×
×
Red Internacional

La fuerza de los sindicatos que se oponen al ajuste tiene que estar en las calles para enfrentarlo. Este es un debate abierto en Cicop, porque la mayoría de la conducción lamentablemente rehuye del camino de la movilización. El MST e IS, convocantes como corrientes políticas de las movilizaciones contra el Fondo, esquivan la pelea en el gremio. Desde la lista 5 (PTS + independientes) proponemos impulsar un gran debate en la Cicop para que las y los trabajadores de la salud sean protagonistas de enfrentar este ajuste.

Laura CanoMédica Hospital Cestino| Miembro de CDP CICOP Lista 5

Pamela GalinaResidente de Pediatría - Miembro del CDP de Cicop - Corriente de Izquierda por la Salud Pública - Lista 5

Lunes 21 de febrero | 19:30

El 2022 arrancó con un recrudecimiento para el bolsillo de las y los trabajadores. La inflación del 3,9% de enero, lleva a algunos cálculos de una inflación anual superior al 58%. Los salarios la miran de atrás, muy de atrás. Eso no es todo, el Gobierno de Alberto Fernández ordenó en febrero aumento de naftas, y ya anunció que las tarifas de luz y gas aumentarán. Nuevas medidas que prometen más inflación los próximos meses. Devaluación, inflación, tarifazos, a la orden del FMI.

Frente a una realidad económica acuciante, con una pobreza en escalada, el pacto del Gobierno con el FMI implica sobre el ajuste, más ajuste. Nos dicen que no hay otra salida, que si hay default implosiona todo. Un manto de miedo para justificar un vaciamiento inescrupuloso de nuestros recursos. En palabras del ministro de Economía, Martín Guzmán, se tomará nueva deuda para pagar la vieja deuda. A su vez, implica revisiones trimestrales que harán los burócratas enviados desde Washington para decir qué está bien y qué está mal hecho en la economía argentina.

Hasta acá palabras más, palabras menos, quienes formamos parte del Consejo Directivo Provincial de Cicop coincidimos, es por eso que el gremio correctamente se ha pronunciado contra el acuerdo, planteando el rechazo al mismo, y la necesaria investigación de la deuda.

Con declaraciones no alcanza

Para quienes creemos que el pacto con el FMI tendrá consecuencias devastadoras para varias generaciones, amerita pensar seriamente qué medidas se encuentran a nuestro alcance para revertir lo que será un nuevo gran saqueo. Quienes gobiernan y empresarios amigos tienen el interés del acuerdo, serán las y los trabajadores, quienes se perjudicarán con el mismo, quienes tienen en sus manos la fuerza para enfrentarlo. Ya vimos la potencialidad de las y los trabajadores en la calle, sólo a modo de ejemplo, vale recordar que si a la reforma previsional del macrismo (aprobada con votos peronistas) no se hubiese mostrado la gran resistencia de diciembre de 2017, se proseguía con la reforma laboral tan demandada por la patronales. Más cercano en el tiempo, las y los trabajadores de la salud de Neuquén dieron cátedra de cómo conseguir un verdadero aumento salarial: con medidas contundentes, amplia coordinación y superando la contención de la burocracia sindical.

No por necesario resulta sencillo, conteniendo está poderosa fuerza están los sindicatos aliados y amigos del Gobierno (y la oposición) que de brazos cruzados convalidan el ajuste en curso.

El pronunciamiento de rechazo al FMI es un primer paso, muy necesario, pero insuficiente frente al nivel de ataques que vendrá, y para la fuerza que ya logramos construir más de 100 organizaciones en la calle rechazando el acuerdo. El 11 de diciembre y el 8 de febrero logramos realizar masivas movilizaciones en Plaza de Mayo y en todo el país, en rechazo al pacto de gobierno con el FMI. Pese a la pasividad de los sindicatos y a la insistencia mediática de una falsa necesidad vital del acuerdo, se logró construir un importante polo de resistencia al FMI, que crece de movilización en movilización.

Te puede interesar: No al pago de la deuda. Una nueva movilización masiva contra el FMI copó la Plaza de Mayo

Lamentablemente Cicop estuvo ausente, lo entendemos como un importante error y alertamos de la necesidad de corregir el rumbo. Cuando en la propia coalición de gobierno hay crisis con la renuncia de Maximo Kirchner, señal que el acuerdo es groseramente desfavorable para las mayorías populares, los sectores mayoritarios de Cicop que adhieren al gobierno nacional ponen al gremio en una situación de parálisis frente al principal problema que afecta a la clase trabajadora.

Ante el llamado a movilizar de la Lista 5 se nos dijo que no era democratico participar de la misma. Irrisorio, la misma conducción que no consultó si quiera al Consejo Directivo Provincial para ser parte de una vergonzosa movilización de la CTA en apoyo al presupuesto de Kicillof, cuando se trata de enfrentar al FMI en la calles nos plantean que hay que discutirlo en todos lados! Rechazando la “excusa” propusimos un llamado a congreso, pero tampoco se aceptó.

La Cicop y su histórica denuncia a la fraudulenta deuda son pronunciamientos claros, de principios, que se convierten en papel mojado si no tienen una expresión concreta, poniendo el cuerpo en las calles. Desde ya es imprescindible hacer parte del debate a cada asamblea, y en ese camino fortalecer las movilizaciones que van a venir. Todavía estamos a tiempo, el pacto con el fondo no se puede asentar, va a haber nuevas instancias para enfrentarlo. Llamamos a la Cicop a que adopte este camino.

MST e IS, la ambigüedad se tiene que terminar

Recordando la composición de la conducción del gremio, la mayoría la constituye la lista 1+3, formada por el PCR y PG (aliados al gobierno), MST e IS, y un sector independiente. Desde un primer momento planteamos la necesidad de no dejar el sindicato en manos de grupos alineados con el gobierno, siendo la independencia política una necesidad innegociable.

Tanto el MST como IS, formaron parte de la movilización, siendo convocantes e impulsores como parte del Frente de Izquierda Unidad, pero no dan la batalla en los gremios en los que ocupan cargos de dirección, como si lo hacemos desde la lista 5, para influenciar el curso del sindicato para que sea realmente opositor a este pacto de sumisión y coloniaje, y al contrario se adaptan a las imposiciones de la mayoría progubernamental.

En cada reunión de coordinación de dichas movilizaciones, con el MST e IS siendo parte, se insistió con que los gremios lo tomen en sus manos, única forma de lograr la masividad que se necesita para enfrentar, en serio, el ajuste. Sin embargo parece que valía para otros, y no para el propio gremio. Más grave aún, cuando desde la Lista 5 (oposición) junto a otres compañeres del gremio, dimos la discusión de la necesidad de participar, no acompañaron esta pelea.

Para quienes nos reivindicamos clasistas, de izquierda, los puestos gremiales son lugares de lucha, para fortalecer la pelea de la clase trabajadora contra sus enemigos (los gobiernos y la patronal). Cada puesto sindical, si no está al servicio de fortalecer la experiencia de autoorganización por abajo, democrática y en lucha abierta contra nuestros ajustadores, es mero sindicalismo reformista en el mejor de los casos, o un declaracionismo permanente.

Apostamos a la reflexión, para poder dar una batalla común, que ponga a la Cicop en el lugar que debe estar, junto a las y los trabajadores, y en las calles por todos nuestros derechos, enfrentando el ajuste.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias