×
×
Red Internacional

Faltando tres días del cierre de listas electorales, donde la especulación sobre las candidaturas no cesa, el gobierno provincial anunció un acuerdo con los bonistas. La próxima lista del oficialismo viene con el “plus” de una millonaria hipoteca por 25 años para los bonaerenses. Todos son pagadores seriales, ahora de la deuda que dejó Vidal.

Viernes 23 de julio | 01:46
Imagen: @Kicillofok

A tres días del cierre de las listas, cuando aún la ronda de los posibles candidatos del Frente de Todos no deja de girar, el gobierno de Axel Kicillof anunció con mucha pompa las supuestas “bondades” del acuerdo con el principal acreedor de la provincia y otros bonistas con los que se negociaron los términos para enmendar la oferta de canje de deuda bajo legislación extranjera. El principio de acuerdo llegó luego de más de 20 extensiones de las negociaciones, que se vienen sucediendo desde hace un año.

Ni bien iniciada su gestión y previo al estallido de la pandemia, Kicillof había pagado a los bonistas unos 300 millones de dólares. Con este principio de acuerdo (al que todavía no entró una gran parte del Grupo Ad Hoc) el gobierno provincial -siguiendo los pasos del ministro de Economía Martín Guzmán- convalida una deuda odiosa, que como sucede siempre, no fue utilizada para beneficiar al pueblo trabajador que sí la terminará pagando con su esfuerzo, en favor de un puñado de especuladores. Una verdadera hipoteca por 25 años para todas y todos los bonaerenses.

A su vez el gobierno provincial festeja la “reducción” de las tasas de interés -que a decir la verdad siguen siendo altísimas- cuando en el mundo las mismas están cercanas a cero. Una estafa que pagaremos con sangre, sudor y lágrimas. Con el Frente de Todos y Juntos por el Cambio (ahora autodenominados “Juntos” a secas) como también con el antiobrero Randazzo y el derechista Espert, seguirán ganando los especuladores.

Fiebre de sábado a la noche

Aunque en los últimos días se especula con algunos nombres para encabezar las listas del Frente de Todos en la provincia, la rosca sigue al rojo vivo y todo indica que seguirá así hasta el sábado a la noche, cuando vence el plazo para la presentación de listas.

El presidente y CFK se siguen disputando la lapicera. Alberto Fernández insiste con Victoria Tolosa Paz; Daniel Gollan (actual ministro de Salud provincial) aparece en la grilla y Daniel Arroyo (ministro de Desarrollo Social de la Nación) sigue sonando. A su vez una parte de los intendentes del conurbano se abroquelan para sumar gente propia a las listas. Ellos añoran con mantener -y en el mejor de los casos ampliar- su representación en la Legislatura bonaerense, pero a la vez temen que se repita la historia del 2019 cuando Kicillof los dejó afuera del armado de su gabinete.

Máximo dirige el armado legislativo, y por lo tanto La Cámpora también quiere tallar en el reparto. Los intendentes no quieren quedarse a la intemperie, y buscan blindarse cuando muchos de ellos tienen sobre sus cabezas la espada de Damocles de la ley que limita sus reelecciones indefinidas a partir del 2023. Dicha ley se las impuso María Eugenia Vidal con la colaboración del ex Frente Renovador de Sergio Massa.

El sistema electoral vigente en la provincia establece que cada dos años algunas secciones eligen senadores y otras diputados provinciales por un mandato de cuatro años. En la estratégica Tercera Sección (integrada por los distritos del conurbano sur y La Matanza) este año se eligen diputados y el Frente de Todos pone en juego diez bancas, la mayoría de ellas ocupadas por legisladores que responden a los intendentes, tal es el caso de Lomas de Zamora, Almirante Brown, Esteban Echeverría, Florencio Varela y Ensenada.

El domingo veremos cómo termina esta frenética rosca; esperan dos días agitados, con teléfonos al rojo vivo.

Nicolás del Caño encabeza las listas del FIT-U en provincia de Buenos Aires

Enfrentado a las internas del poder, el Frente de Izquierda-Unidad presentará listas donde se unen candidatos del PTS, PO, IS y del MST -el 80% de la izquierda argentina- con compañeros y compañeras que vienen siendo protagonistas de las principales luchas que recorren la provincia y el país: trabajadoras y trabajadores ocupados, tercerizados y desocupados que vienen expresando que no están dispuestos y dispuestas a aceptar el ajuste del gobierno y que se organizan para superar la tregua de la burocracia sindical.

El FIT-U es parte de esa fuerza social que está naciendo en las calles y donde la juventud tiene también su lugar para que la izquierda se convierta en la tercera fuerza nacional.

La pelea por diputados y diputadas de los trabajadores es un engranaje para que esa fuerza social se multiplique y pueda imponer nuestra propia salida a la crisis.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias