Deportes

FÚTBOL

Deporte, pasión y negocios, lo que está en juego en el fútbol argentino

Los clubes asociados a la AFA recibieron la semana pasada el borrador del nuevo estatuto que propone la FIFA y tienen hasta el 6 de febrero para plantear cambios.

Pablo Maltz

@pablomaltz

Lunes 30 de enero de 2017 | Edición del día

Los clubes que forman parte de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) recibieron la semana pasada el borrador del proyecto del nuevo estatuto que propone la FIFA. Si bien la última palabra es de la organización internacional que rige desde Zurich, los dirigentes de los clubes argentinos tienen hasta el 6 de febrero para cambiar algunos artículos del proyecto.

El debate que pone a consideración la FIFA y por el que se encuentran en permanentes reuniones los dirigentes de todas las categorías, gira en torno a los artículos más organizativos y de representatividad, como el Artículo 22 que propone una Asamblea con 46 dirigentes en vez de los actuales 75, sumándose delegados del Fútbol Femenino, Futsal, Fútbol Playa, Árbitros, Entrenadores y Jugadores; y el Artículo 33 que menciona a un Comité Ejecutivo de 15 miembros.

Lo que no se está discutiendo es un cambio que parece sutil pero es fundamental en la nueva propuesta: según este estatuto, “toda persona jurídica que desee convertirse en miembro de la AFA presentará una solicitud por escrito ante la Secretaria General de la AFA”. Este artículo barre con el actual estatuto que señala: “Son miembros y forman parte de la AFA las instituciones admitidas en su seno como afiliadas, las cuales tienen amplia autonomía económica – financiera, jurídica y funcional, debiendo, para mantenerse como tales, dar cumplimiento expreso a lo establecido en este Estatuto y en los reglamentos, y a las leyes vigentes de aplicación en Asociaciones Civiles”.

La posibilidad de incorporar “Personas jurídicas” a la AFA, es decir, empresas dentro de la Asociación o bien transformar Clubes ya existentes en Sociedades Anónimas, tiene adhesión en un sector de los hinchas bajo un argumento falaz: la negligencia que provocó el endeudamiento y crisis de muchos clubes cambiaría si lo manejaran gerentes de manera empresarial, situación totalmente refutada en base a la experiencia de cientos de casos, desde España, pasando por México y la última década del fútbol chileno.

Las idas y vueltas sobre las elecciones en AFA, el nuevo Estatuto, la creación de la Superliga - un torneo de élite que generará mayor desigualdad en cuanto al ingreso por televisación- y la negociación de esos derechos de transmisión, no pueden entenderse por separado ni desvincularse de los actores políticos nacionales. El deseo de Macri por incorporar las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) en el fútbol no es nuevo: siendo Presidente de Boca propuso este cambio y no recibió otro voto positivo dentro del Comité Ejecutivo de AFA. Además, su estrecha relación con el actual Presidente boquense Angelici y la influencia sobre la Comisión Regularizadora, con Armando Pérez a la cabeza, forman parte del ajedrez político en el que participan sectores vinculados a sindicatos que a su vez son dirigentes de clubes, agrupamientos como “Ascenso Unido” y empresarios nacionales.

La responsabilidad de llegar a esta situación de ahogo económico y juicios impagables es de los dirigentes y producto de la poca participación de la masa societaria en las decisiones trascendentes. Para comprender esto debemos tener en cuenta los cambios sociales que se dieron en las últimas décadas, que incluyó la burocratización de instituciones de la sociedad civil, convirtiéndolas paulatinamente en “cáscaras vacías”.

Además, la tendencia a catalogar las crisis o éxitos de las dirigencias sólo por el resultado futbolístico, hace que muchos actores de la institución dejen de lado aspectos centrales en la vida de un club. Si lo importante es salir campeón como sea, esto puede implicar: el cierre de los deportes que no generen rédito económico, cambiar de estadio por pedido de grandes multimedios, dejar al club sin jugadores propios ni patrimonio y por qué no, pasar a ser una empresa que sustituye la participación del socio por accionistas.

Frente a esta situación, un sector de hinchas agrupados en filiales, peñas y agrupaciones, muchos de ellos nucleados en la Coordinadora de Hinchas reclaman ser escuchados y consultados sobre los destinos de sus clubes y ser un actor protagónico en cuestiones que afectan a todas/os los socios más allá de la camiseta, como en este caso la reforma del Estatuto de AFA.







Temas relacionados

Fútbol argentino   /    FIFA   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO