coca Cola!

Todos adentro, ningún despido!

Aumento salarial ya!


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias