×
×
Red Internacional

China. Fabricante de iPhone retrocede ante la rebelión obrera en medio de confinamientos masivos

Las imágenes de miles de trabajadores de Foxconn, la fabricante de iPhone en China, con decenas de miles de trabajadores enfrentándose con la Policía y guardias de seguridad de la fábrica por condiciones de trabajo y salarios en medio del brote de Covid recorrieron el mundo. La empresa tuvo que retroceder y reconocer el pago de un bono, aunque las tensiones siguen.

Escuchá esta nota
Jueves 24 de noviembre | 09:41

Tras las imágenes que recorrieron el mundo con miles de obreros de la fábrica Foxconn protagonizando una verdadera rebelión y protestando por salarios y condiciones de trabajo, la empresa tuvo que pedir disculpas y reconocer el pago de un bono en medio de las restricciones por el covid.

Te puede interesar: Fuertes protestas en China de trabajadores de la principal fábrica de iPhone del mundo

Foxconn, es una empresa taiwanesa que es proveedora de la estadounidense Apple y una de las principales ensambladoras de iPhone. Este jueves se disculpó por lo que llamó "un error técnico a la hora de asignar salarios" que desembocó en las protestas de ayer en su planta de Zhengzhou (centro), ciudad que lleva semanas lidiando con un rebrote de covid.

"Comprendemos completamente las preocupaciones de algunos empleados recién contratados. Pedimos disculpas por un error de entrada de datos en el ordenador y prometemos que el pago será el acordado", informó la compañía en un comunicado enviado al rotativo local Global Times.

Foxconn habría ofrecido pagar los costos de hasta 10.000 yuanes (1.400 dólares, 1.345 euros) por el regreso a sus lugares de origen y las cuarentenas de algunos trabajadores dispuestos a abandonar la fábrica, sujeta a estrictos controles de entrada y salida por el rebrote del virus.

La "ciudad-fábrica" registró recientemente en su planta de Zhengzhou un aumento de los casos de coronavirus, lo que la llevó a cerrar el complejo en un intento de mantener el virus bajo control. Desde entonces ha estado funcionando en una burbuja de "circuito cerrado", lo que significa que el personal trabaja y vive en las instalaciones de la fábrica, aislados del resto del mundo.

Desde el martes por la noche, la planta de Foxconn en Zhengzhou, de más de 200.000 empleados, ha sido testigo de protestas de los trabajadores que produjeron este miércoles choques con las fuerzas represivas locales.

Los empleados salieron de sus residencias durante la madrugada del miércoles empujando a guardias enfundados en trajes de protección anticovid, según los vídeos, reproducidos en plataformas como Twitter, vetada en China.

Algunos de los guardias golpearon a los trabajadores mientras miles de personas trataban de abrirse paso a través de las barricadas y protestaban por los salarios, la comida durante el encierro o la acumulación de basura.

Más confinamientos y creciente malestar

La ciudad anunció en la noche del miércoles el confinamiento de varios de sus distritos ante el avance de un brote de coronavirus con el que lleva luchando más de un mes y que provocó hace semanas que cientos de trabajadores escapen del complejo de Foxconn ante el temor a quedar encerrados en la fábrica dentro del sistema de "circuito cerrado". Esto provocó más crisis cuando muchos de ellos no encontraron forma de volver a sus casas ante el confinamiento parcial de la ciudad.

Después de la escapada masiva de obreros en octubre, Foxconn tuvo que negar rumores de que cientos de sus empleados se habían contagiado de covid y anunció un aumento de los sueldos para atraer trabajadores, ya que necesita unos 10.000, según cifras citadas en las últimas fechas por la prensa local.

Las autoridades de localidades cercanas llegaron a pedir a funcionarios y exmilitares que acudiesen a trabajar a la planta, un importante proveedor de puestos de trabajo en la provincia de Henan, de casi 100 millones de habitantes.

Sin embargo, este martes estalló la furia entre los trabajadores por el incumplimiento por parte de la empresa de los sueldos que había prometido y las condiciones de trabajo en medio del rebrote de covid.

Las imágenes de una rebelión obrera como no se veía en años, que podría extenderse a otras plantas y fábricas del país que utilizan el sistema de "circuito cerrado", que aísla a los trabajadores durante largas temporadas en las instalaciones para evitar contagios del exterior y mantener la producción, generó pánico no solo entre los dueños de Foxconn sino entre las autoridades locales y el propio Partido Comunista Chino que cada vez enfrenta más resistencia a los confinamientos masivos. También obligó a la fábrica a disculparse y a comunicar la falta de pago y de condiciones como un error administrativo.

Te puede interesar: La burocracia china y la política cero COVID: entre la ineficiencia y la locura

China permanece aferrada a la política de ’cero covid’, que consiste en el aislamiento de todos los contagiados y sus contactos cercanos, estrictos controles fronterizos, restricciones a la movilidad y campañas constantes de pruebas PCR.

La situación se agudiza ya que China registró este jueves un récord de contagios de covid desde el inicio de la pandemia. Un total de 31.444 nuevos casos el miércoles, de los que 27.517 eran asintomáticos, indicó la Oficina Nacional de Salud de este país de 1.400 millones de habitantes.

Te puede interesar: "Covid cero": ¿Y si la clase media deja de sostener al Partido Comunista Chino?


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias