×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Mientras Kicillof, Berni y Espinoza fortalecen a la Bonaerense.El Estado le dice que espere, mientras su agresor viola la perimetral y golpea a mujeres

“¿Qué tengo que esperar? ¿A que me mate?” se pregunta Rocio cuando las autoridades del Estado le dan la espalda a sus denuncias. El agresor, un boxeador que fue su pareja hasta que la golpeó, violó la perimetral e hirió a su amiga en el rostro con una botella. Tuvieron que darle 80 puntos. Pero la fiscalía sigue “esperando”.

José Muralla@murayeando

Miércoles 17 de febrero | 17:33
Foto: BigBang news

El agresor, identificado por la víctima como Lucas Laugle, es un boxedor profesional de La Matanza y acosa a su ex-pareja a diario, tanto personal como telefónicamente. Es el padre de su hijo de 5 años. Rocío dio por terminada la relación cuando el 25 de diciembre pasado le propinó una brutal golpiza.

Como continuó la violencia y las amenazas, lo denunció y el 28 de diciembre se le dictó una perimetral que nunca cumplió. La perimetral le impide no sólo acercarse físicamente sino también mantener cualquier tipo de contacto con ella, ya sea por teléfono, mail o redes sociales.

Rocio lo bloqueó en todas las redes y su teléfono porque le seguían llegándo las amenazas y agresiones: “A las 6, 7 u 8 de la mañana me llegaban llamadas perdidas, no duerme. Yo me levanto con mensajes que dicen ´hija de pu..., ya sé donde estás. Te voy a encontrar y se va a pudrir todo”

Te puede interesar: Femicidios: el Estado (capitalista y patriarcal) no está ausente

Pero pasó de las amenazas a los hechos. Un día fue a su casa y le empezó a patear la puerta. También golpeó a un primo de Rocio, arrancándole un diente. Y la última vez se presentó en su casa situada en Laferrere: cuando bajó de su camioneta su amiga Johana intentó calmarlo y pedirle que se vaya. La respuesta del agresor fue un botellazo que le desfiguró la cara, por el cual le tuvieron que dar 80 puntos.

Ahí fue cuando Rocio se cruzó en medio de la calle para frenar un patrullero, y ahí fue que su agresor se subió a su vehículo y se fue: “Le pedí a los policías que lo siguieran les mostré la perimetral y no me dieron bola. Al rato volvió a aparecer, pero por el otro lado. Tenemos denuncias y nadie hace nada. ¿Qué hay que esperar? ¿Qué me mate a mi o a un amigo?"

Al igual que Ursula, Rocío tampoco tiene un botón antipánico. Algo elemental que sin embargo escasea en todos los municipios porque no destinan presupuesto para comprarlos.

Nuevamente estan las denuncias pero siguen sin oirse. Rocio, luego de ir a la Fiscalía dijo: “tuvo agresiones físicas hacia mi, la última fue muy fuerte y decidí hacer otra denuncia, de tantas que tiene. A mi hijo no le puedo explicar, no sé cómo explicarle lo que está pasando. Ya fui un montón de veces a la comisaría y nunca lo detuvieron, ni siquiera un día. Fui llorando y me dijeron que tenían que esperar. ¿No sé qué tienen que esperar? ¿que me mate?”.

Hoy se realizarán marchas en todo el país por Ursula, el caso de femicidio a manos de un Policía que conmocionó a toda la sociedad. Pero no sólo por la muerte de una joven de 18 años sino también porque ella y otras victimas anteriores, ya habían hecho todas las denuncias anteriores que fueron desoídas. La sociedad aún se encuentra conmovida, pero el Estado no toma nota y sigue patriarclamente ciego, sordo y mudo, cuando no cómplice.

Te puede interesar: #JusticiaPorUrsula: no es un policía, es toda la institución

Mientras tanto Espinoza, Berni y Kicillof inundan las redes sociales y canales de televisión con anuncios de nuevos patrulleros, nuevas armas y aumentos de salarios.
Para una policía que, como quedo sobradamente demostrado tanto en el caso de Ursula como en este y tantos otros, proteje y deja hacer a los violentos, pero reprime a las familias y amigas cuando exigen justicia. Para una policía que tiene más de 6000 denunciados por violencia de género. Nuevamente, el Estado es responsable.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias