×
×
Red Internacional

Este sábado el juez Martín del Viso los mando a detener ante el pedido de la fiscalía por considerarlos sospechosos de los delitos de "encubrimiento agravado, privaciones de la libertad agravadas y falsedades ideológicas". La movilización logró imponer escalar en las responsabilidades en este crimen de “gatillo fácil”.

Lunes 29 de noviembre de 2021 | 12:27

Este sábado por la tarde fueron detenidos otros cinco policías sospechados de encubrir el asesinato de Lucas González, el chico de 17 años asesinado por tres policías de la Ciudad de civil, cuando volvía con sus compañeros de entrenar en Barracas Central.

Según informó Télam los detenidos son el comisario Romero y el subcomisario Inca, a cargo de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 4; y el comisario Du Santos, el principal Cuevas y la oficial Fariña, estos tres últimos efectivos de la Comisaría Vecinal 4D de la Policía de la Ciudad. También tenía orden de captura una sexta policía, la oficial Lorena Miño, que se entregó cerca del mediodía de de este lunes, luego de haber hecho un descargo por redes sociales, intentando presentarse como víctima también.

Los fiscales Gómez Barbella y Heim consideraron a esos policías sospechosos de los delitos de "encubrimiento agravado, privaciones de la libertad agravadas y falsedades ideológicas". Según la investigación son sospechosos de plantar el arma en el auto donde Lucas viajaba con sus amigos y de mentir en el sumario haciendo pasar el asesinato como una persecución con tiroteo.

Estos cinco arrestos se suman a los primeros tres oficiales detenidos, quien son acusados del asesinato de Lucas, por entenderse como un "homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones, con alevosía por el asesinato y la tentativa de ese mismo delito contra los otros tres adolescentes, más privación ilegal de la libertad y falsedad ideológica". El inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas ya declararon y reconocieron haber disparado sobre el auto donde se encontraban los chicos.

Te puede interesar: Cuáles son las pruebas contra los tres policías asesinos de Lucas González

Como comentaban varios chicos en las marchas buscando Justicia por el asesinato de Lucas, “la brigada actúa siempre de civil, nos persiguen por tener una gorrita y amedrentan todo el tiempo por ser morochitos. No queremos terminar asesinados como Lucas”. El gatillo fácil es un delito que recorre las distintas fuerzas policiales, por la presión de la movilización la justicia avanza sobre los encubridores. Pero quedan los responsables políticos, esos que en campaña pedían mano dura y bajar la edad de imputabilidad, como los Espert, Bullrich y Berni, discursos que valentona a una policía que con el miedo y la persecución busca un “control social represivo” sobre la juventud en los barrios.

Te puede interesar: El crimen de Lucas González y la doctrina del queso gruyere




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias